El Golem

Loew dijo a su yerno y a su alumno: –No olvidéis lo que acaba de pasar. Que sea para vosotros una lección. Hasta el Golem