nuevas tecnologías

  • «Suerte dispar para las ayudas públicas en las provincias aragonesas»

    Las tres diputaciones provinciales de Aragón han hecho llegar a la CNMC sus proyectos para extensión de la banda ancha en sus respectivos territorios, gracias a un acuerdo de colaboración con el Gobierno de Aragón para “el desarrollo de los programas operativos Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y Fondo Social Europeo (FSE) durante el periodo 2014-2020”.

    El objetivo de las ayudas sería que en 2020 todos los municipios de las tres provincias dispongan de una cobertura de red de banda ancha con una velocidad deseable de 100 Mbps y, en todo caso, nunca por debajo de 30 Mbps.

    . . . la CNMC censura que los proyectos no reflejen todos los núcleos de población susceptibles de recibir la ayuda como zonas blancas (. . . 641 en vez de 320 en Huesca . . .).

    «Suerte dispar para las ayudas públicas en las provincias aragonesas», en ugtcomunicaciones.es ; Madrid : UGT Comunicaciones, 26 diciembre 2017 (extr. La Litera información)

  • O. Solon: «Se acabó el cuento de hadas de la bondad natural de los gigantes tecnológicos»

    La sorprendente elección de Donald Trump sirvió como un catalizador para investigar a las plataformas que representan gran parte de nuestra experiencia en Internet. Aun así, han hecho falta muchos meses para entender de verdad la enorme magnitud del rol que jugaron . . .

    En el caso de Facebook, hubo cuentas falsas impulsando mensajes que fomentaban la crispación en los estados decisivos. Google detectó actividades similares en su herramienta de búsquedas y en YouTube. En Twitter, ejércitos de bots y de usuarios falsos promovieron noticias falsas que favorecían a Donald Trump.

    "La elección muestra lo que está en juego . . . En el pasado, criticar a Silicon Valley era decir que el smartphone nos estaba haciendo tontos. Ahora es decir que es incompatible con la democracia" . . .

    Desesperadas por evitar el tipo de regulación contra monopolios que perturbó el dominio de IBM y de Microsoft, las cinco grandes tecnológicas están inundando a Washington con grupos de presión, hasta el punto de que ya multiplican por dos la inversión en lobbies que hace Wall Street.

    Olivia Solon: «Se acabó el cuento de hadas de la bondad natural de los gigantes tecnológicos», en eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 29 diciembre 2017 (extr. La Litera información)

  • M. Peirano: «No son bots rusos, es Capitalismo 3.0 reventando el debate político online»

    . . . un ejército de bots al servicio del Kremlin rompe la unidad de España con la ayuda de los famosos hackers Edward Snowden y Julian Assange . . .

    Lo que sí es verdad es que hay ejércitos de bots tuiteando sobre Catalunya, y sobre muchas otras noticias políticas en muchos países. No porque trabajen para Putin, sino porque el nuevo mercado del marketing digital ha contaminado el debate político, ha intoxicado a los medios y está a punto de romper Internet . . .

    Los bots (robots) . . . son cuentas automatizadas que hacen tareas mecánicas, generalmente distribuir spam, retuitear mensajes con determinadas palabras o repetir el mismo mensaje con distintas cuentas cuando aparecen ciertos hashtag. Los perfiles falsos son cuentas de nombre inventado y foto robada, manejadas al peso por personas reales . . . La evolución natural de ambos es el cyborg, el perfil falso y semiautomatizado que está contaminando las redes y que se cría en las granjas de trolls.

    Las granjas de trolls son una especie de call centers donde cientos de personas crean, manejan y monitorizan cientos de miles de cuentas cyborg. No son hackers, porque no hace falta. Son publicitarios, periodistas y vendedores en paro, pero también estudiantes y amas de casa en apuros. No necesitan ser programadores, solo manejarse en las redes y gestionar un enjambre de cyborgs en distintas misiones. Su salario depende de su eficiencia, pero no cobran mucho. Es un trabajo precario en una economía brutal.

    Si el cliente quiere generar interés en torno a un nuevo producto, el enjambre busca espacios de interés y produce cientos de comentarios positivos y los disemina rápidamente por medios, foros y tiendas online. Si el cliente quiere deshacerse de la competencia, el enjambre hace lo mismo pero para difamar. El enjambre ataca en grupo: los perfiles falsos se enlazan y se dan la razón unos a otros, tanto para defender un producto como para destrozar a un rival con abusos verbales o acabar con un tema a base de provocación . . .

    Marta Peirano: «No son bots rusos, es Capitalismo 3.0 reventando el debate político online», en eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 20 noviembre 2017 (extr. La Litera información)

  • Natalia Samperiz, desde Binéfar a Google

    Junto con su socio Jesús Barón es la fundadora de Semmantica, un prestigiosa consultora de márketing on line certificada por Google 

  • El Congreso de Transformación Digital de Binéfar se clausuró con el E-Commerce Day

    El Congreso de Transformación Digital comenzó el 19 de octubre con el encuentro de los principales referentes del comercio electrónico en Aragón.

  • El I Congreso de Transformación Digital comienza mañana en Binéfar

    El Congreso de Transformación Digital de Binéfar retoma a partir de mañana miércoles 8 de noviembre las actividades que se iniciaron el 19 de octubre

  • Buena asistencia de público en el I Día del Vehículo Eléctrico en Binéfar

    El concejal de Desarrollo Sostenible, José María Isábal, concluye que debe darse continuidad a esta jornada

  • Teniente Kaffee: «Ataques en tiempos de paz: yo también quiero llorar (wanna cry)»

    En los últimos tiempos, me he aficionado mucho a una serie de ciencia-ficción, Incorporated, que narra . . . la concesión de soberanía a determinadas empresas, de tal manera que las zonas de seguridad construidas por ellas son territorio soberano . . .

    En realidad, a día de hoy, Internet se parece bastante al mundo de Incorporated. Un mundo en el que el Estado de Derecho ha fracasado miserablemente, y en consecuencia, ha sido arrumbado a un rincón por fuerzas mucho más poderosas. Fuerzas que dirimen sus conflictos a golpe de ataque informático, y que me hacen recordar que, en el fondo, todo esto ya se contó hace muchos años. Se llama “estado de naturaleza”, y lo dejó escrito un tal Thomas Hobbes, en su obra Leviathan. Aunque hoy en día se le considere un autor cuyas ideas están superadas, eso es porque los juristas y politólogos que lo afirman se limitan al mundo físico, tangible, y no tienen la menor idea de la que se está montando. Pero les puedo asegurar que, en materia de seguridad informática, la vigencia del pensamiento de Hobbes es mayor que nunca.

    Teniente Kaffee: «Ataques en tiempos de paz: yo también quiero llorar (wanna cry)», en eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 24 mayo 2017 (extr. La Litera información)

  • E. Morozov, «La ciber-inseguridad es un regalo para los hackers, pero son nuestros gobiernos quienes la crean»

    . . . la expansión (y la mera existencia) de las capacidades de vigilancia de los gobiernos democráticos supone la inseguridad estructural permanente de nuestras redes de comunicación. Esta inseguridad, a su vez, es explotada no solo por gobiernos democráticos sino por . . . países poco amistosos y hackers no gubernamentales. Pero cuando la inseguridad es estructural, la respuesta correcta no es más seguridad, sino más pólizas de seguros. Esto explica por qué las pólizas contra ciberamenazas se han convertido en uno de los segmentos más prometedores del mercado de los seguros . . .

    En esencia, los seguros contra ciberamenazas –como cualquier otra forma de seguro– son un dominio de rentistas dispuestos a extraer una prima periódica de aquellos que necesitan sus servicios. El elemento verdaderamente innovador aquí es que el riesgo . . . existe en parte –y hasta principalmente, diríamos– debido a actividades del gobierno.

    Evgeny Morozov: «Cyber-insecurity is a gift for hackers, but it’s our own governments that create it», en  theguardian.com ; London : Guardian News and Media Limited, 7 mayo 2017 (extr. y trad. La Litera información)

  • E. Morozov, «Cyber-insecurity is a gift for hackers, but it’s our own governments that create it»

    . . . the expansion (and even the maintenance) of the surveillance capabilities of democratic governments presupposes a permanent structural insecurity of our communication networks. That insecurity, in turn, gets exploited not just by democratic governments but by . . . rogue states and non-state hackers. However, once insecurity is structural, the right response is not more security, but more insurance. This explains why cyber-insurance has become one of the most promising segments of the insurance market . . .

    In essence, cyber-insurance – like any other form of insurance – is a domain of rentiers who are keen to extract a regular premium payment from those needing their services. The truly innovative element here is that the risk . . . exists partly – and, one could even say, mostly – because of government activity.

    Evgeny Morozov, «Cyber-insecurity is a gift for hackers, but it’s our own governments that create it», in theguardian.com ; London : Guardian News and Media Limited, 7 may 2017 (excerpt La Litera información)

Página 1 de 6

Festa del Tossino18