Salidas frustradas del Club Litera Montaña por mal tiempo

El pasado fin de semana el Club Litera realizó una salida promocional de barranquismo y otra de montañismo, esta última en Francia

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

El pasado fin de semana el Club Litera realizó una salida promocional de barranquismo y otra de montañismo, esta última en Francia

Atrapados en Lostou

Bajo un sol abrasador, en la tarde del sábado 5 de agosto las mochilas van llenando maleteros y los montañeros del club Litera de Binéfar, resoplan y se acomodan en sus asientos para huir de este verano agónico que estamos pasando. En las montañas de Bielsa, gruesas nubes comienzan a cercar al sol presagiando la necesaria tormenta, mientras los del club de Binéfar continúan viaje hacia el valle de Rioumajou en Francia. Bajo el chorro de Pinarra, la montaña se traga a los vehículos de los montañeros, que atraviesan el agujero negro y reaparecen en otra dimensión. Envueltos en niebla y oscuridad descienden por las sinuosas curvas que conducen a Sant-Lary, para coger 12 kilómetros antes de esta localidad el desvío hacia Tramezaigues. La carretera se adentra en el mágico bosque de Rioumajou y corre junto a las inquietas aguas del río en busca del área de acampada de Fredançon, donde quedará montado el campamento para pasar la noche y empezar al día siguiente la ascensión al pico de Lustou de 3023 metros. La niebla envuelve la montaña, y no nos permite disfrutar de este hermoso paraje en toda su plenitud, nuestra esperanza es que mañana haya levantado y llenemos nuestras retinas de las imágenes que hoy la boira nos oculta. La humedad no impide que cenemos todos juntos en la calle, y que en la sobremesa la botella de pacharán vaya de mano en mano desangrándose en nuestros vasos, y repartiendo buen humor entre los montañeros del club Litera de Binéfar. Una fina lluvia pone fin a la velada y vamos buscando acomodo, algunos en las furgonetas y otros en tienda de campaña, mañana toca madrugar y esperan muchos metros de ascensión. Habíamos dormido un par de horas, cuando el purgatorio en el que nos acostamos se convirtió en infierno. Una secuencia interminable de relámpagos habría el cielo para dejar caer una impresionante tromba de agua y granizo, que hacía salir corriendo a los ocupantes de las tiendas para guarecerse en los coches y a los que ya estaban en los autos, permanecer vigilantes ante el estrépito de los impactos de las bolas de hielo sobre la carrocería. Cuando por fin amainó un poco el vendaval, y tras comprobar que no había habido daños intentamos dormir un poco con la esperanza de que la tormenta pasara y diera paso a un magnífico día de montaña. Pero no fue así y los truenos y granizadas se sucedieron durante la noche y la lluvia nos acompañó hasta bien entrado el día. Con este panorama solo cabía retornar a España, a ver si en la cara sur del Pirineo la meteo era más benigna. Pero no habían acabado nuestras sorpresas, a los pocos kilómetros de regreso un alud de piedras, ramas y barro cortaba la carretera. Como éramos un buen grupo y no estábamos dispuestos a quedarnos allí comenzamos a quitar las piedras y con la ayuda de un piolet, cortamos el tronco que cruzaba la carretera. Con el espacio justo y un barranco considerable al lado, pudimos atravesar el desprendimiento y seguir carretera abajo hasta que nos encontramos un nuevo obstáculo y de mayores dimensiones. Otra vez el grupo de ingenieros-zapadores del club Litera se puso manos a la obra y limpiamos y allanamos el terreno para que los vehículos pudieran pasar el desprendimiento con seguridad y escapar de la trampa en que se había convertido el bucólico valle de Rioumajou. De vuelta en España el tiempo no es mucho mejor, y las nubes se aprietan contra las montañas soltando algún que otro chaparrón. Nos resistimos a volver a casa y nos acercamos hasta el valle de Pineta, donde el agua salta por todos los barrancos y cortados. Caminamos hasta los llanos de Lalarri, disfrutando del magnífico espectáculo de los ríos embravecidos formando impresionantes cascadas, y rematando un fin de semana que no nos ha permitido cumplir nuestro objetivo, pero nos ha deparado mucha emoción y aventura lejos de la agonía del calor que estamos pasando en nuestra rutina diaria.

Barranco Trasito Inferior

La sección de Barranquismo del Club Litera tenía prevista para el domingo 6 de agosto una salida promocional en la que descender los barrancos Trigoniero y Urdiceto, en el entorno del túnel de Bielsa. Desafortunadamente no se pudo llevar a cabo la actividad como estaba previsto debido a las lluvias de la madrugada anterior y las preocupantes noticias en cuanto al estado del monte que recibían de sus compañeros montañeros que se encontraban en esa zona, pero en el lado francés, para intentar el ascenso al Lustou. Dicho ascenso hubo de anularse. Los barranquistas, reunidos en Ainsa en torno a unos cafés, decidieron cambiar de destino e intentar el descenso del Trasito Inferior, en la zona de Escuaín, que en estiaje baja prácticamente seco y en cuya zona parece que no había llovido mucho. Una vez pasado el pueblecito de Lamiana y un abrevadero, se deja el coche en un apartadero junto a un puente y una granja. El acceso al cauce es inmediato y como sospechaban no llevaba caudal, acumulando un ramillete de pozas algo estancadas. Es evidente que el interés de este descenso se halla en época primaveral, con agua corriente en relativa abundancia. Aun así, tiene algunos rincones bonitos, una gran visera y algunas partes del cauce están bien formadas. Hacia el final del descenso hay que salirse del barranco y caminar junto a él hasta llegar al pueblo de Estaronillo. Desde allí, por una empinada senda, se regresa hasta el coche en unos cuarenta minutos. Unas bebidas frescas en Lamiana, con la mole del Castillo Mayor frente a ellos, sirvió para terminar de sellar una jornada que, si bien no discurrió como se esperaba, resultó interesante.

Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias

Mujeres esenciales, en pandemia y siempre

Dedicamos este 8M a todas las mujeres que han trabajado y trabajan desde hace años en primera línea de fuego y a las que la sociedad ahora etiqueta como esenciales. La pandemia no las ha dado esos puestos, ellas ya estaban estaban ahí antes que el virus, y ya eran esenciales.