CHA-Tamarite de Litera reclama un plan para mejorar el estado y potenciación del uso de los caminos rurales del municipio

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

CHA-Tamarite de Litera ha registrado una propuesta para que el consistorio emprenda las acciones necesarias a fin de planificar y ejecutar un programa destinado a la recuperación, mejora y aprovechamiento público de los caminos rurales del municipio.

“El mal estado que presentan algunos de los caminos rurales que pueblan nuestro municipio supone, de forma especial, un problema de seguridad y un hándicap para residentes, trabajadores y empresas de las zonas agrícolas anexas, así nos lo han manifestado muchos vecinos y vecinas, y por ello consideramos que es necesario realizar un inventario de los caminos que tengan prioridad, y de aquellas vías en peores condiciones a fin de afrontar con urgencia su adecuación, mediante la nivelación de sus baches, supresión de socavones y principales deficiencias que puedan provocar daños o inconvenientes”, explica el coordinador de CHA-Tamarite, Francisco Palomares.

En nuestra propuesta se incluye la necesidad de un calendario plurianual de actuación sobre estas vías, en el que se contemple también la posibilidad de intervención inmediata ante circunstancias excepcionales como tormentas o cualquier otra causa de deterioro severo de estas vías.
Y es que estos caminos son utilizados tanto por los agricultores del municipio, como por los propietarios de fincas, huertos familiares y parcelas de recreo, pero también por muchos vecinos y vecinas como espacio de paseo, esparcimiento infantil, entrenamiento deportivo, ocio activo a pie o en bicicleta.

“Nos gustaría que el Ayuntamiento de Tamarite de Litera impulsara este plan para hacer frente al deficiente estado de muchos de nuestros caminos, con el objetivo de facilitar el tránsito por los mismos, además de proponer su adecuación al uso lúdico y saludable”, ha concluido Palomares.

Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias

La Litera vacía

Hace unos seis años estaba tomando un café en un conocido establecimiento binefarense, cuando no pude por menos que oir de refilón una conversación