Sí, al matadero y sí a la moratoria sobre el porcino en Aragón

Txema Isabal, veterinario de oficio, es uno de los tres concejales de Cambiar Binéfar en el Ayuntamiento de Binéfar y actual concejal de Desarrollo Sostenible, Fomento, Empresa y Comercio y Medio Ambiente como resultado del pacto de gobierno con el PSOE.

En estos momentos eres una de las personas de las que más se habla cuando el tema es la llegada a Binéfar de “Litera Meat “ la empresa cárnica de capital italiano que se instalará en el Polígono el Sosal.

– ¿Como sienta a nivel personal, dirigir la concejalía con mayor responsabilidad en la instalación del matadero, cuando ideológicamente no lo compartes y políticamente tienes que asumirlo?

Es cierto que en este caso estoy “cabalgando” contradicciones manifiestas a partir de mi visión de la profunda insostenilidad de la ganadería intensiva de porcino sobre todo por el modelo agronómico y zootécnico sobre el que se asienta, por su innegable petroleodependencia y por su especial sensibilidad a los vaivenes geoestratégicos.  Dicho esto también es cierto que desde la izquierda siempre se ha reivindicado que la cadena de valor se cierre en nuestro territorio, de modo que la creación de empleo y los flujos económicos acaben creando riqueza aquí. Desde esta perspectiva resulta imposible decir no a un proyecto de esta magnitud, si bien es cierto que hay que hacer un adecuado diagnóstico del impacto en nuestra localidad y comarca y empezar desde ya, a trazar una estrategia de futuro que nos dote de las cotas de bienestar social que demandamos desde Cambiar Binéfar.

– ¿Cuál fue realmente tú papel en las negociaciones previas para la instalación de "Litera Meat" en Binéfar?

Hemos trabajado codo con codo con el alcalde y las instituciones aragonesas y lo cierto es que en el momento que la ubicación prevista inicialmente que corresponde a la zona de ampliación del polígono implicaba afectar a la cabañera y a fincas cuyos propietarios no estaban por la labor de la venta, el proyecto tuvo pie y medio fuera de Binéfar. El proponer una nueva ubicación en rústica, con mejores condiciones orográficas, predisposición a la venta por parte de los propietarios y resolver aspectos relacionados con las directrices sectoriales de explotaciones ganaderas fue clave para que la empresa decidiera definitivamente radicarse en Binéfar. 

– ¿Oportunidades y amenazas para Binéfar y comarca?

Que duda cabe que la creación de empleo (1500 trabajadores directos en hipótesis de plena carga de trabajo) y el valor añadido que se va a generar son los elementos más significativos de este proyecto. Desde el punto de vista de la economía convencional esto es la aspiración de cualquier político de desarrollo y más desde el discurso esgrimido siempre desde la izquierda que tenemos un sector primario muy poco elaborado, así cierras ciclo porque el producto sale super elaborado, directo para la ventagrandes superficies comerciales. Los riesgos/amenazas vienen condicionados sobre todo por propio el incremento demográfico y las nuevas necesidades sociales, educativas, sanitarias, urbanísticas y residenciales del nuevo Binéfar. La gestión que hagamos de ello, la capacidad reivindicativa ante las instituciones superiores, la habilidad para hacer partícipes de este proyecto a otras localidades de nuestro entorno acuciados por el problema de la despoblación y la búsqueda de soluciones integradoras van a determinar el tipo y nivel de impacto sobre nuestro bienestar.

–  En la industria cárnica es fundamental el agua. ¿Cómo está previsto el suministro hídrico?

Se ha hecho una petición propia a la CHE para realizar el suministro a través de una toma propia al canal que debería construirse este invierno hacia un embalse propio. El problema surge cuando el canal en invierno esa cortado un mes y en dos días tienen que hacer el acopio de agua para todo el mes, eso supone un caudal instantáneo muy alto por lo que el embalse tiene que estar lo más cerca posible de la toma del canal para evitar construir una gran tubería que permita ese llenado.

– ¿El caudal necesario está garantizado?

Sí. Dentro de la escala de prioridades, la CHE establece criterios de alimento humano, granjas e industrias, el regadío es el último eslabón y estamos hablando que van a ocupar unas 15 ha y que las necesidades de agua si fuera regadío equivalen a unas 100 ha, que es una cantidad razonable de agua.
Este era un punto que me preocupaba mucho y después de que la empresa en reuniones con comunidades de regantes, vió que tenía que acometer ese abastecimiento propio y digo que sí, ya comprendí que la decisión que se ubicara en Binéfar era firme.

– ¿Y el precio de los terrenos, supongo?

Sí, y también la cercanía al colector de la Faleva, la depuradora municipal, la cercanía a la N-240, la solución vial que se le ha dado al acceso a través de la rotonda del polígono que facilitará que el tráfico discurra a través del nuevo vial.

 – ¿Las obras del matadero las van a hacer empresas locales?

Me consta que alguna empresa local se ha ofrecido, pero la parte tecnológica la harán empresas europeas que tienen experiencia en alguno de los proyectos que han desarrollado en Polonia.

 – Hasta aquí las oportunidades. ¿Y las amenazas?

Los retos, problemas o amenazas que se plantean son de gran calado. El primer problema es el demográfico, el sociológico, y dentro de ellos el de habitabilidad y ahí si que tenemos que tomar soluciones.

– ¿Como tenéis previsto responder delante de las complejas situaciones sociológicas que se generarán? 

Imaginación en la medida en que otros pueblos quieran participar en el proyecto, conseguir que haya campaña de rehabilitación de viviendas en los diferentes pueblos, red de transporte adecuada para repartir el impacto sobre la población de la comarca.
Este proyecto requiere un gran nivel de implicación por parte del Gobierno de Aragón, tienen que comprender que puede ser la inversión de más impacto en Aragón durante muchos años porque Figueruelas o Guissona en Èpila, son tentáculos de Zaragoza y todo se diluye pero esto va a ser un impacto rural, rural.

– En una comarca prácticamente sin paro estructural, los futuros trabajadores del matadero tendrán que venir de fuera, con todo lo que esto puede suponer a nivel sociológico, sobre todo para evitar la creación de guetos. ¿Qué acciones tenéis previstas?

Desde Cambiar Binéfar se plantea la creación de una mesa de seguimiento polisectorial que planteará aspectos jurídicos y normativos para impedirlo. Binéfar tiene la gran ventaja que no existen zonas degradas ni privilegiadas, es muy disperso, por ejemplo frente a Monzón que tiene por un lado la Jacilla y por otro la zona debajo del castillo degradada y marginal. Aquí hay que trabajar desde los ámbitos rehabilitación de viviendas. A la DGA hay que hacerle ver que como proyecto de gran calado, como plan piloto europeo debería dotarse de entidad a este desarrollo rural tan impactante y en tan poco tiempo . Seguro que a nivel europeo hay partidas presupuestarias para impactos poblacionales en determinadas zonas hilvanándolo con los problemas de despoblación en La Litera Alta.

– Estos nuevos literanos van a tener que integrarse en la comarca y participar en las decisiones políticas y sociales. ¿Como lo veis, como un oportunidad o como una amenaza?

Políticamente es un reto pero también una oportunidad , ahí está la política de altura de miras, el saber gestionarlo, no desde políticas neoliberales donde todo vale, sino tratando de acomodar las problemáticas, la sanitaria con la precariedad en los servicios. Habría que establecer turnos sanitarios e incrementar personal, más que construir nuevas instalaciones. En cuanto a la educación con la construcción del nuevo centro lo tenemos más fácil. Estos asuntos, no se pueden dejar solo en manos de la DGA sino que hay que presionar desde el propio municipio.

– ¿Tendrá alguna compensación económica "extra" el ayuntamiento?

Nada más allá de la licencia de obras que puede ser de enjundia, los ibis que se generen a partir de ahí y el impuesto de actividades económicas IAE. La empresa en ese sentido no ha planteado la típica exención de impuestos, ni la búsqueda de subvenciones, ha sido muy llana, ha pedido unas buenas condiciones, pero no se le ha visto esa búsqueda especulativa que te hace desconfiar. En ese sentido estoy contento.

– ¿Cual es para tí, la parte de más peso específico en la construcción del matadero?

La parte de más calado es que tenemos un desarrollo porcino en Aragón tremendo, según esta lógica son necesarias unas industrias de transformación.El matadero viene a Binéfar porque sinceramente se ha luchado para que venga. A partir de aquí, el desarrollo porcino en Aragón es tremendo, según el consejero Olona existen seis millones de plazas de cebo en Aragón, teniendo en cuenta las diferentes fases de crianza, podemos establecer dos ciclos y medio o tres, estamos hablando que hay entre quince y dieciocho millones de cerdos en Aragón. Hay en el Inaga un montón de expedientes para nuevas granjas, el cerdo supone más del 50% del PIB del sector primario en Aragón, dicho todo eso y que va a haber un proyecto potente en Binéfar y otro en Epila, con estas dos empresas Guissona y el Grupo PINI queda muy estructurada la producción. Estamos tratando de trasladar al debate político de que ya es momento de parar, hasta aquí hemos llegado porque la dependencia del porcino es brutal y la gente solo lo analiza desde el punto de vista consumo pero hay otro gran problema que es la producción de cereales, soja y de agua para alimentar a esos animales y eso da una fragilidad estructural al sector, brutal. El día que haya cualquier contingencia con Argentina ¿qué hacemos? Es el momento de decir basta, de pedir una moratoria y al rincón de pensar en el desarrollo rural de Aragón, no puede ser que un sector tenga el peso especifico tan brutal como es la porcino cultura y la avicultura.

– Esto supondrá una transformación brutal de los cultivos , que de hecho ya se está dando en la comarca.

Sí, ya se está viendo en la fruticultura .Está apareciendo el nuevo fenómeno de las plantaciones por ejemplo de ACTEL donde se da la circunstancia que las cooperativas de segundo grado tienen una gran estructura de recursos humanos y tratan de rentabilizarla siendo ellos productores, no gestionando la producción de los socios. Estas cooperativas están haciendo grandes plantaciones.¡Es brutal!.  Hace unos días, venía de Albalate por Monte Porquet y lo que era Monte Julia se está llenando de fruta; yendo a Monzón hay 30 ó 40 ha de paraguayo. Y lo mismo pasa con otros cultivos tradicionales que poco a poco van desapareciendo en favor del cereal.

– ¿Tiene sentido que esto pase cuando el sector de la fruta dulce con el veto ruso está hundido?

Ninguno, pero el capitalismo es así

¿Se le va a exigir al grupo PINI una determinada permanencia en la comarca?. ¿Qué pasaría si dentro de 15 años se van?. ¿Pueden llevar a la comarca a la ruina?

Es un tema que no  puedes atar de ninguna manera. Puede pasar, aunque lo veo como el escenario menos probable, pero si sucediera implicaría necesariamente que la industria del porcino ha desaparecido. Puede ocurrir en una situación de colapso económico en general o del porcino en particular, si hubiera una epidemia de glosopeda en España automáticamente se vendría todo abajo, pero alguien que pone 70 m encima de la mesa y no pide gran respaldo... Otra cosa es que la empresa se vaya porque la ha comprado X , que de hecho es lo que ha sucedido en Polonia, allí han vendido a los chinos un proyecto similar.

– Podría pasar en un futuro, que siendo China uno de los países donde irá a parar gran parte de producción y los chinos que son los grandes expertos en copiar, se lo empiecen a producir ellos mismos?

Efectivamente. El capitalismo es así

– En el INAGA hay un montón de expedientes de granjas pendientes de aprobar, en los ayuntamientos crecen los permisos de obras y se está hablando de compra masiva de terrenos en comarcas limítrofes para que grupos inversores construyan macro complejos de cría de cerdos. Ante esta situación, ¿cual es vuestra posición como Cambiar Binéfar?

Moratoria a nivel Aragón, lógicamente. Políticamente hay que dejarlo claro. En este momento hay 4.000 familias que viven del cerdo en Aragón, 12.000 puestos de trabajo. Los ganaderos no lo dicen abiertamente porque temen enfrentarse con las integradoras pero están suspirando porque alguien diga: ¡parad ya !¡defendamos lo que hay!. En esa línea hay que moverse políticamente es decir: 12.000 personas viven directamente de esto, vamos a tratar de preservarlo y quedará un sector muy racionalizado dentro de la lógica capitalista. Está la producción, no así la producción nutricional que evidentemente, no hay tierra en Aragón ni para empezar a hincar el diente pero, desde el punto de vista político hay que ir por ahí , pensamos.

– ¿Qué piensa el loby ganadero de la comarca?

Si fuera porcinocultor, me estaría frotando las manos y si fuera una integradora todavía mucho más. Se abre una puerta muy importante que creará tensiones en el mercado y se podrá colocar mejor el producto, estos serán los grandes beneficiados, la empresa no tiene ninguna intención de participar el el proceso de integración.

– ¿Como vais a actuar desde Cambiar Binéfar?

Cambiar Binéfar, una vez que la apuesta es firme va a abrir un debate participativo lo más amplio posible para que todo esto que hemos comentado, retos, oportunidades, peligros, sea analizado y se pueda decidir. La postura de Cambiar Binefar como entidad, tiene que tener ante el proyecto en cuanto a posturas correctoras sociales que van en paralelo, con lo cual haremos un proceso participativo y que la gente decida.

– ¿ En resumen?

Sí al matadero, proceso participativo desde Cambiar Binéfar, mesa seguimiento plurisectorial , implicación máxima DGA, gobierno central y europeo para la obtención de fondos para estrategia de desarrollo rural y por último moratoria para la construcción de nuevas granjas. El crecimiento del sector tiene la pinta de una gran burbuja y en su momento puede petar.


0
0
0
s2sdefault