republicatechno01

Texto e Imagen: Jaume Garcia Castro

 

El pasado viernes 13 cerraron la sesión de DJ’s programada dentro del programa de las fiestas en Binéfar. Tras Óscar Mulero y sus acompañantes, este cuarteto de DJ’s subió a la mesa de mezclas, sacaron sus vinilos y empezaron a pinchar la música que más les gusta. Su único objetivo: pasárselo bien y hacérselo pasar igual de bien al público. Ellos son cuatro, como colectivo se hacen llamar República Techno y ayer pudimos hablar con el 75% del grupo.

Nos citan en su chamizo. Antes había sido un local de alterne y ahora es un local donde reunirse, pinchar música, hablar con los amigos, compartir momentos… A la cita acuden tres de ellos, el cuarto no puede venir. Carlos Moreno es el miembro ausente. Es una lástima, esta reunión se ha convocado y desconvocado tantas veces que al final parece mentira que podamos hablar con ellos. Nos sentamos en el chamizo, cada uno en una silla de un padre y una madre diferentes. Ellos son, por orden alfabético, Álex Arilla, Andrés Marco y Javier Marco.

Jaume Garcia: ¿Qué es lo que os impulsó a empezar a pinchar música techno?

Andrés Marco: Pues a mí los ritmos nuevos que escuchaba en la música electrónica. La primera vez que escuché esta música electrónica, sobre todo el techno y el techno house, oí ese timbaleo que era algo nuevo, algo diferente, no lo había oído nunca. Eso me impulsó a querer mezclar y a querer crear yo mismo aquello que escuchaba por ahí.

Andrés ya tiene 29 años, pero sus compañeros de colectivo todavía van al Instituto. Les explico que cuando tenía 14 años yo también hacía de DJ durante los veranos.

Jaume: En mi época era todo muy diferente. Primaba la línea melódica por encima del ritmo e intentábamos que no se notara el cambio entre canciones.

Andrés: Para mí es lo básico esto. Mezclar dos vinilos y que no se note el cambio, intentar cuadrar perfectamente los sonidos. Cuanto menos se note el cambio, para mí, es mejor la mezcla.

Javier Marco: Que quede todo como una canción, que no se note que son dos juntas, sino que quede todo como si fuera una misma canción.

Se conocieron porque Javier y Andrés son primos y al resto del grupo les gustaba como pinchaba Andrés. Poco a poco se fueron convirtiendo en lo que son, un grupo de amigos que pinchan la música que les gusta.

Jaume: Está claro que lo que os gusta es la música techno, pero ¿habéis investigado en otros estilos musicales más allá del techno?

Andrés: Yo empecé a pinchar techno porque era una música que me motivaba muchísimo, pero mi hermano baila breakdance y tiene un montón de música recopilada de disco y de funk de años atrás y me motiva mucho buscar otros tipos de ritmo.

Jaume: ¿Qué pinchais? ¿CD’s, vinilos?

Álex Arilla: ¡Vinilo!

Jaume: Debe ser difícil encontrar vinilos por aquí cerca, ¿no? Hay que ir a Lleida o Huesca…

Andrés: Lo que pasa es que ahora se está quedando un poco obsoleto. En las tiendas físicas cuesta encontrar vinilo ahora. Nosotros lo compramos por internet y hay que buscarse un poco la vida. Ellos han encontrado a un grupo de gente que tiene muchos vinilos guardados y les hemos podido comprar últimamente buena música, pero si no es difícil.

Jaume: ¿Cuál ha sido la mejor época para el techno?

Álex: Ya ha pasado. Ya pasó. Desde que se creó hasta ahora… Yo creo que los principios (hacia 1988) fueron buenísimos y hacia el final (los puristas señalan 1995 como el año de la muerte del techno, pero lo cierto es que hay tantas ramificaciones que también hay quien afirma que hoy en día está más vivo que nunca) también hubo una buena época con ritmos más cañeros. Hasta ese momento era todo muy puro, luego poco a poco se fue diluyendo en otros estilos. Es normal que eso pase, todo evoluciona, lo que pasa es que, yo por lo menos y creo que todos, intentamos que el techno no se pierda. Es un estilo de música y son unos ritmos que si seguimos poniendo es como si todavía estuviera vivo.

Jaume: ¿Cómo os llegó la invitación para tocar en las fiestas de Binéfar?

Álex: Bueno, fuimos nosotros que hablamos con el Concejal de Cultura, Carlos Corzán, para proponerle hacer algo de techno, porque no se había hecho nunca algo así en las fiestas de Binéfar. Había habido muchos conciertos de otro tipo, algún DJ en las carpas, pero no una fiesta techno.

Jaume: Es por eso que sorprende, por la falta de tradición. Y que para empezar venga Óscar Mulero que es uno de los grandes DJ’s del panorama musical actual.

Andrés: Para mí es lo que faltaba. Que trajeran a un grupo de gente que hace música electrónica es lo que hacía falta en las fiestas.

Jaume: Vosotros acabasteis la sesión pinchando los cuatro como colectivo. ¿Cuánta gente teníais escuchando vuestra sesión?

Andrés: No lo sabemos. En realidad es tan grande la Algodonera que necesitas muchísima gente para que dé la sensación de que está lleno. Nos han dicho que había unas 500 personas o por ahí. La Algodonera es un sitio muy difícil para crear un ambiente.

Álex: También está el hecho de que tienes las carpas al lado que dan música gratis justo al lado y eso influye también. Si no hubiera sido así, supongo que habría entrado más gente, pero teniendo dos carpas al lado con música gratis…

Jaume: ¿Como os repartisteis el tiempo de la sesión? ¿Os ibais turnando?

Andrés: Al principio habíamos pensado en pinchar media hora cada uno, pero luego nos dijeron allí in situ que teníamos hasta las 5 de la madrugada, entonces cambiamos los planes totalmente y pinchamos en grupo. Hicimos una pequeña rueda entre los cuatro y pusimos unos cuantos discos cada uno.

Javier: Fue divertido. Estar los cuatro juntos, porque estás allí y… Nosotros simplemente bailábamos, veíamos bailar a los demás y gozábamos de lo que veíamos.

Jaume: ¿Dónde ensayáis?

Andrés: Pues aquí o en un estudio que me he montado en la torre.

Javier: Nosotros aquí básicamente, porque vamos no nos pudimos hacer un estudio. Andrés ya lo tiene y también vamos allí de vez en cuando.

Andrés: Me hice poco a poco un estudio forrado de madera y espuma absorbente del sonido en un almacenet que tengo.

Jaume: ¿Cuántos discos podéis tener ahora entre los cuatro?

Álex: Pues ni idea, pero entre los cuatro ya debemos tener una buena masa…

Me hace gracia el concepto masa de discos. Luego, contando los de cada uno, llegamos a la conclusión de que deben tener unos 400 discos. Es una lástima que no haya espacios donde poder pinchar y bailar diferentes estilos musicales. Ese es uno de los déficits de la oferta cultural de la comarca, encontrar espacios donde poder disfrutar de la música en directo o de sesiones de DJ’s de diferentes estilos para que todos podamos disfrutar de una buena sesión de baile. Esperemos que, poco a poco y entre todos, consigamos ir paliando estos déficits. Estamos seguros que República Techno estarían encantados de participar activamente.

Para finalizar os dejamos enlaces con un par de sesiones que nos han cedido amablemente. La primera viene firmada por Álex Arilla y la segunda por Andrés Marco. Ponemos doble enlace: en Flash para que quede bonito y en enlace directo para los que tienen dispositivos que no aceptan Flash. Esperamos que os gusten.

 

Álex Arilla:

http://www.ivoox.com/sesion-alex-arilla-republica-techno-audios-mp3_rf_2379751_1.html

 

Andrés Marco:

http://www.ivoox.com/sesion-andres-marco-republica-techno-audios-mp3_rf_2379695_1.html

 


0
0
0
s2sdefault
Febivo 2019

Con voz propia

 ALDA I Jornadas de educación para la convivencia con perros