Vuelve con fuerza «El Ball dels Totxets» a Camporrells

Camporrells se viste de blanco, negro y rojo para homenajear a sus santos patrones San Abdón y San Senén

Hay tradiciones que levantan pasiones y que no desaparecerán a medio plazo. Como en el caso de Azanuy con los palistrocs y Camporrells con els totxets. Ambas poblaciones han sabido implicar a los jóvenes de la población y sobre todo a los habitantes ocasionales, en la conservación de estas tradiciones que hacen que la participación en el dance sea masiva.

Encabezaban la fila de totxetaires : Ramón Castells y Manuel Campo que dudaba de su resistencia después de dos años sin bailar, J. Ramón Vidal y Eva Rodríguez. Los cuatro son parte de los que recuperaron en 1979 el Ball y los más veteranos. Detrás de ellos hasta sesenta danzantes picaban palos y saltaban al ritmo de «Pastora la Galana» que interpretaba la banda.

Una serpiente tricolor recorrió la población desde la Font de Baix hasta la entrada a la iglesia después de haber bailado alrededor de los santos y del mallo plantado en la plaza. El retronar de los palos entrando en la iglesia es el momento más emocionante para devotos y escépticos que seguimos sin perdernos detalle de toda la ceremonia de recibimiento del santo por parte de las autoridades: Pepito Guillén el alcalde, junto a Miguel Gracia presidente de la diputación provincial, Susana Ramón alcaldesa de Altorricón y Francisco Mateo alcalde de Tamarite y diputado provincial.

El Ball del Totxets fue declarado Fiesta de Interés Turístico de Aragón en junio de 2019 a propuesta del Ayuntamiento de Camporrells y la Asociación Cultural Recreativa Els Totxets, reconocimiento que despueś de dos años de ausencia y el hecho de que el sagrado 30 de julio fuera sábado, ha llenado de caras nuevas la pequeña población de Camporrells el día principal de su fiesta mayor.

Larga vida al «Ball dels Totxets»

Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias

Más que sequía, lo que hay es un exceso de consumo

Ecologistas en Acción incide en que el problema de sequía se deriva de una mala gestión y consumo excesivo de agua, orientado a regadío, y no tanto a la falta de lluvias.