Consciente de su ignorancia en cuestiones económicas, Yeltsin se sacó de la chistera un joven prodigio llamado Egor Gaidar . . . producto de la alta nomenklatura comunista que profesaba una fe absoluta en el liberalismo. Ningún teórico de la escuela de Chicago, ningún consejero de Ronald Reagan o de Margaret Thatcher creía en las virtudes del mercado tan fervientemente como Egor Gaidar. El desafío era enorme: Rusia nunca había conocido nada que se pareciera ni de lejos al libre mercado. Yeltsin y Gaidar pensaron que era necesario actuar rápidamente, muy rápidamente; presentar los hechos consumados y así ganar por la mano a la reacción que había derrotado a todos los reformadores rusos desde Pedro el Grande. Llamaron «terapia de choque» a este método, y vaya si fue un choque.

Para empezar, desregularon los precios, lo que provocó una inflación del 2600 % e hizo fracasar la iniciativa paralela de «privatización mediante bonos». El 1 de setiembre de 1992 se enviaron por correo, a todos los ciudadanos rusos mayores de un año, bonos de 10000 rublos que representaban su participación en la economía del país . . . Por desgracia, debido a la inflación, estos bonos ya no valían nada cuando llegaron. Sus beneficiarios descubrieron que con ellos podías comprarte, como mucho, una botella de vodka. Así que los revendieron en masa a los espabilados que les ofrecían digamos el precio de una botella y media.

Estos espabilados, que en pocos meses se convirtieron en los reyes del petróleo, se llamaban Borís Berezovski, Vladimir Gusinsky, Mijaíl Jodorkovski . . .

Gracias a la «terapia de choque» un millón de listillos comenzaron a enriquecerse frenéticamente, pero 150 millones de infelices se hundieron en la miseria . . .

La esperanza de vida del hombre ruso pasó de sesenta y cinco años en 1987 a cincuenta y ocho en 1993 . . . Todo lo que puedes vender para sobrevivir, lo vendes. Si eres un pensionista pobre, un kilo de pepinillos . . . Si eres un general, tanques o aviones . . . Si eres juez, sentencias. El policía, su tolerancia. El funcionario, su sello. El veterano de Afganistán, sus habilidades asesinas . . . En 1994, cincuenta banqueros fueron asesinados a tiros en Moscú . . .

Los grandes se mataban entre sí por corporaciones industriales o yacimientos de materias primas, los pequeños por un quiosco o un colmado . . .

Antes de morir, el ya ex primer ministro Egor Gaidar le dijo a un periodista: «Lo que tiene que entender es que no podíamos escoger entre una transición ideal a la economía de mercado y una transición criminalizada. La elección era entre una transición criminalizada y la guerra civil».

Emmanuel Carrère: Limonov ; Paris : P.O.L., 2011, p. 335s. (extr. y trad. La Litera información)


0
0
0
s2sdefault

Con voz propia

 ALDA I Jornadas de educación para la convivencia con perros
 ALDA I Jornadas de educación para la convivencia con perros