La opinión convencional es que los elementos más básicos del lenguaje —los utilizados para referirse al mundo— se corresponden con entidades del mundo exterior . . .

Para echar algo de luz sobre el asunto, tomemos . . . el problema planteado por Heráclito: ¿podemos bañarnos dos veces en el mismo río? . . .

Cuando nos fijamos en la cuestión, surgen las perplejidades. Supongamos que el agua fluye en sentido contrario. Sigue siendo el mismo río. Supongamos que, por los vertidos de una fábrica aguas arriba, el líquido pasa a ser 95% arsénico. Sigue siendo el mismo río . . . Sin embargo, con unos ligeros cambios, deja de ser un río . . . Si se refuerzan sus orillas . . . es un canal, no un río. Si su superficie sufre un cambio de estado, se endurece, se divide longitudinalmente con una línea pintada y se utiliza para ir a la ciudad, entonces es una autovía, ya no es un río. Explorando la cuestión más a fondo, descubrimos que clasificar algo como 'un río' depende de acciones y construcciones mentales. Lo mismo puede decirse, en general, incluso de los conceptos más elementales: árbol, agua, Zaragoza, casa, persona; de hecho, cualquiera de las palabras básicas del lenguaje humano. Radicalmente . . . los elementos del lenguaje y el pensamiento humanos contradicen la teoría de que el lenguaje representa una realidad exterior.

Noam Chomsky entrevistado por C.J. Polychroniou: «Noam Chomsky on the Evolution of Language: A Biolinguistic Perspective», in truth-out.org ; Sacramento : Truthout, 24 setiembre 2016 (extr. y trad. La Litera información)


0
0
0
s2sdefault

Con voz propia

Alcampell, Festa Major 2019