La Litera vacía

Hace unos seis años estaba tomando un café en un conocido establecimiento binefarense, cuando no pude por menos que oir de refilón una conversación