referencia

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Loew dijo a su yerno y a su alumno:

–No olvidéis lo que acaba de pasar. Que sea para vosotros una lección. Hasta el Golem más perfecto, creado para protegernos, puede convertirse en una fuerza destructiva. Por lo tanto debemos tener cuidado con lo que es fuerte, así como debemos mostrar bondad y paciencia ante lo que es débil.

0
0
0
s2sdefault

La sorprendente elección de Donald Trump sirvió como un catalizador para investigar a las plataformas que representan gran parte de nuestra experiencia en Internet. Aun así, han hecho falta muchos meses para entender de verdad la enorme magnitud del rol que jugaron . . .

En el caso de Facebook, hubo cuentas falsas impulsando mensajes que fomentaban la crispación en los estados decisivos. Google detectó actividades similares en su herramienta de búsquedas y en YouTube. En Twitter, ejércitos de bots y de usuarios falsos promovieron noticias falsas que favorecían a Donald Trump.

"La elección muestra lo que está en juego . . . En el pasado, criticar a Silicon Valley era decir que el smartphone nos estaba haciendo tontos. Ahora es decir que es incompatible con la democracia" . . .

Desesperadas por evitar el tipo de regulación contra monopolios que perturbó el dominio de IBM y de Microsoft, las cinco grandes tecnológicas están inundando a Washington con grupos de presión, hasta el punto de que ya multiplican por dos la inversión en lobbies que hace Wall Street.

Olivia Solon: «Se acabó el cuento de hadas de la bondad natural de los gigantes tecnológicos», en eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 29 diciembre 2017 (extr. La Litera información)

0
0
0
s2sdefault

La primera vegada que vaig anar a viure a Barcelona, cap al 1989, en lloc d’anar a veure els monuments reglamentaris (de Gaudí a Miró i viceversa), el que vaig fer va ser localitzar el Merbeyé i prendre-hi un Martini, tal com feia el protagonista del «Cadillac solitario» que Sabino Méndez havia imaginat per a Loquillo. Aquell bar del Tibidabo formava part dels nostres referents amb molta més intensitat que tota la resta del (valuós i imprescindible, no hem de negar-ho) patrimoni artístic de la Ciutat dels Prodigis. Per a entendre-ho ens hem de remuntar unes dècades enrere.Fragment del llibret de la Festa Major d'Alcampell (estiu 1984)

0
0
0
s2sdefault
Ola de Calor 2020