E. Said: «El choque de ignorancias»

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

En la primavera de 1993 apareció en Foreign Affairs el artículo «El choque de civilizaciones», de Samuel Huntington . . . los argumentos de Huntington parecían amplios, convincentes, audaces e incluso visionarios . . . Insistía sin vacilar: “Mi hipótesis es que la fuente esencial de conflicto en este mundo nuevo no será fundamentalmente ideológica ni fundamentalmente económica. Las grandes divisiones de la humanidad y la fuente predominante de conflicto serán de tipo cultural.” . . .

En realidad, Huntington es un ideólogo, alguien que pretende convertir las ‘civilizaciones’ y las ‘identidades’ en lo que no son, entidades cerradas y aisladas de las que se han eliminado las mil corrientes y contracorrientes que animan la historia humana y que, a lo largo de siglos, han permitido que la historia hable no sólo de guerras de religión y conquistas imperiales, sino también de intercambios, fecundación cruzada y aspectos comunes . . . El paradigma básico de Occidente contra el resto (el enfrentamiento de la guerra fría en una nueva formulación) . . .

Fue Conrad, con más fuerza de la que podía imaginar cualquiera de sus lectores a finales del siglo XIX, quien comprendió que las distinciones entre el Londres civilizado y ‘el corazón de las tinieblas’ se venían abajo a toda velocidad en situaciones extremas, y que las cimas de la civilización europea podían transformarse inmediatamente en las prácticas más salvajes, sin ninguna preparación ni transición.

Edward W. Said: «El choque de ignorancias», en EL PAÍS, n. 8 911 ; Madrid : Grupo PRISA, 16 octubre 2001 (extr. La Litera información)

Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias

La Litera vacía

Hace unos seis años estaba tomando un café en un conocido establecimiento binefarense, cuando no pude por menos que oir de refilón una conversación