Albelda, merienda y teatro

veralbelda1

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

veralbelda1

Albelda organizó ayer su tradicional merienda de fin de curso en el Pabellón Municipal. En el edificio  Los alumnos y alumnas del Colegio Rural Agrupado La Llitera disfrutaron de una merienda a base de sus cosas favoritas: Pan de molde con crema de cacao, pan con tomate y jamón o longaniza curada, patatas fritas, gusanitos, bebidas refrescantes… vaya, la típica merienda infantil en la que los niños y niñas presentes disfrutaron de lo lindo.

Vigilando que todo fuera bien y poniendo un poco de orden, las madres, abuelas y algún padre de los alumnos aprovecharon para merendar cuando los peques hubieron dado por terminado su banquete. Aprovechamos para hablar con una de las madres que pertenecen a la junta de la AMPA, Stella Mitjans, sobre esta tradición. Stella es de Barcelona y hace unos años que vive en Albelda. Entró a formar parte del AMPA hace dos años y nos explica que esta tradición procura implicar a madres y padres, profesores y evidentemente a los alumnos. Nos comenta que “normalmente se intenta hacer un poco de festival de fin de curso, con actuaciones, un pequeño espectáculo. Hace dos años lo organizó el AMPA con una persona externa a la Asociación, el año pasado el profesorado organizó el espectáculo y el AMPA la merienda, y este año ha sido un poco más light porque los profesores no han participado”. Los chicos y chicas del CRA La Llitera no se han echado atrás y han creado ellos mismos el pequeño espectáculo que se representó: unos sketches humorísticos y una actuación de un pequeño guitarrista. Hay que decir que el resultado fue bastante divertido.

veralbelda2

Al finalizar, los chicos y chicas siguieron jugando en la pista del Pabellón Municipal, mientras que las madres, abuelas y algún padre antes mencionados empezaron a recoger las sillas y las mesas de la merienda.

 

Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias

Binéfar, a un paso de perder el tren

Cambiar Binéfar Binéfar está cerca de perder un servicio público que ha sido fundamental para su desarrollo. Las binefarenses, seguimos sin saber si en poco