Nueva crónica de Julio Ollés

No amigos, no. Pensabais que era una broma, pensabais que a nosotros no nos iba a llegar, pues sí, La Litera al igual que todo el país, está con la inusual y patética pandemia del “coronavirus”, llevamos pocos días recluidos en nuestra casa y, a muchos les puede parecer como “un siglo”.

Estaba leyendo la prensa hoy domingo, día que declaro no apto para trabajar y, no será por no tener “faena”, que tengo y mucha, pero hoy es fiesta, por otro lado la forma de saber en que día vivo, hoy como decía domingo y me han impactado varias cosas, que a decir verdad, imagino que a ustedes también puede que les suenen.

Ya han comenzado dos carreras “supersónicas” entre EE.UU. y China, la una por ver quien descubre antes la vacuna del “anti virus” que dicho sea de paso, imagino que tendrán que saltarse algún que otro protocolo, antes de pensar en utilizarla en humanos, lo digo “por la ingente necesidad en el tiempo e intentar por ello menos muertes humanas”.
La otra por tener la supremacía mundial, que unos con su carisma Presidencial cada día más antipáticos y los otros –China- que ganan diariamente ade
ptos por su forma de proceder, más humanos, responsables y caritativos.

En 1987 decía el entonces Presidente Ronald Reagan, que “con nuestra obsesión con los antagonismos del momento, olvidamos todo lo que une a los humanos. “Quizás necesitemos una amenaza exterior, universal, para reconocer nuestro vínculo común” y, además apostillaba también “A veces pienso en lo rápido que desaparecerían las diferencias en el mundo si afrontásemos una amenaza alienígena” también podría haber cambiado esto último por “coronavirus”.

Estamos intentando restaurar un mundo con un orden caduco, quizás por cuanto no disponemos de otras soluciones. “En una crisis siempre hay algo positivo, y en ésta es que todo el mundo es consciente de tener el mismo interés” decía Bertrand Badie –profesor del Instituto de Ciencias Políticas en Paris.

Están habiendo muchas decisiones en tiempo vertiginoso, lo que ahora les intento explicar, dentro de una hora quizás no sea verosímil. Los datos alfanuméricos varían minuto a minuto, pero lo cierto que el último dato a las 16 horas de hoy es que 28.572 contagiados, 1.753 fallecidos, sanitarios, fuerzas de orden público infectados, y mucha población civil que no sabemos si son portadores o nó. Unos datos que hacen preveer otros mucho más devastadores, provocados por ésta pandemia extrema, que tanto nos lleva de cabeza a todo el mundo en general y España en particular.

EE.UU. y China, ya han comenzado a dilucidar quien ha provocado el “coronavirus”, EE.UU. dice que en China y ellos dicen que fueron los militares americanos en unas maniobras en China quienes lo hicieron, ahora no toca, será más adelante.

Ahora lo que toca, es la nueva era de las relaciones humanas, el profundo cambio que creo deberá producirse en la sociedad, el morir en una solitaria cama, sin compañía de propios, sin poder decirle el último adiós, ni -en muchos casos- saber de su contagio, debe servir para adentrarnos más en el mundo válido, en el mundo donde el ser humano sea la esencia, donde prevalezcan la vidad social, familiar, natural, de convivencia y por supuesto donde el dinero no sea quien marque las grandes diferencias.

Hoy ser dirigente de cualquiera de las asociaciones, agrupaciones, clubs, ong, partidos, peñas y demás, no faculta para anteponer la economía sobre el ser humano, ni mucho menos tampoco a los políticos de aquí –locales o comarcales- los cuales están para hacer la vida más gratificante a sus convecinos, no solo a sus amigos o votantes, siempre se gobierna para el gran colectivo que representas, por ello –todos igual-.

Dicen los expertos que nos volveremos y sentiremos otros afectos, cambiando el individualismo por la solidaridad –Santa Bárbara bendita- y, cuando escampa se olvida uno. Durará ésta “plaga” el tiempo suficiente para transformarnos?

Por mi parte amigos, si que puedo deciros que esta situación, no me puede cambiar mucho más, llevo cincuenta y tres años trabajando altruistamente para y por los demás. Mi experiencia me dice que debo proseguir en ésa linia, debo continuar aportando a la sociedad todo lo que ella me ha enseñado, todo lo que me ha reconfortado para llevar una vida alegre, humana y solidaria, nunca se debe mirar a quien se le hace un bien o un favor, nunca debemos vanagloriarnos de ello, siempre hasta el siguiente.

Dentro de todos estos años, he sido fiel a mis principios y ahora faltaría a ellos sino os ofreciese mi ayuda, sino presencial si hablada en la forma siguiente, si alguno de vosotros motivado por la soledad u otros menesteres deseais explayaros con alguien, no dudéis en llamarme, mi compañía en estos momentos no os abandonará, el 678 451790 lo pongo a vuestra entera disposición, y si a la postre es de utilidad, quedaré altamente satisfecho.

No salgais de casa.
Gracias


0
0
0
s2sdefault
Ola de Calor 2020