¡Qué barbaridad y casualidad!

Soy binefarense de nacimiento, aragonés por sentimiento y español por convicción, pero ante todo, ciudadano del mundo es mi devoción.