mercemiranda01

Texto: Jaume Garcia Castro

Imágenes cedidas por Mercé Miranda y Jaume Garcia Castro

 

La Litera, 27 de marzo de 2014.- Mercé Miranda es una mujer menuda, pero cuando la conoces cambias el orden de las palabras: ¡Menuda mujer! Ella es una de las socias del Tamarite Ski-Montaña que organiza la segunda edición del Pedalea, corre o anda contra el Cáncer, una cita deportiva solidaria cuyo objetivo es recaudar fondos para la investigación contra el cáncer. Mercé es la persona a quien se le ocurrió la idea de organizar este evento y es el motor que mueve a voluntarios, asociaciones y colaboradores para llevarlo a buen puerto. Este domingo, 30 de marzo, se celebrará la segunda edición.

Nos encontramos con Mercé en uno de los establecimientos colaboradores, Bodega Isábal, quienes donan una serie de artículos para sortear. Mercé se ha acercado hasta Binéfar para recoger en la tienda estos productos, así como unas publicaciones que también cede el CELLIT, así que la conversación transcurre en un ambiente, tan poco habitual como acogedor, como es una bodega.

Jaume Garcia: ¿Cómo surgió la idea de crear este evento solidario y deportivo?

Mercé Miranda: En octubre hará tres años que me quedé viuda. Mi marido tuvo cáncer de hígado y posteriormente de intestino y estuvimos cinco meses ingresados hasta que falleció. No es que este hecho sea el que lo origina todo, pero sí que surge de una conversación que tengo con mis hijos al cabo de un año y pico. Mi hijo pequeño, el Joanet [se refiere a Joan Riba Miranda], es muy deportista y siempre decía que teníamos que organizar una carrera, una Trail por aquí, en La Litera, y entonces caí en la cuenta y dije: “¿Y por qué no organizamos una prueba un poco dura, que es lo que nos gusta, y cedemos las inscripciones para una investigación contra el cáncer?” Así surgió todo.

Luego, cuando le quieres dar un poco de formato…, estamos viviendo un momento de auge de las carreras de montaña, pero dejan fuera a muchos participantes, porque son deportistas muy cañeros, así que empezamos a abrir el abanico. “¿Y si hiciéramos una carrera dura y otra más popular de personas que caminan?”, y ya que es recaudatorio, ¿por qué no añadir patines y bicicletas? Así surgió el meollo que es “Pedalea, patina, corre o anda”, se pueden realizar muchas disciplinas, que a su vez se subdividen en categorías. Puedes correr o pedalear 50, 25 o 10 Km., patinar 10 o 20 Km. y caminar 10 o 5 Km., te puedes ir adaptando a las actividades según tu condición física.

mercemiranda02

Cuando surgió la idea, no sabes qué tipo de envergadura va a llegar a tener un acto así y tampoco queríamos hacerlo a título personal, así que hablamos con Tamarite Ski-Montaña, asociación de la que formamos parte, y se pusieron en marcha apoyando, organizando, y dando un soporte incondicional como organizadores del evento. Cuando ya aseguramos que hubiera una entidad que nos diera apoyo y nos ayudara a organizarlo todo, nos pusimos en contacto con el médico que llevó el caso de mi marido. Mi idea siempre fue que, si recaudábamos un dinero, éste se donaría a la investigación. También queríamos donar el dinero directamente, no queríamos intermediarios, y queríamos asegurarnos de que el 100% de lo donado llegaría a las manos de los investigadores. Hablando con el doctor le dimos varios enfoques al asunto, desde asociaciones contra el cáncer, ayuda a nivel psicológico, hay una amplia gama de posibilidades, todas ellas necesarias, pero yo tenía muy claro que queríamos invertirlo en investigación. Por eso, cuando le dije lo que andaba buscando, o si no me buscaría la vida hablando con Universidades o entidades similares, él nos comentó que era miembro de la Asociación Española de Gastroenterología, donde tienen vías de becas. Allí, el dinero que tu donas va directamente a una beca, no va a otro tipo de actividades, ni administrativas ni nada por el estilo, el 100% va a la beca. Apostamos por esta vía.

El año pasado recaudamos, entre inscripciones y donativos personales, 6.085 euros, que fueron íntegramente a pagar una beca para investigar el cáncer de páncreas. Te puedes imaginar cómo estábamos de contentos. No nos esperábamos la respuesta que tuvo la primera edición. Ahora, desde el mes de septiembre, la gente de Tamarite me preguntaba por la calle si volveríamos a hacerlo este año y yo les contestaba que sí, pero solo una vez al año. Preguntaban porque se les había pasado la primera edición y querían participar en la segunda. Llegan las fechas, en febrero hacemos el lanzamiento de la segunda edición y la publicidad y hasta el viernes pasado sólo se habían apuntado cincuenta personas. Te puedes imaginar cómo estaba yo de nerviosa, porque el año pasado se apuntó muchísima gente, y eso que llovió e hizo un día de perros. No pensaba que era un fracaso, porque todo el dinero que se recaude será bienvenido, pero sí que sentía que no habíamos cumplido las expectativas generadas teniendo en cuenta las cifras del año pasado. El plazo de inscripción acababa el martes, digo acababa porque hemos decidido mantenerlo abierto. El sábado pasábamos de los 200 inscritos y el martes por la noche pasábamos de 400. Como organizadores, lo que más me preocupa es que, los que se apuntan a última hora es probable que no tengan la camiseta. Sé que es una cosa que lo van a entender y que no les va a importar, pero como organizadora me gustaría poder tratar a todos los inscritos por igual. No sé cómo irá, porque al ser recaudatorio, lo que nos interesa es que se apunte cuanta más gente mejor.

Puedo añadir que este año pagaremos una beca completa con el nombre de Tamarite que la Asociación de Gastroenterología ha creado para nosotros solos. El título este año es Beca Tamarite para la investigación del cáncer digestivo. Esta noche nos ha invitado la Asociación a la entrega de las becas y sabremos el nombre del investigador que ha ganado nuestra beca, el día 30 daremos en nombre del doctor que haya ganado la beca.

Jaume: Es una actividad que despierta muchas simpatías, pero el nombre es complicado. Entre nosotros, en casa le hemos puesto otro nombre más breve y más fácil: “Corre, salta y vuela”.

Mercé: [Risas.] La que está volando soy yo. El año que viene podemos poner ala delta y parapente, jajaja.

Jaume: Supongo que no os esperabais este éxito, pero Tamarite es una población muy participativa y solidaria.

Mercé: No, no nos lo esperábamos. Y menos en los tiempos que corren. Es un evento de inscripción cerrada y no es barato. Son inscripciones de 20 para pedalea, patina o corre y 15 euros para camina y 5 para los menores de 15 años, y se han apuntado familias enteras. En estos tiempos que vivimos, en los que vemos sobres y desfalcos por todas partes, la desconfianza se está instalando en todas partes, pero que la gente, sea por lo que sea, confíe en nosotros, eso es un orgullo. Esta muestra de confianza no tiene precio. Estoy súper contenta.

mercemiranda03

Jaume: Cuando hablabas de tu marido… mi hija nació diez días antes de que él falleciera.

Mercé: La vida es un continuo intercambio. Desgraciadamente, la cultura que tenemos no nos ayuda a morir en paz. Los que estamos al lado de la persona que se va no estamos acostumbrados a ayudarle a partir con tranquilidad. Durante los cinco meses que mi marido estuvo ingresado, prácticamente no salí de esa habitación. Le pregunté a los médicos y quise estar informada en todo momento. Se estableció una confianza tan grande con mi marido que no se dejaba curar si no estaba yo presente. El Hospital de San Jorge nos acogió con una profesionalidad y un respeto… tanto los médicos como las enfermeras. Creo que los que actúan de otra forma y luego se desesperan es porque no saben actuar porque no estamos preparados para la muerte. Un nacimiento es una alegría, pero es que nacemos para morir, hacemos un camino vital. Cuando llega este momento, necesitas un tiempo de adaptación por la ausencia de esa persona. Yo siento esa ausencia, tengo nostalgia, tengo recuerdos, pero no desespero, he llorado cuando he querido, pero no desespero.

Jaume: De todas formas, la beca Tamarite es una celebración de la vida, porque lo que busca es investigar en la cura de la enfermedad.

Mercé: Estoy convencida y por eso voy a por todas apoyando la investigación, es que antes una simple gripe o un sarampión eran mortales y ahora eso lo hemos superado. Hoy el cáncer se puede paliar y, en algún caso, hasta se puede curar, pero no lo tenemos superado. Hay personas que se escapan de la muerte por que tienen más fortaleza física, porque tienen células que se regeneran mejor, porque llegan a tiempo, porque se puede operar… por lo que sea, pero la palabra cáncer es todavía muy dura y no la tenemos superada, falta todavía muchísima investigación. Tenemos que saber de dónde viene. Mi marido marchó, pero yo estoy aquí para tirar del carro. Quizás es que soy egoísta, pero me siento muy bien haciendo lo que hago.

Mercé tiene trabajo a hacer, pero todavía le queda tiempo para expresar su inquietud por las personas que se apunten a última hora. Hay una bolsa con productos cedidos por empresas y comercios, para todos los participantes. La bolsa Caldo Aneto lleva también una camiseta conmemorativa y no habrá para todos. Por eso había un día concreto para cerrar el plazo de inscripción, pero para permitir que se sigan apuntando más participantes seguramente se hará corto con los obsequios. Eso es lo que más inquieta a esta mujer que tiene un objetivo anual: recaudar fondos para la investigación contra el cáncer. Por lo que parece, este año también lo ha conseguido. Aquellas personas interesadas en participar o en hacer donativos pueden informarse en el teléfono 687 658 685 o en http://tamariteskimontana.blogspot.com.

 


0
0
0
s2sdefault