Foto promocional de Ferrobós (1988)Foto promocional de Ferrobós (1988)

Alcampell. Hora de la mesdiada d’un diumenge d’estiu. La ràdio fluixeta, tot just audible des de la somnolència horitzontal. Després de tota la setmana collint fruita el cos reclamava repòs. Corria 1987 i ja feia un any que havia començat a estudiar a Saragossa, una ciutat gran que aspirava a ser una gran ciutat. Malgrat els bons moments viscuts i la gent estupenda que hi havia conegut, encara no hi havia trobat cap estímul vital destacable. Tot era massa previsible, un cert aire funcionarial cobria tota la ciutat. En aquells moments trobava molt més excitant l’escena lliterana, amb els seus espais de llibertat farcits de bars, pubs, discoteques, concerts, fanzines i ràdios.

Els maleïts camps de fruiters lleidatans eren durs, tot el dia al sol. Fèiem 10 hores diàries amb una pausa de 3 hores per dinar i anar al bar d’Alpicat. Molta Estrella Damm. Si hi sumem el temps del trajecte, eren quinze hores diàries en condicions gairebé d’esclavatge egipci. Però a la nit, en sopar, tothom eixia cada dia a fer un trago al pub del poble, l’Speed Music, un cau fonamental per al nostre aprenentatge vital. Amb la plaça de gom a gom, la porta oberta del pub escopia a totes hores una música magnètica, un raig d’energia que mos ajudava a resistir el ritme diari. Sort d’aquella música. I d’aquella gent.

Maleïda fruita. Cadascú només hauria de tindre la fruita que pogués collir amb el seu propi treball, mos repetíem sovent a la colla de jornalers, jovenots del poble que treballàvem de costat amb els últims hippies, amb iaios mentalment a la postguerra i amb personatges excèntrics de pas. Recordo dos sikhs enginyers nuclears, uns francesos que feien teatre o unes noies d’un grup de kraut‑rock; tothom suant sota el mateix maleït sol. Però aquells jornals estiuencs procurarien els recursos suficients per a sobreviure un altre curs. Mentre rumiava estes i altres cabòries, a la ràdio sona una cançó que em crida l’atenció. M’incorporo i apujo el volum. Ep! Té força. Té ràbia. Molta electricitat i una calidesa especial. I una lletra enrevessada que va molt més enllà de la mitjana del dial. El locutor presenta el grup. Ferrobós. Em va donar temps de gravar un bon bocí de la cançó en casset. La vaig tornar a escoltar, i també el nom del grup, per si no l’havia entès bé. La cançó era «Me das un minuto». Eren bons. Molt bons. Per fi per Saragossa hi havia indicis d’alguna cosa excitant. Si no era el que estava buscant, s’hi aproximava molt.

Portada del recopilatori 'Monegros' (1987)Portada del recopilatori 'Monegros' (1987)Uns mesos després, instal·lat a Saragossa de nou, en eixir d’un concert de la Sala M‑Tro (o Metro) mos vam quedar a fer unes cerveses al bar de dalt. Entre la colla que s’hi va aplegar hi havia un tipus baixet amb una gavardina fins als peus, a manera de capa de superheroi, que es tapava unes grenyes llargues amb un borsalino. Va resultar ser en Mariano Chueca, un històric del rock aragonès, fundador de Distrito 14, aquell grup de rock saragossà que a principi dels 80 havia fet una gira per Alemanya i fins i tot havia gravat un disc per terres germàniques. Tota una proesa. Cap a l’any 1987, durant un interval de temps breu, l’havia dissolt i muntat Pécora Jarris, grup amb el qual va gravar dues cançons per al recopilatori Monegros, un disc en què hi participaven quatre grups aragonesos. Els altres tres eren Intrusos, Extraños en el Coche i... Ferrobós! Me l’havia comprat tot just començar el nou curs i ja l’havia gastat de tant sentir‑lo, com també havia fet amb Sangre Española, l’altre recopilatori de grups aragonesos que es va publicar aquell mateix 1987, en el que també hi participava Ferrobós amb tres cançons fonamentals del seu posterior repertori: «Si hay una guerra», «Resaca» i «Me das un minuto».

Portada del recopilatori 'Sangre Española' (1987)Portada del recopilatori 'Sangre Española' (1987)El dia que vaig conèixer en Mariano Chueca ja sabia que Ferrobós el formaven quatre components perfectament acoblats: Gabriel Sopeña (cantant), Jesús Trasobares (guitarra), Sergio García (bateria) i Eduardo Jimeno (baix). Vaig sospitar que potser ell, com a peça clau de l’escena rockera local, hi tenia algun contacte. Va resultar que no només els coneixia, sinó que en aquells moments ell n’era el mànager. Bingo. Ja els tenia.

Em va passar el nom i el telèfon del cantant, Gabriel Sopeña. L’endemà el vaig trucar per proposar‑li una entrevista per a La casa de la bomba, el programa d’actualitat musical que feia Juanjo González a Radio Binéfar. Com ja hem comentat en altres entrevistes vintage, quan tornava a la Llitera el cap de setmana li passava el casset, que ell l’emetia en el següent programa. Tecnologia analògica i canals de distribució manuals però efectius.

A les cinc de la tarda del dimarts 26 de gener de 1988 vaig quedar amb en Gabriel Sopeña al Café Universal, un històric local situat al passeig de Fernando el Católico, molt a prop del campus universitari de la plaça San Francisco, que és on jo estudiava. Com mos reconeixerem? Mira si trobes un tipus alt i vestit de negre, va dir.

Gabriel Sopeña cap al 1988Gabriel Sopeña cap al 1988Vam demanar les cerveses de rigor i mos vam asseure al fons de l’espaiós bar. Havia preparat una exhaustiva llista de preguntes. Tenia molta curiositat per saber d’on havia eixit aquell artefacte que de cop i volta il·luminava tota l’escena musical saragossana. Després de desplegar amb cura el paper amb les preguntes, vaig engegar la gravadora:

Pregunta- Veamos. Tú eres Gabriel Sopeña, ¿qué haces exactamente en Ferrobós?

Gabriel Sopeña- Canto y toco la guitarra solista, la armónica, el piano, en fin... Y compongo los temas también.

P- ¿Compones todas las canciones, tanto letra como música?

GS- Sí. Aunque en alguna ocasión también trabajo con Mauricio Aznar, de Más Birras, y con Jesús Trasobares, el guitarra que toca con nosotros... Pero mayoritariamente el texto y la música son míos.

P- Pero entonces... ¿qué es Ferrobós? ¿Es un grupo o es un individuo con unos músicos que le acompañan?

GS- Ferrobós es un grupo. Rotundamente. Porque la labor de arreglos y de puesta en escena corre a cargo de todo el grupo, aunque yo dirija un poco lo que se podría denominar la estructura de los temas. Es el grupo entero lo que les dota de alma. Se podría decir que yo puedo ser el corazón, pero el grupo es el cuerpo entero.

P- Esto de “Ferrobós” ¿significa algo en especial?

GS- Sí, es un poco pintoresco. La verdad es que no significa nada. Cuando nos constituimos como grupo, allá por el año 80, se nos planteó la terrible duda que se les plantea a todos los grupos de tomar un nombre. Había dos opciones. O llamarnos, yo qué sé... “La Abuela También Fuma”, algún nombre de estos que tienen algún tipo de connotaciones chistosas; o llamarnos con algún tipo de nombre que definiese algo nuestra música. Pero, como todo eso nos parecía demasiado pretencioso, buscamos una palabra que no significase nada. Está compuesto de dos sintagmas, “ferro” y “bos”, que nos gustaba como sonaban juntos. Nos pareció una palabra que tenía fuerza y en ocho años no lo hemos cambiado. No nos disgusta, pero tampoco creas que nos identificamos tanto con ello. Hace su función.

P- ¿Cuáles son los orígenes de Ferrobós?

GS- Bueno, yo llevo más tiempo tocando que los ocho años que llevo con Ferrobós. Empecé a tocar muy pronto. Tengo formación clásica, soy uno de esos que abandonó a Tchaikovski por la música del demonio. Y anduve bastante tiempo tocando solo, por locales de aquí de Zaragoza y también por fuera, incluso por Francia. Y, en un momento determinado, empecé a trabajar con otra gente, con otro tipo de músicas, fundamentalmente jazz y blues, pero me daba cuenta de que me tiraba más otro idioma. Una cosa son los idiomas que entiendes y otra los que hablas, así que empecé a trabajar con músicos de rock. En concreto en el 80 trabé contacto con Eduardo [Jimeno] y con Sergio [García], que son el bajo y el batería. Tenía la base rítmica y me faltaba un apoyo a mi guitarra, y entonces me encontré a Jesús, que se acopló perfectamente. Y desde entonces hemos estado tocando como Ferrobós. Y hasta hoy, con pocas fluctuaciones. Han pasado por el grupo otras gentes, pero más bien como colaboradores en discos o en algunas actuaciones. El año pasado estuvo tocando con nosotros un saxo, pero ahora ya no. Ahora estamos preparando otras cosas con una sección entera de metal. Después de la grabación del disco vamos a intentar tocar en directo con ellos. Un poco como hacen por ahí por Huesca los Escoria Oriental, que tienen muchísima marcha.Cartell de ferrobósCartell de ferrobós

P- ¿Cómo definirías el estilo de Ferrobós?

GS- Esa es una pregunta que se nos ha venido haciendo durante ocho años, y que la mayoría de los músicos suele eludir. En principio, Ferrobós es una banda de rock and roll. Y luego cada uno de nosotros tomados por separado tiene sus propios gustos. Por ejemplo, a mí me gustan muchos tipos de música, no sé, desde música de jazz a Philip Glass, por ejemplo. Una cosa es lo que te gusta y otra cómo te expresas. Yo he tocado, he compuesto y he hecho arreglos para otra mucha gente, y me gusta hacerme eco de muchas influencias.

P- ¿Tienes alguna banda paralela o algo así?

GS- No. No tengo ninguna banda paralela. Lo que ocurre es que con Mauricio Aznar, de Más Birras, somos amigos desde hace muchos años y también escribo canciones para ellos, colaboro en sus discos y toco con ellos también. A parte de para Más Birras, hago arreglos también para solistas y cosas así.

P- Acabáis de grabar un LP, pero antes habíais participado también en el recopilatorio Monegros, ¿no?

GS- Sí, con dos temas. Y también con otros tres en el LP recopilatorio Sangre Española que patrocinó la Cadena SER. En el cual, por cierto, participaba también un excelente grupo de Binéfar, los Proscritos, que son estupendos. A mí me gusta mucho la onda que llevan los Proscritos, ese country rock con raíces en Neil Young y la Creedence. Y la versión de «Flores Muertas» que han hecho es excepcional.

P- Cuéntanos algunos detalles de la grabación del LP.

GS- El disco se grabó durante los meses de invierno de este año pasado y se ha acabado de mezclar este mes de enero en los Estudios Tsunami de San Sebastián. La producción ejecutiva ha corrido a cargo de Estudios Tsunami y de Grabaciones Interferencias. De la distribución se va a encargar Grabaciones Interferencias con DRO. La producción artística la hemos realizado entre Jesús Trasobares, que es el guitarra del grupo, y yo mismo. Consta de once temas y, fundamentalmente, está en una onda rockera.

P- ¿Cómo se va a titular?

Contraportada del LP 'Círculo de Fuego' (1988)Contraportada del LP 'Círculo de Fuego' (1988)GS- Círculo de fuego. Y se va a presentar con bastante probabilidad el mes de marzo aquí en Zaragoza. Habrá otros dos o tres conciertos más de presentación por toda España. Ahora lo que estamos haciendo es preparar un video, del cual ya está hecho el guion, que empezaremos a grabar la semana que viene aquí en Zaragoza con un director de cine. Y estamos también trabajando en acoplar la banda, porque la vamos a agrandar con una sección de metales, teclados y coros. Y también andamos intentando adaptarnos al nuevo equipo, que es bastante más complicado de lo que yo pensaba, y en preparar el escenario para ofrecer algo más de espectáculo, con telas, proyecciones, pirotecnia y luces.

P- ¿Tocáis mucho en directo?

GS- Sí, no está mal. Fundamentalmente en verano, ya se sabe. Pero para tocar hay que salir de esta ciudad. En Zaragoza, a parte de las dos salas que todo el mundo conoce, prácticamente no se puede tocar en ningún sitio. Hay que salir fuera como sea.

P- ¿Por dónde soléis tocar más?

GS- Bueno, este año quizá donde más hemos tocado ha sido por Teruel. Es que este año pasado las contrataciones han sido un poco raras debido a la cuestión de las elecciones municipales y tal, pero aun así no nos podemos quejar pues nos han salido una veintena de galas. Hasta los propios Puturrú de Fuá se quejaban de las contrataciones este año.

P- ¿Cómo veis la reacción del público en vuestros conciertos?

GS- Eso depende de los sitios. En general, la gente suele ir a los conciertos a pasárselo bien...

P- ¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos del público?

GS- Cuando uno trabaja en esto tiene que aceptar al público tal y como es. Entonces, a mí me gusta del público pues eso, que sea público. Que cuando una cosa le guste lo manifieste, y cuando una cosa no le guste lo manifieste también, porque es la única manera de aprender. Y además el público tiene derecho a exigir, porque al fin y al cabo paga una entrada y tú le tienes que ofrecer un espectáculo por lo menos digno. Es una cuestión casi de ética casi profesional.

P- ¿Encontráis diferencias entre el público de diferentes sitios?

GS- Sí. La respuesta del auditorio suele ser muy distinta, por ejemplo, en Huesca, en Teruel o en Zaragoza. En Zaragoza el público es realmente extraño, es visceralmente exigente, y en este sentido es difícil tenerlos contentos. Pero bueno, últimamente la respuesta del público es bastante buena. Lo que está claro es que es mejor cuando tienes algo grabado que cuando no lo tienes. Por ejemplo, en los recitales que he hecho con Más Birras como músico de apoyo, he observado que la gente se vuelca mucho más con ellos. Las canciones de Ferrobós que están en estos discos de recopilación, que han estado sonando por las radios, y las canciones que he escrito para Más Birras que a veces tocamos en directo, son mucho mejor acogidas que el resto del repertorio. Porque claro, el público también necesita tener el oído acostumbrado. Ten en cuenta que el tocar en directo supone un acto de inmediatez absoluto, son tres minutos los que tienes para oír una canción, mientras que si tienes el disco en tu casa tienes la posibilidad de oírlo muchas veces y quedarte mucho más con la esencia de los temas.

Entrada d'un concert de Ferrobós i Más Birras (1989)Entrada d'un concert de Ferrobós i Más Birras (1989)P- ¿Qué canciones has compuesto para Más Birras?

GS- Pues prácticamente todas las del mini‑LP y las del maxi, a excepción de «Voces de Tango» y «Al Este del Moncayo», que son de Mauricio Aznar, y de «Moliendo Café» y «Tren de medianoche», que son versiones.

P- «Moliendo café» era evidente, pero no sabía que «Tren de medianoche» fuera también una versión.

GS- Sí, es una versión de Johnny Burnette.

P- ¿Y el resto son tuyas?

GS- Sí, prácticamente todas, desde «Apuesta por el rock’n’roll» hasta «Oh Ana», y...

P- Por cierto, ¿cómo grabasteis ese tema? ¿ibais todos tan borrachos como parece?

GS- Uf, prefiero no decir cómo grabamos ese tema. Eso fue dantesco (riures).

P- Pues ha tenido una buena repercusión. En los bares de Binéfar la ponen mucho, en fiestas y tal...

GS- Es un poco una gamberrada. Y una concesión a ese público que comentábamos antes. A mí me gusta tocar todo tipo de música; independientemente de que yo pueda cultivar determinado tipo de textos y músicas más serias, pues a veces me apetece hacer otros tipos de canciones, como esta u otras que estoy componiendo ahora para Mauricio.

P- ¿El contrapunto necesario para el equilibrio?

GS- Sí, eso es. El Dr. Jekyll y Mr. Hyde que todos llevamos dentro. Y los compositores no somos menos. Lo he comentado mucho con Mauricio y con otros músicos de aquí y todos coincidimos en que somos el Dr. Jekyll y Mr. Hyde (riures).

P- ¿Desde dónde os han apoyado más, u os han dado más facilidades, a nivel de instituciones y demás?

GS- Bueno, generalmente, quien suele dar más apoyo, desde un punto de vista ‘espiritual’, es el público que te va a ver y con el que te puedes tomar unas cañas. Y luego, fundamentalmente, los medios. Y sobre todo los medios locales, como puede ser Radio Binéfar y otras, que tienen un contacto muy directo con los músicos. A mí lo que más me interesa de esta historia es la empresa humana que supone. Y desde un punto de vista crematístico, de dinero, pues la Diputación General de Aragón (DGA) no se ha comportado mal, y, sobre todo, los ayuntamientos de los pueblos ya hace tiempo que han tomado conciencia de que el rock es un tipo de música que gusta a la gente. A diferencia de hace unos años, ahora ya no tienen ningún empacho en contratar a este tipo de grupos, aparte de las orquestas de verbena, con las que yo por cierto me lo paso muy bien. Yo he hecho verbena y me parecen absolutamente respetables.

P- Dices que la DGA no se porta del todo mal. Sin embargo, el LP de la Muestra de Expresión Joven del año pasado, patrocinado por ellos, parece ser que ha caído en una tan mala gestión que ni siquiera va a ver la luz. ¡Con el disco fabricado y todo! Unos amigos nuestros de Binéfar, los Inusitados, grabaron tres canciones para ese disco y ni lo han visto ni se espera que lo vean. Es algo lamentable.

GS- Sí, bueno, es que la DGA no puede llegar a todo eso. No quiero, ni mucho menos, poner en tela de juicio las competencias de la DGA, que por supuesto las tiene. Simplemente pienso que la DGA tiene cosas mucho más importantes que tratar. Y en el aspecto de la cultura sería necesaria una descentralización total. Es decir, dejar que empresas particulares o las agencias privadas que ahora mismo ya trabajan en Aragón en temas de rock, como pueden ser Panoja o Producciones del Desierto, fuesen quienes canalizasen todo ese tipo de iniciativas. La DGA, por ejemplo, puede convocar una muestra de Expresión Joven, pero eso solo es un concierto al año. Sin embargo, una empresa profesional del sector, en colaboración con la DGA, podría proporcionar a ese mismo grupo quince conciertos al año, que creo que sería lo deseable. Y me consta que la DGA lo sabe. Y con esa descentralización saldrían todos ganando, y los que más los grupos.

P- Se suele decir que hay que ir a Madrid para ser reconocido. ¿Ferrobós podrá dar el salto desde Zaragoza o lo veis difícil?

GS- Yo creo que Madrid es un punto de toque interesante, porque los hilos se mueven desde Madrid. Pero también creo que hay un sueño madrileño muy, muy, muy grande. Excesivo. Ir a Madrid es quizá necesario, pero no es imprescindible. De unos años a esta parte, con la eclosión de fenómenos como el de Vigo, el de Valencia, el de Euskadi... la cosa se ha descentralizado bastante. Madrid sí, pero no tanto. El sueño madrileño es... un sofisma. Y como tal hay que aceptarlo y darle el varapalo que se merece. Porque Madrid no es el ombligo del mundo. Hay que ir a Madrid porque allí están los medios más poderosos, la prensa que controla la escena... Pero desde la periferia se pueden hacer cosas muy buenas que, potenciadas un poco, pueden penetrar en Madrid. Y el caso más claro que tenemos aquí es el de Más Birras, que ha triunfado aquí y lo está haciendo también en Madrid. Y esperamos que a partir de ahora haya más grupos que puedan funcionar así.

P- ¿Cómo ves la escena musical zaragozana?

GS- La veo bien, pero insuficiente. Hay muy buenos grupos, pero hay pocos que puedan dar la talla a nivel estatal. Ahora hay cinco o seis grupos de auténtico empaque, que pueden dar batalla. Yo espero mucho del disco que están preparando los Héroes del Silencio, que creo que será una bomba. Y espero mucho de grupos como Lágrimas de Mermelada, o como Intrusos, entre otros. Es decir, aunque en general todavía falta profesionalidad, ya hay algunos grupos que la están alcanzando. Vamos por buen camino y el futuro solo puede ser mejor.

P- Mariano Chueca, de Producciones del Desierto, es vuestro mánager, ¿no?

GS- Es nuestro representante. No digas mánager, que es una palabra horrorosa. Apoderado quizá sería más correcto, apoderado como los toreros... (riures)

P- ¿Estáis satisfechos de cómo lleva vuestros asuntos y tal?

GS- Mariano Chueca es una persona que ha trabajado con muchísimos músicos, que ha estado trabajando en estudios de grabación y conoce perfectamente varios aspectos del negocio. Y es una persona que, para empezar, es músico. Conoce toda la mecánica de la grabación de un disco, desde los aspectos instrumentales a los de distribución. Nosotros acabamos de grabar un disco con Producciones del Desierto y nos hemos entendido perfectamente con él. Intrusos, que es el otro grupo que lleva en exclusiva, también va a grabar un disco. Y tiene una virtud que es fundamental para la profesionalidad y para dar la talla, que es la exigencia. Es sumamente exigente con los grupos que maneja. Toda nuestra cuestión de marketing, de publicidad, de distribución lo lleva él perfectamente, y creo que Producciones del Desierto es una empresa que funciona bien. Y no es la primera en la que estoy, que ya llevo bastantes... Con toda esta brutal maquinaria en la que nos hemos metido, de grabar, de hacer videos, de portadas, etc., hay que confiar en alguien, y yo confío plenamente en él.

P- Por cierto ¿cómo va a ser la portada?

Portada del LP 'Círculo de Fuego' (1988)Portada del LP 'Círculo de Fuego' (1988)GS- Estamos muy contentos porque nos está haciendo la portada Jorge Gay, uno de los mejores pintores contemporáneos de Zaragoza. Será un cuadro muy representativo del contenido del disco, ya lo verás.

P- ¿El video que vais a rodar sobre qué canción va a ser?

GS- El video es sobre la canción que hemos elegido como single, que es «De espaldas al cielo».

P- ¿Vosotros os incluís en alguna moda o similar?

GS- Hombre, básicamente somos una banda de rock and roll.

P- Pues a juzgar por el sonido de vuestras canciones en los discos recopilatorios Monegros y Sangre Española, parece más bien pop, pop fuerte, lo vuestro.

GS- No, no, esa etiqueta no es. Quien considere que hacemos pop fuerte se equivoca. Cuando oiga el disco ya se dará cuenta de que no tiene nada que ver con el pop. Ferrobós es una banda de rock and roll.

P- ¿Qué grupos españoles podrías decir que te gustan?

GS- Hay grupos españoles que me gustan mucho. Por ejemplo, Más Birras.

P- Hombre, claro. Y a mí. ¿Algo menos local?

GS- Por ejemplo, me gustan mucho Gabinete Caligari, me gusta mucho Radio Futura, La Unión, y grupos así... Y me gustan también muchos grupos del corte de Barricada y así... Vamos, que me gustan prácticamente todos los estilos. Si me tuviese que quedar con un par de grupos españoles, en el aspecto musical me quedaría con los que te he dicho. Y, desde un punto de vista más conceptual, hay un artista que a mí me encanta que es Rosendo, que me parece un personaje absolutamente especial y coherente.

P- ¿Y grupos extranjeros?

GS- Uf, pues muchos. Tantos que casi no sabría decirte...

P- ¿Cuál es el último disco que te has comprado?

GS- Me lo compré ayer, el Sign o’ the Times de Prince. Y el anterior, fue el Freedom - No compromise de Little Steven, el antiguo guitarrista de Bruce Springsteen. Y el anterior fue uno que me faltaba de Los Del Fuego. Y el anterior fue el último de Van Morrison. Y el anterior fue el último de Robbie Robertson.

P- Cuando escuchas una canción, ¿te sueles fijar más en la letra o en la música?

GS- Me suelo fijar en todo a la vez. Entiendo las canciones como un todo unitario. Hay canciones que se salvan por la letra y otras que se salvan por la música, pero las mejores son las que combinan perfectamente ambas cosas. En este sentido, artistas como Peter Gabriel son absolutamente irrepetibles.

P- Llaman la atención las letras de vuestros temas. Están muy elaboradas, son muy profundas y poéticas. ¿Dónde te inspiras?

GS- En todo lo que veo y oigo, y sobre todo en lo que leo.

P- ¿Qué acostumbras a leer?

GS- Bueno, con la lectura soy absolutamente igual que con la música. Leo absolutamente de todo. Suelo leer fundamentalmente poesía, pero también novela, y todo lo que cae en mis manos. Aunque en general no tengo ninguna preferencia por ningún autor en particular, sí que me gustan mucho los autores de la Generación Perdida americana, son autores que conozco bien. Me gusta también mucho la poesía española actual, Panero, Irigoyen, Jesús Ferrero, etc.

P- ¿Qué proyectos inmediatos tiene Ferrobós?

GS- De momento presentar el disco. Dar los conciertos de presentación, preparar la gira, preparar el verano, componer nuevos temas... Hemos empezado ya con el segundo LP. Pero ahora lo que más nos interesa es montar un directo contundente, con mucho espectáculo.

P- ¿Tenéis ya algo preparado para el segundo disco grande?

GS- Sí, ahora estamos montando ya nuevos temas. Andamos por el quinto o sexto tema. Esperamos tener unas treinta canciones para elegir diez u once para el próximo disco.

P- ¿Me permites hacerte un test por sorpresa?

GS- ¿Así, de pronto? Bueno; si no hay más remedio...

P- ¿Una canción nacional?

GS- Uf... Así en frío... Mira, «¿Quién eres tú?», de El Último de la Fila

P- ¿Una canción extranjera?

GS- «Red Rain», de Peter Gabriel.

P- ¿Un libro?

GS- Manhattan Transfer, de John Dos Passos.

P- ¿Una película?

GS- Uff, esto es aún más difícil... 2001 una odisea del espacio, de Stanley Kubrick.

P- ¿Un tebeo?

GS- ¿Un tebeo o un cómic?

P- Lo mismo da.

GS- Cualquiera de Hugo Pratt.

P- ¿Un bocata?

GS- De tortilla de patata con mayonesa y tomate.

P- ¿Una bebida?

GS- Whisky.

P- ¿Un viaje?

GS- A Marruecos.

P- ¿Un programa de TV?

GS- Ninguno.

P- ¿Un programa de radio?

GS- Cualquier programa de Radio 2.

P- ¿Un color para vestir?

GS- Negro.

P- ¿Un concierto?

GS- El de Bruce Springsteen en Barcelona.

P- ¿Un actor?

GS- Robert De Niro.

P- ¿Una actriz?

GS- Hmm... No consigo decidirme muy bien entre Catherine Deneuve o Liv Ullmann.

P- ¿Una persona?

GS- Cualquiera.

P- Enhorabuena por los reflejos.

GS- Pero si me lo vuelves a preguntar todo, te diré cosas totalmente diferentes.

Això va ser tot. La gravació de l’entrevista la van emetre la setmana següent per Radio Binéfar, al programa de Juanjo González La Casa de la Bomba, que va dedicar tot un monogràfic a Ferrobós, un grup que en aquell moment encara només tenia gravades cinc cançons en dos recopilatoris. En un parell de mesos es publicaria el seu primer àlbum Círculo de fuego, tot un esdeveniment a la ciutat del cerç, que per fi començava a presentar indicis de gran ciutat. Una transcripció d’alguns fragments de l’entrevista es va derivar també cap al fanzine El Ritmo Espeso, que editaven des del bar El Bandido de Saragossa.

Per atzar, la setmana següent em vaig trobar en Gabriel Sopeña a la cafeteria de l’edifici Interfacultades. Estava prenent unes canyes amb Mariano Ballesteros, el saxofonista de Más Birras. Va resultar que en Sopeña gaudia d’una beca de recerca al Departament de Ciències de l’Antiguitat de la Universitat de Saragossa, i que feia poc havia publicat un llibre titulat Dioses, ética y ritos (1987) sobre la religiositat dels celtibers. Va resultar que, a més d’un músic rocker, era historiador i especialista en la religió i els mites dels pobles antics. Aleshores vaig entendre el perquè de la profusió de metàfores religioses en les lletres de Ferrobós. Uns rockers ben excèntrics.

Cap al mes de març de 1988 es va publicar per fi el disc Círculo de fuego. Onze cançons que s’obrien amb «Si hay una guerra» i es tancaven amb «Sangre de la luna»; l’edició en casset incloïa un impactant tema extra, «Pon fuego en mis manos». Efectivament, era un grup de Rock amb majúscules, amb un so poderós i unes lletres hipnòtiques. En un altre lloc en vam fer un repàs amb detall.

Un parell de mesos més tard, al Cllot, el local de l’associació juvenil d’Alcampell, hi va haver una reunió dels quintos i quintes d’aquell any, entre els quals hi havia l’Arantxa Capdevila. En aquells temps els honoraris dels grups espanyols que més sonaven per les ràdios ja estaven totalment disparats. Mentre els quintos del 86 encara van poder contractar Kortatu per 300.000 pessetes (1.800 euros al canvi), el 1988 ja no quedava cap grup conegut que baixés del milió de pessetes (6.000 €), unes xifres inassumibles per una festa popular autogestionària com la dels quintos. El remolí dionisíac dels 80, en mans dels programadors de festes populars pagades pels ajuntaments, havia comportat que els grups més mediàtics tinguessin uns catxés desmesurats, motiu pel qual els pobles petits van anar veient com el pop i el rock estatal anava quedant fora del seu abast. Per això, a l’hora de trobar algun grup més assequible però que cridés l’atenció, els quintos del 88 van optar per buscar entre el rock aragonès, en aquell moment una força visiblement emergent (del rock català encara no se’n parlava, i no seria fins a principis de la dècada següent que es convertiria en un fenomen de masses).Flyer del concert de Ferrobós a Alcampell (16 juliol 1988)Flyer del concert de Ferrobós a Alcampell (16 juliol 1988)

En aquella reunió del Cllot va ser on es va parlar de l’estrella ascendent de Ferrobós, un grup percebut amb un gran potencial i al que s’estava fent molta promoció des de Saragossa. Era un grup que, com els Más Birras, formava part de l’escuderia de Grabaciones Interferencias, la discogràfica independent aragonesa per excel·lència, que l’any següent editaria també el primer disc dels Proscritos (com vam explicar a bastament en una entrevista vintage prèvia).

Dit i fet. A conseqüència d’aquella reunió del Cllot, uns mesos després Ferrobós va aterrar a Alcampell com a plat fort de la festa de quintos i quintes. Això sí que era estar a l’avantguarda.

Però les coses no van ser tan senzilles. La discogràfica independent saragossana tenia una distribució de discos limitada, motiu pel qual els pubs de la comarca no trobaven el disc per a poder posar‑lo. Producciones del Desierto, l’empresa de management del grup, es va comprometre a enviar uns quants vinils per a repartir pels pubs i discoteques de la comarca, així com uns pòsters de promoció del grup. Però el dia del concert i ni una cosa ni l’altra havien arribat. Ho van fer la setmana després del concert, quan ja ningú no els esperava, a través del cotxe de línia.

Cartell de les festes de quintos i quintes d'Alcampell de 1988Cartell de les festes de quintos
i quintes d'Alcampell de 1988
El concert d’Alcampell es va celebrar el dissabte 16 de juliol de 1988. Radio Binéfar va enviar una unitat mòbil que durant tota la tarda va estar fent un programa en directe des del pavelló, conduït per Juanjo González i Jaime Armengol, amb entrevistes als músics i també als quintos i quintes, amb intervencions telefòniques d’oients de tota la comarca. El Gabriel Sopeña va filosofar tant com va voler i estava exultant pel desplegament de mitjans.

El concert va començar cap a la una de la nit, després de la sessió de ball de l’orquestra Caché. L’entrada costava 500 pessetes (3 euros al canvi) i, tot i no ser un grup gaire conegut, el pavelló estava força ple i l’ambient era immillorable. La festa de quintos d’Alcampell sempre ha comptat amb un públic fidel i entregat. El grup va desplegar tot el seu potent repertori, format per totes les cançons del seu disc, més algunes noves i també alguns temes de Más Birras i una versió del «Jumpin Jack Flash» dels Rolling Stones. Es notava que poca gent coneixia les cançons, però el grup va oferir un bon espectacle.

No obstant això, els músics estaven una mica decebuts perquè no els havia arribat la màquina de fer fum i els faltava també alguna torre de llums de colors. Es veu que Producciones del Desierto no era l’empresa tan fiable que en Gabriel Sopeña volia creure. Vist amb retrospectiva, potser allò ja eren pistes del que podria passar‑li al rock aragonès en uns pocs anys: cap al 1993 es va enfonsar amb tot el tinglado, com ja vam descriure en una entrevista prèvia. Però tornem al concert d’Alcampell.

En un moment donat, cap a mitja actuació, la bombeta que il·luminava la barra del ball es va fondre i va deixar en l’obscuritat els quintos i quintes, que no abundaven a vendre begudes. A les fosques no podien servir begudes ni, el que era més important, cobrar les consumicions, i per això es van veure obligats a encendre els llums de tot el pavelló, cosa que va descol·locar els músics. Des de l’escenari van demanar dues o tres vegades que apaguessin els llums de la sala, potser no estaven acostumats a tocar amb tanta llum. Però, per molt neguitosos que es posessin, no es podia fer. Van haver de seguir així. Coses del directe.

Maqueta de Ferrobós amb la nova formació (1989)Maqueta de Ferrobós
amb la nova formació (1989)
Ignorem quin paper van poder tenir estes i altres circumstàncies en l’esdevenidor del grup, però el cas és que el d’Alcampell va ser un dels últims concerts d’aquella formació de Ferrobós. Després de vuit anys junts, aquell concert va suposar la seua descomposició.

Després d’uns mesos de silenci, la primavera de 1989 Ferrobós va reaparèixer amb una nova formació en la qual es mantenien Gabriel Sopeña i Jesús Trasobares i s'hi incloïen tres nous membres: Gavilán Hernández (bateria), Raúl Martí (baix) i Rafael Santos (percussió), als quals s'afegia qui ja era anteriorment el cinquè membre a l'ombra, Manuel Enguita al saxo. Amb aquesta nova formació gravarien una maqueta de quatre temes, «San Juan», «Rosas en la carretera», «Cisjordania» i «Dime», que mantenia un so contundent, unes melodies vitalistes i uns textos més que notables, alhora que obrien nous camins cap a fronteres musicals més ètniques, com era el cas de les espurnes llatines de «San Juan» o els riffs arabitzants de «Cisjordania». Amb aquella nova formació van fer alguns concerts durant el 1989, però en pocs mesos també es van dissoldre.

Portada del 1r LP de El Frente, 'Otro lugar bajo el sol' (1991)Portada del 1r LP de El Frente,
'Otro lugar bajo el sol' (1991)
Algunes d'estes últimes cançons van ser recuperades en el següent projecte de Gabriel Sopeña, El Frente, on continuaven Jesús Trasobares, Manuel Enguita i Gavilán Hernández, a més de José A. Coronas com a nou baixista. Amb El Frente van gravar dos excel·lents àlbums amb la discogràfica independent donostiarra ES‑3 Records, produïts per Iñaki Altolaguirre. Aquests discos, Otro lugar bajo el sol (1991) i Barcos (1992), contenien un grapat de bones cançons noves i alguns temes inèdits recuperats de l'època de Ferrobós (veieu, per exemple, «Cantores»).

Però, com ja hem comentat en altres cròniques d’estes entrevistes vintage, cap a mitjan anys 90 el clima de la indústria cultural espanyola va canviar dràsticament. L’empenta de la Transició ja s’havia esgotat, el sistema polític s’havia consolidat i ja no necessitava l’esfera cultural per a legitimar‑se, així que la va deixar a la deriva. A més, l’aparició d’Internet i la generalització del CD va implicar un canvi profund en l’estratègia de les discogràfiques, que en lloc d’apostar per valors nous van decidir prescindir‑ne i tornar a posar al mercat el seu catàleg històric. Els nous grups del moment ho van tenir molt difícil. De fet, l’efervescència anterior mai es va recuperar, i amb la irrupció de l’hegemonia del neoliberalisme anglosaxó i de la globalització financera que s’encetaria amb la caiguda de l'URSS a principis dels 90, res tornaria a ser igual.

Portada del 2n LP de El Frente, 'Barcos' (1992)Portada del 2n LP de El Frente,
'Barcos' (1992)
La dècada dels 90 ho va capgirar tot en tots els àmbits. La colla d’estudiants i hippies que anàvem a collir fruita durant els anys 80, vam ser reemplaçats pels subsaharians sense papers a partir de mitjans dels 90. Res va tornar a ser igual. Trenta anys després, els subsaharians potser ja tenen papers, però encara no han assolit els 8 €/hora que cobràvem naltres en aquells temps. Als músics els ha passat exactament igual.

En aquest context, cap a l’any 1993 Gabriel Sopeña va dissoldre el grup i va començar una llarga etapa de compositor i productor d’obres per altres artistes, començant per Loquillo (amb qui ha fet alguns dels seus millors discos) i molts altres: Enrique Bunbury, José Antonio Labordeta, María del Mar Bonet, Los Rebeldes, Manolo García, Amistades Peligrosas, Maria Creuza, etc.; tot col·laborant amb una impressionant llista de músics de renom internacional, com Jackson Browne, Pat MacDonald, Boz Scaggs, Hugh Cornwell, Bonnie Raitt i d'altres. Compositor incansable, ha fet de director artístic en diverses obres col·lectives: Universo en ciernes, 1995; Orillas, 1999; Una Ciudad para la Paz, 2000; Cuando tú me leas, 2005; De azúcar y viento, 2006; Cancionero Libertario, 2010; i ha musicat diverses obres de teatre i bandes sonores de pel·lícules i documentals.

Portada de 'Mil kilómetros de sueños' (1997)Portada de 'Mil kilómetros de sueños' (1997)En mig d’aquesta voràgine, en Gabriel Sopeña ha tingut també temps de gravar dos discos en solitari. El primer, Mil kilómetros de sueños (1997), amb la discogràfica catalana Pick‑Up; el segon, ara fa un parell d’anys, Sangre Sierra (2017), amb la multinacional Warner. Tots dos contenen una col·lecció impagable de cançons. Sopeña no ha abaixat el nivell.

Els raders anys Gabriel Sopeña ha adquirit una certa notorietat mediàtica a causa de la seua presència en els mitjans de comunicació aragonesos. L’any 2008 va ser presentador del programa Música y Patrimonio d’Aragón Televisión, i des de 2017 és el director i presentador del programa Canal Saturno d’esta mateixa emissora. En paral·lel, Gabriel Sopeña va fer una tesi doctoral sobre les religions dels pobles de l’antiguitat i, en algun moment, va passar a ser professor de la Universidad de Zaragoza, on durant una temporada va ser Vicedegà de la Facultat de Filosofia i Lletres. Són uns excèntrics aquests rockers aragonesos.Portada de 'Sangre Sierra' (2017)Portada de 'Sangre Sierra' (2017)

Càpsules del temps

0
0
0
s2sdefault