referencia

Dans un village de Corrèze, les Allemands avaient tué des combattants du maquis, et donné ordre au maire de les faire enterrer en secret, à l'aube. Il est d'usage dans cette région que chaque femme assiste aux obsèques de tout mort de son village en se tenant sur la tombe de sa propre famille. Nul ne connaissait ces morts, qui étaient des Alsaciens. Quand ils atteignirent le cimetière, portés par nos paysans sous la garde menaçante des mitraillettes allemandes, la nuit qui se retirait comme la mer laissa paraître les femmes noires de Corrèze, immobiles du haut en bas de la montagne, et attendant en silence, chacune sur la tombe des siens, l'ensevelissement des morts français. Ce sentiment qui appelle la légende, sans lequel la Résistance n'eût jamais existé — et qui nous réunit aujourd'hui — c'est peut-être simplement l'accent invincible de la fraternité.

Comment organiser cette fraternité pour en faire un combat ?

André Malraux, « Discours du transfert des cendres de Jean Moulin au Panthéon » le 19 décembre 1964, éd. fr.wikisource.org (extr. La Litera información)

0
0
0
s2sdefault

Portada del single 'Eh, Sabina' (1983)Divendres 14 de setembre de 1984. Festes de Binèfar. Aquella nit tocaven Joaquín Sabina i Vade Retro, així, en aquest ordre. Sabina feia de teloner d’un grup de rock dur d’Osca. Eren altres temps. Aquella nit vam agafar la gravadora i, amb Manolo Brualla (àlies Chusepó, avui entrenador futbolístic de renom intercomarcal), mo’n vam anar a sentir-los i a passar-hi la nit. La primera part de la nit, perquè en aquella època a Binèfar la nit sempre acabava ocupant una part del dia.

0
0
0
s2sdefault

Coger al vuelo un frisbee, uno de esos discos de plástico que giran mientras planean, no es tarea fácil. Para logralo hay que sopesar una compleja serie de factores físicos y atmosféricos, entre ellos la velocidad del viento y la rotación del disco. Si un físico tuviera que estudiarlo como un problema de control óptimo, necesitaría comprender y aplicar la Ley de la gravedad de Newton.

Y sin embargo, a pesar de su complejidad, es algo que se hace bastante a menudo. Podemos constatar empíricamente que no es una tarea reservada a doctores en física. De hecho, es una habilidad que un perro normal puede aprender; incluso mejor que los humanos.

Entonces, ¿cuál es el secreto del éxito del perro? La respuesta, como en muchas otras áreas de toma de decisiones complejas, es simple. O, mejor dicho, es: no lo compliques. Porque diversos estudios han demostrado que el perro que atrapa un disco al vuelo sigue la regla más simple: correr a una velocidad tal que el ángulo de visión respecto al disco permanezca más o menos constante. Los humanos seguimos la misma regla.

Detener una crisis, como atrapar un disco, es difícil. Hacerlo requiere que el regulador evalúe una compleja gama de factores financieros y sicológicos, entre ellos la innovación y la inclinación al riesgo. Si un economista afronta una crisis como un problema de control óptimo, probablemente tendrá que pedir ayuda a un físico.

Y sin embargo, a pesar de esta complejidad, los esfuerzos para atrapar el disco volador de la crisis no han dejado de multiplicarse. Podemos constatar empíricamente que hay un número cada vez mayor de reguladores, algunos con un doctorado en física. Pero el crecimiento de la familia no ha mejorado la destreza de los perros guardianes. Ningún regulador predijo la crisis financiera, aunque algunos han mostrado después poderes de interpretación sobrenaturales.

Entonces, ¿cuál es el secreto del fracaso de los perros guardianes? La respuesta es simple. O, mejor dicho, es la complicación. Vamos a examinar por qué la compleja regulación desarrollada estos últimos años podría ser no solo cara y engorrosa, sino también subóptima para el control de la crisis . . .

Herbert Simon, el padre de la teoría sobre toma de decisiones en situaciones de incertidumbre, creía que el comportamiento humano seguía reglas simples. Más aun: precisamente porque los humanos operan en un entorno complejo, buscan reglas de comportamiento simples . . . Esta sencillez caracteriza el concepto de heurística de Simon . . .

Parte del atractivo de este enfoque es que se ajusta a los hechos. En muchos entornos del mundo real, la heurística es la regla, no la excepción. No se limita a los perros atrapando discos . . . Se ha descubierto que en muchos casos los humanos también tomamos así nuestras decisiones . . .

Einstein dijo que “los problemas que existen en el mundo de hoy no pueden ser resueltos por el nivel de pensamiento que los creó”. Sin embargo, la respuesta regulatoria a la crisis se ha basado principalmente en el nivel de pensamiento que la creó. La Torre de Basilea, cual nueva Torre de Babel, sigue creciendo.

Andrew G. Haldane y Vasileios Madouros, “The dog and the frisbee [PDF]”, ponencia en The changing policy landscape, 366 simposio de política económica del Federal Reserve Bank of Kansas City ; Jackson Hole, Wyoming, 31 agosto 2012 (extr. y trad. La Litera información)

0
0
0
s2sdefault

Catching a frisbee is difficult. Doing so successfully requires the catcher to weigh a complex array of physical and atmospheric factors, among them wind speed and frisbee rotation. Were a physicist to write down frisbee-catching as an optimal control problem, they would need to understand and apply Newton’s Law of Gravity.

Yet despite this complexity, catching a frisbee is remarkably common. Casual empiricism reveals that it is not an activity only undertaken by those with a Doctorate in physics. It is a task that an average dog can master. Indeed some . . . are better at frisbee-catching than humans.

So what is the secret of the dog’s success? The answer, as in many other areas of complex decision-making, is simple. Or rather, it is to keep it simple. For studies have shown that the frisbee-catching dog follows the simplest of rules of thumb: run at a speed so that the angle of gaze to the frisbee remains roughly constant. Humans follow an identical rule of thumb.

Catching a crisis, like catching a frisbee, is difficult. Doing so requires the regulator to weigh a complex array of financial and psychological factors, among them innovation and risk appetite. Were an economist to write down crisis-catching as an optimal control problem, they would probably have to ask a physicist for help.

Yet despite this complexity, efforts to catch the crisis frisbee have continued to escalate. Casual empiricism reveals an ever-growing number of regulators, some with a Doctorate in physics. Ever-larger litters have not, however, obviously improved watchdogs’ Frisbee-catching abilities. No regulator had the foresight to predict the financial crisis, although some have since exhibited supernatural powers of hindsight.

So what is the secret of the watchdogs’ failure? The answer is simple. Or rather, it is complexity. For what this paper explores is why the type of complex regulation developed over recent decades might not just be costly and cumbersome but sub-optimal for crisis control . . .

Herbert Simon, the father of decision-making under uncertainty, believed human behaviour followed simple rules. More than that, it was precisely because humans operated in a complex environment that they sought such simple behavioural rules . . . Simon used the word “heuristics” to describe these simple rules . . .

Part of the attraction of these approaches is that they fit the decision-making facts. In many real-world settings heuristics are the rule, not the exception. This is not confined to Frisbee-catching dogs . . . It has also been found to be true in many aspects of human decision-making . . .

Einstein wrote that: “The problems that exist in the world today cannot be solved by the level of thinking that created them”. Yet the regulatory response to the crisis has largely been based on the level of thinking that created it. The Tower of Basel, like its near-namesake the Tower of Babel, continues to rise

Andrew G. Haldane and Vasileios Madouros, “The dog and the frisbee [PDF]”, speech at The changing policy landscape, Federal Reserve Bank of Kansas City’s 366th economic policy symposium ; Jackson Hole, Wyoming, 31 August 2012 (excerpt La Litera información)

0
0
0
s2sdefault

. . . las interpretaciones analíticas de hechos y datos evolucionan con los nuevos descubrimientos, la recopilación de nuevos datos o el desarrollo de nuevas tecnologías que permiten reconsiderar incluso teorías bien establecidas. Que nos centremos en la descomposición de la verdad no significa que nos preocupe esta evolución, característica natural e inevitable de la acumulación de conocimientos y del progreso científico. Tampoco debe entenderse como un ataque al escepticismo o al cuestionamiento de interpretaciones analíticas existentes de hechos y datos, actitudes harto saludables. Pero sí nos preocupa el creciente desequilibrio en el debate político y ciudadano entre, por una parte, las posturas fundadas en hechos y en interpretaciones analíticas de hechos y datos y, por otra, las basadas en opiniones y actitudes personales . . .

Aunque tenemos algunas pruebas de que otras épocas también vieron declinar la confianza en las instituciones, esta tendencia parece ser más pronunciada ahora que en el pasado. La desconfianza en los bancos y las instituciones financieras ciertamente creció en los años veinte y treinta; y la agitación social de los años sesenta y setenta . . . dejó a muchos dudando de la honestidad del Gobierno . . . En cambio, no vemos en ninguno de estos períodos anteriores que aumentara el desacuerdo sobre los hechos o las interpretaciones analíticas de hechos y datos. Esta tendencia aparece hoy en forma de desacuerdo sobre los hallazgos científicos, los datos, las estadísticas y los hechos mismos . . .

Hemos identificado cuatro posibles factores causales de esta descomposición de la verdad:

. . . 3. Al sistema educativo se le exigen tantas cosas y tan contradictorias que difícilmente puede mantenerse al día. Mientras el sector de la información se ha complicado, las exigencias contradictorias y los recortes presupuestarios al sistema educativo han dejado la educación cívica, la alfabetización mediática y el pensamiento crítico en la cuneta. Los estudiantes necesitan exactamente esos conocimientos y esas habilidades para evaluar de manera efectiva las fuentes de información, identificar los sesgos y distinguir los hechos de la opinión y la mentira. Esta brecha entre los desafíos del sector de la información y la educación ofrecida a los jóvenes impulsa y perpetúa la descomposición de la verdad, pues contribuye a crear una ciudadanía dada a consumir y diseminar desinformaciones, mixtificaciones o informaciones en las que no se distingue el hecho de la opinión. En este contexto, la verdad se pudre.

Jennifer Kavanagh, Michael D. Rich: Truth Decay : An Initial Exploration of the Diminishing Role of Facts and Analysis in American Public Life [PDF] ; Santa Monica : RAND Corporation, 2018 (extr. y trad. La Litera información)

0
0
0
s2sdefault
Página 11 de 29
Ola de Calor 2020