P. Romer, sobre la ciencia

La ciencia, y todas las áreas de investigación surgidas de la Ilustración, sobreviven gracias a que “ponemos a cero” los . . . juicios morales. Los investigadores alimentan la convicción de que nada es sagrado y de que siempre debe cuestionarse la autoridad. En este sentido, para los cimientos intelectuales de la ciencia, Voltaire es más importante que Descartes o Newton.