Larra: Carta a Andrés escrita desde las Batuecas

―¡Don Fulano! Ese periódico, hombre, mire usted que todos hablan de él de una manera…

―¿Qué quiere usted? ―⁠te interrumpe⁠― ; un redactor o dos tengo buenos, que no es del caso nombrar a usted ahora; pero los pago poco, y así no es extraño que no hagan todo lo que saben: a otro le doy casa, otro me escribe por la comida…

―¡Hombre! ¡Calle usted!

―Sí, señor; oiga usted, y me dará la razón. En otro tiempo convoqué cuatro sabios, diles buenos sueldos; redactaban un periódico lleno de ciencia y de utilidad, el cual no pudo sostenerse medio año; ni un cristiano se suscribió; nadie le leía; puedo decir que fue un secreto que todo el mundo me guardó. Pues ahora con eso que usted ve estoy mejor que quiero, y sin costarme tanto. Todavía le diría a usted más… Pero… Desengáñese usted, aquí no se lee.

Larra: «Carta a Andrés escrita desde las Batuecas» (Madrid, El Pobrecito Hablador, núm. 3, 1832-09) extr. La Litera información

Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias

Más que sequía, lo que hay es un exceso de consumo

Ecologistas en Acción incide en que el problema de sequía se deriva de una mala gestión y consumo excesivo de agua, orientado a regadío, y no tanto a la falta de lluvias.