nuevas tecnologías

  • En lo que va de año la Guardia Civil de Huesca ha detectado con respecto al año anterior un aumento de un 25 % en este tipo de delitos

  • La llamada Ley de Campbell advierte de esa modificación de la realidad al ser medida. El psicólogo americano la formuló de la siguiente manera: «Cuanto más se aplica un indicador cuantitativo para las decisiones sociales, tanto más distorsiona y corrompe los procesos sociales que debería observar». El ejemplo que aducía tenía que ver con un hecho trágico de la guerra de Vietnam. En la primera fase de la guerra, el ejército americano tenía muy poca información acerca de las bajas que producía en el enemigo y propuso que éstas se contaran para evaluar la eficacia de las unidades de combate. Esto implicaba presionar para matar al mayor número posible de enemigos, lo que incluía cada vez más a civiles, ya que en una guerrilla no está del todo clara la diferencia entre soldado y civil . . .

    La cuantificación, es decir, la transformación de los fenómenos sociales en el lenguaje de los números, consigue muchas veces sustraerse de la obligación de justificarse y se inmuniza así frente a la crítica . . . su carácter técnico permite ocultar los presupuestos tácitos de su elaboración, las selecciones que se han preferido y las alternativas que han sido excluídas.

    Los números no son sólo matemáticas; también hacen política . . . Los algoritmos producen y representan lo que ha ser considerado como relevante y valioso. Las estadísticas presumen de reflejar una realidad objetiva, pero son construcciones selectivas que en parte producen esa realidad . . . Las clasificaciones no se imponen por su propia evidencia, sino que son más bien el resultado de un cierto combate social . . . En cuanto se ha decidido consagrar un indicador, todos los actores se ven obligados a guiarse por él. En la lucha por la clasificación nos jugamos también una determinada distribución del poder . . .

    Daniel Innerarity: Política para perplejos; Barcelona : Galaxia Gutenberg, 2018 (extr. La Litera información)

  • El Equipo de Investigación Tecnológica (EDITE) de la Guardia Civil de Huesca, ha elaborado un decálogo de consejos a tener en cuenta al navegar por internet

  • Para gestionar estos servicios, se ha puesto a disposición de los ciudadanos un teléfono de atención gratuito (900 833 999) y una página web www.llega800.es

  • En estas últimas décadas nos hemos centrado en la agilidad y la iteración porque la tecnología ha sido bastante estable. Cada nueva generación de microprocesadores ha ofrecido más potencia y más capacidad, pero funciona exactamente igual que las generaciones anteriores. Los avances en las baterías de litio significaban que nuestros dispositivos podían reducir su tamaño, pero poco más había que cambiar. Hoy, sin embargo, esos viejos y cómodos paradigmas se están agotando. La ley de Moore está cerca de la saturación, y las baterías de litio llegarán a su límite teórico en 5 o 10 años. Estas tecnologías serán reemplazadas por otras todavía mal comprendidas . . .

    Probablemente en el futuro inmediato veremos una nueva era de innovación que se parecerá más a las décadas de 1950 y 1960 (abordar nuevos campos como la astronáutica o los ordenadores) que a los años 1990 o 2000 (aplicar la tecnología anterior y mejorarla continuamente). En buena parte el valor de la innovación se alejará de las aplicaciones y volverá a los problemas fundamentales. Lo cual requerirá un esfuerzo sostenido para afrontar grandes desafíos.

    . . . la tecnología actual permite a las pequeñas organizaciones embarcarse en proyectos ambiciosos: “En el entorno actual de proceso en la nube, software como servicio y datos abiertos, la oportunidad para organizaciones de cualquier tamaño de fijarse grandes retos con inversiones mínimas no tiene precedentes”.

    Independientemente de la forma que adopte —sprints cortos y ágiles o inversiones a largo plazo y grandes desafíos— la innovación consiste básicamente en resolver problemas. Y cuanto mayor sea el problemas abordado, mayor es la rentabilidad potencial. Afrontar un objetivo difícil no mejorará sus resultados el próximo trimestre pero podría elevar su empresa a otro nivel.

    Greg Satell: «Why the Rewards for Ambitious Problem Solving Are About to Get Bigger», en HBR.org ; Boston : Harvard Business School Publishing Corporation, 8 enero 2018 (extr. y trad. La Litera información)

  • One reason for the emphasis on agility and iteration in recent decades is that technology has been fairly stable. Every new generation of computer chips has offered more power and capability but works exactly like earlier generations. In much the same way, advancements in lithium-ion batteries meant that our devices could shrink, but little else had to change. Today, though, those comfortable old paradigms are running out of steam. Moore’s law will soon end, and lithium-ion batteries will approach theoretical limits in five to 10 years. These will be replaced with technologies that aren’t nearly as well understood . . .

    In the coming years we are likely to see a new era of innovation that will look more like the 1950s and 1960s (which were about solving fundamental problems, like space flight and the development of mainframe computers) than it will the 1990s or 2000s (which were more about improving on earlier technology to create applications). In the next few decades, I predict, much of innovation’s value will shift away from applications and back to fundamental problems. That will require greater focus on sustaining efforts to solve grand challenges.

    . . . today’s technology makes the pursuit of ambitious projects far more accessible to smaller organizations: “In the current environment of cloud computing, software as a service, and open data, the opportunities for organizations of any size to pursue grand challenges with minimal capital expenditures is unprecedented.”

    No matter what form innovation takes — short, agile sprints or long-term, grand-challenge investments — innovation is fundamentally about solving problems. And the bigger the problems you choose to tackle, the larger the potential payoff. Pursuing a grand challenge won’t improve your results next quarter, but it might just take your enterprise to a whole new level.

    Greg Satell, “Why the Rewards for Ambitious Problem Solving Are About to Get Bigger”, in HBR.org ; Boston : Harvard Business School Publishing Corporation, January 8, 2018 (excerpt La Litera información)

  • Las tres diputaciones provinciales de Aragón han hecho llegar a la CNMC sus proyectos para extensión de la banda ancha en sus respectivos territorios, gracias a un acuerdo de colaboración con el Gobierno de Aragón para “el desarrollo de los programas operativos Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y Fondo Social Europeo (FSE) durante el periodo 2014-2020”.

    El objetivo de las ayudas sería que en 2020 todos los municipios de las tres provincias dispongan de una cobertura de red de banda ancha con una velocidad deseable de 100 Mbps y, en todo caso, nunca por debajo de 30 Mbps.

    . . . la CNMC censura que los proyectos no reflejen todos los núcleos de población susceptibles de recibir la ayuda como zonas blancas (. . . 641 en vez de 320 en Huesca . . .).

    «Suerte dispar para las ayudas públicas en las provincias aragonesas», en ugtcomunicaciones.es ; Madrid : UGT Comunicaciones, 26 diciembre 2017 (extr. La Litera información)

  • La sorprendente elección de Donald Trump sirvió como un catalizador para investigar a las plataformas que representan gran parte de nuestra experiencia en Internet. Aun así, han hecho falta muchos meses para entender de verdad la enorme magnitud del rol que jugaron . . .

    En el caso de Facebook, hubo cuentas falsas impulsando mensajes que fomentaban la crispación en los estados decisivos. Google detectó actividades similares en su herramienta de búsquedas y en YouTube. En Twitter, ejércitos de bots y de usuarios falsos promovieron noticias falsas que favorecían a Donald Trump.

    "La elección muestra lo que está en juego . . . En el pasado, criticar a Silicon Valley era decir que el smartphone nos estaba haciendo tontos. Ahora es decir que es incompatible con la democracia" . . .

    Desesperadas por evitar el tipo de regulación contra monopolios que perturbó el dominio de IBM y de Microsoft, las cinco grandes tecnológicas están inundando a Washington con grupos de presión, hasta el punto de que ya multiplican por dos la inversión en lobbies que hace Wall Street.

    Olivia Solon: «Se acabó el cuento de hadas de la bondad natural de los gigantes tecnológicos», en eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 29 diciembre 2017 (extr. La Litera información)

  • . . . un ejército de bots al servicio del Kremlin rompe la unidad de España con la ayuda de los famosos hackers Edward Snowden y Julian Assange . . .

    Lo que sí es verdad es que hay ejércitos de bots tuiteando sobre Catalunya, y sobre muchas otras noticias políticas en muchos países. No porque trabajen para Putin, sino porque el nuevo mercado del marketing digital ha contaminado el debate político, ha intoxicado a los medios y está a punto de romper Internet . . .

    Los bots (robots) . . . son cuentas automatizadas que hacen tareas mecánicas, generalmente distribuir spam, retuitear mensajes con determinadas palabras o repetir el mismo mensaje con distintas cuentas cuando aparecen ciertos hashtag. Los perfiles falsos son cuentas de nombre inventado y foto robada, manejadas al peso por personas reales . . . La evolución natural de ambos es el cyborg, el perfil falso y semiautomatizado que está contaminando las redes y que se cría en las granjas de trolls.

    Las granjas de trolls son una especie de call centers donde cientos de personas crean, manejan y monitorizan cientos de miles de cuentas cyborg. No son hackers, porque no hace falta. Son publicitarios, periodistas y vendedores en paro, pero también estudiantes y amas de casa en apuros. No necesitan ser programadores, solo manejarse en las redes y gestionar un enjambre de cyborgs en distintas misiones. Su salario depende de su eficiencia, pero no cobran mucho. Es un trabajo precario en una economía brutal.

    Si el cliente quiere generar interés en torno a un nuevo producto, el enjambre busca espacios de interés y produce cientos de comentarios positivos y los disemina rápidamente por medios, foros y tiendas online. Si el cliente quiere deshacerse de la competencia, el enjambre hace lo mismo pero para difamar. El enjambre ataca en grupo: los perfiles falsos se enlazan y se dan la razón unos a otros, tanto para defender un producto como para destrozar a un rival con abusos verbales o acabar con un tema a base de provocación . . .

    Marta Peirano: «No son bots rusos, es Capitalismo 3.0 reventando el debate político online», en eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 20 noviembre 2017 (extr. La Litera información)

  • Junto con su socio Jesús Barón es la fundadora de Semmantica, un prestigiosa consultora de márketing on line certificada por Google 

Página 1 de 7

Presupuestos participativos

Con voz propia