literatura

  • «Las golondrinas» antes de Bécquer

    El pasado 19 de febrero, el Diario del Alto Aragón se hacía eco de la reciente adquisición por parte del CELLIT de un valioso ejemplar de Las violetas, libro de poemas de la tamaritana Dolores Cabrera y Heredia editado en Madrid en 1850. Este volumen ha pasado a engrosar la biblioteca del Centro de Estudios Literanos, que cuenta ya con más de 1.800 publicaciones relacionadas con nuestra comarca.

  • 'Viatge a peu per la Llitera' (1)

    Me gusta la literatura y por tanto leer buenos libros. Si hay alguna lectura que me atrae en especial es la de obras que hablen de mi pueblo, de mi comarca, de mi tierra; en una palabra, de ese entorno social y cultural que me ha envuelto desde la infancia y ha marcado primigeniamente mi existencia.

  • El premio del XX Concurso de Relato Breve “Villa de Binéfar” recae en una historia de gran sensibilidad

    La obra elegida es “El Príncipe Perfeito”, del sevillano Juan Jesús Aguilar, y obtuvo la unanimidad del jurado

  • 'La Voz de Binéfar' no informa

    Observando el último número de nuestra Voz de Binéfar, dependiente del Ayuntamiento de la Villa y del área de Cultura y/o Comunicaciones, me llevo la grata sorpresa de constatar que no existe en la publicación ni una sola nota informativa referida al concierto poético “En la Estela de Lorca” celebrado en el Teatro Municipal el día 2 de este mismo mes.

  • Entrevista a Josep Anton Chauvell

    Josep Anton Chauvell Larrégola és un reconegut escriptor en llengua catalana que durant les raderes quatre dècades ha participat activament en la política local del seu lloc (Alcampell) i la seua comarca (la Llitera), així com en els moviments socials reivindicatius de la llengua i la identitat de la Franja. Fou fundador dels Consells Locals de la Franja (anys 80), alcalde d’Alcampell (des del 2003 fins ara), conseller de Cultura comarcal, i president de la Comarca (2007-2011), càrrec que repeteix en la present legislatura (2015-2019). Fa poc va tenir l'amabilitat de contestar-nos unes preguntes.

  • 'La Torre de la Serra', una historia de maquis en La Litera

    cartel de la presentación

    Presentación de la novela en el Centro de Entidades de Tamarite el viernes 27 de mayo.

  • A. García Calvo: «Himno de Madrid»

    Yo estaba en el medio:

    giraban las otras en corro

    y yo era el centro.

    Ya el corro se rompe,

    ya se hacen Estado los pueblos,

    y aquí de vacío girando

    sola me quedo.

    Cada cual quiere ser cada una;

    no voy a ser menos:

    ¡Madrid, uno, libre, redondo,

    autónomo, entero!

    Mire el sujeto

    las vueltas que da el mundo

    para estarse quieto.

    . . .

    Agustín García Calvo: «Himno de Madrid», en Ley 2/1983, de 23 de diciembre, de la bandera, escudo e himno de la Comunidad de Madrid ; BOCM n. 165, 24 diciembre 1983 [PDF, 7 MB] (extr. La Litera información)

  • Larra: La educación de entonces

    . . . Pues, ¿y las muchachas, qué recogidas se criaban, en un santo temor de Dios, sin novelicas, ni óperas, ni zarandajas? Verdad es que eran un poco más hipócritas; pero ¡mire usted qué malo! A lo menos no daban que decir. En el día, los libricos empiezan a alborotarlas los cascos, se acaloran, y al primer querido que concluye la obra que empezaron los libros, ¡paf!, sólo el diablo sabe lo que anda: se le casa a usted, si es que se le casan, poco menos que sin pedirle licencia. Verdad es que yo conocí aun en aquellos tiempos más de cuatro... de las cuales una se escapó con un mozalbete a quien quería, porque la tenían oprimida sus padres; otra cogió una pulmonía que la echó al hoyo en pocos días, de ver al cuyo a deshoras por la reja (porque no se entraban los hombres en las casas de honor con la facilidad que ahora); otra que se aficionó del criado de su casa más de lo que a su recato y buen nombre convenía, porque no veía a alma nacida, y hubo lo que Dios fue servido y se murieron sus padres de pesadumbre; y otra, por fin, se murió ella misma de tristeza en un convento, donde la metieron por fuerza sus padres, llenos de prudencia, por miedo de que se perdiese en el siglo... Sí señor, esto es verdad, porque la carne siempre ha sido flaca; pero tenía usted a lo menos el gusto de saber que no habían sido los libros los que le habían pervertido a aquellas inocentes criaturas . . .

    Mariano José de Larra: «La educación de entonces», in La Revista Española, núm. 140; Madrid : I. Sancha, 1834-01-05 (extr. La Litera información)

  • Larra: «Las casas nuevas»

    «La constancia es el recurso de los feos», dice la célebre Ninón de Lenclós en sus lindas cartas . . .

    Aquella máxima de coqueta, al parecer ligera, si no es siempre cierta, porque no a todos les es dado el poder ser inconstantes, es, sin embargo, profunda y filosófica, y aun puede, fuera del amor, encontrar más de una exacta aplicación. Pero mi propósito no es hundirme en consideraciones metafísicas acerca del amor; tengamos lástima al que le ha dejado tomar incremento en su corazón, y pasemos como sobre ascuas sobre tan quisquilloso argumento. El hecho es que no tenía yo la edad todavía de querer ni de ser querido, cuando entre otras varias obras francesas que en mis manos cayeron, hacía ya un papel muy principal la de la famosa cortesana citada. Chocome aquella máxima, y fuese pueril vanidad, fuese temor de que por apocado me tuviesen, adoptéla por regla general de mis aficiones. Tuve que luchar en un principio con la costumbre, que es en el hombre hija de la pereza y madre de la constancia. El hombre, efectivamente, se contenta muchas veces con las cosas tales cuales las encuentra, por no darse a buscar otras, como se figura acaso difícil encontrarlas; una vez resignado por pereza, se aficiona por costumbre a lo que tiene y le rodea; y una vez acostumbrado, tiene la bondad de llamar constancia a lo que es en él casi naturaleza. Pero yo luché, y al cabo de poco tiempo de ese empeño en cerrar mi corazón a las aficiones que pudieran llegar a dominarle, agregado esto a la necesidad de viajar y variar de objetos, en que las revoluciones del principio del siglo habían puesto a mi familia, lograron hacer de mí el ser más veleidoso que ha nacido . . .

    Mariano José de Larra: «Las casas nuevas» in La Revista Española, n. 94 ; Madrid : Imprenta de D. Tomás Jordán, 13 de septiembre de 1833 (extr. La Litera información)

  • Larra: Ya soy redactor

    . . . dieron en írseme los ojos tras cada periódico que veía, y era mi pío por mañana y noche: «¿Cuándo seré redactor de periódico?». Figurábaseme, sí, desde luego, obra de romanos el llenar y embutir con verdades luminosas las largas columnas de un papel público; pero en cambio era para mí de la mayor consideración el imaginarme a la cabeza de una sección literaria, recibiendo comunicados atentos y decorosos, viendo diariamente consignadas en indelebles caracteres de imprenta mis propias ideas y las de mis amigos, y sin más trabajo, a mi parecer, que el haber de contar y recontar al fin de mes los sonantes doblones que el público desinteresado tiene la bondad de depositar en cambio de papel en los arcones periodísticos de una empresa, luz y antorcha de la patria, y órgano de la civilización del país . . .

    Larra: «Ya soy redactor» in La Revista Española, núm. 39; Madrid, 19 de marzo de 1833 (extr. La Litera información)

Página 1 de 2

Festa de la Coqueta
Excursión senderismo a San Esteban de Litera, 22 de agosto 2017. Información e inscripciones en el Centro Joven de Binéfar o llamando al teléfono 974 429 530
Fiesta Mayor de Castillonroy

El tiempo

Excursión senderismo a San Esteban de Litera, 22 de agosto 2017. Información e inscripciones en el Centro Joven de Binéfar o llamando al teléfono 974 429 530

No tendríamos problemas,

no le des vueltas así,

si cuidases tus cabellos,

si no olieras a jazmín.

Si quemases tus vestidos

color lila y cachemir,

si enterrásemos los sueños,

si volviéramos al fin.

 

No nos hablarían ellos

con ojos de mercader

donde quisimos amarnos,

donde quisimos crecer;

si no hubieras inventado

esas ganas de vivir

con sonrisas en otoño

en una tarde sin fin.

José Juan Lanuza: «Donde quisimos vivir. Para Aineto, Mipanas, Pui de Zinca, Ena, Chanobas, Ruesta, Artosilla...», en Ixo Rai!: ...pasa pues? ; Madrid : Fonomusic, 1995 (extr. La Litera información)