jaadell01

Texto e Imagen: Jaume Garcia Castro

Binéfar, 25 de noviembre de 2013.- Llego unos minutos tarde a la cita y me encuentro a José Antonio Adell frente a una cerveza con limón. Cuando me ve, se levanta de la mesa para darme la mano. Ya he coincidido con él varias veces, hemos tenido conversaciones casuales, pero no le he entrevistado nunca. Es un hombre de esos que tiene una entrevista interminable, tantas son las cosas que sabe y sobre las que puede hablar. Además, con más de 1200 charlas y conferencias realizadas, es un orador que sabe cómo llamar la atención de su interlocutor. Uno tiene la sensación de que es un hombre incansable porque no hay acto cultural en La Litera por el que no aparezca Adell, ya sea como espectador o como oficiante. Deportista, investigador, escritor, lector… Adell parece un personaje renacentista. Esta semana la tiene movidita, entre actos, teatro y charlas, pero aún así nos atendió amablemente.

Jaume Garcia: Menuda semana tenemos por delante…

José Antonio Adell: Pues sí. Empezamos mañana (por hoy) con la presentación de una novela en Barbastro, Sueños de barro. La presenta Alfonso Carrasquer, que estuvo diez años de profesor aquí, en el Víctor Mendoza. Es una novela ambientada en la época del imperio romano en la provincia de Huesca, es su segunda novela. Le presenté también la primera y agradezco que quiera volver a contar conmigo. Es una novela de extraordinario interés, sobre todo porque toca una época muy difícil, nadie lo ha hecho hasta ahora.

Posteriormente, el viernes, los socios del Ateneo Republicano, aquí en Binéfar, me pidieron hacer una charla en lo que denominan “Memoria Histórica”, una serie de charlas sobre la guerra civil, la postguerra… Mi novela Heridas de guerra en un corazón altoaragonés se presentó ya hace un año en Huesca y Monzón y estuvo también en la Feria del Libro. Lo que haremos este viernes no es una presentación sino que ampliaremos un poquito y será más una charla sobre el Alto Aragón durante la Guerra Civil. Habrá mucha fotografía y la explicación irá transcurriendo según vayamos viendo las imágenes. Después de esta charla en el Ateneo, el mismo viernes a las 22:00h., se estrenará en Monzón una obra de teatro basada en mi segunda novela, Regreso al alba. El grupo Trotamundos de Monzón, con el título Omar, el bautizo del alcalde, la lleva a la escena y a mí, que estuve en uno de los ensayos, pues, la verdad, me resultó impresionante. Yo veía muy difícil que una novela como esta, con toda una serie de personajes muy complejos, con toda una serie de escenarios también complicados para llevar luego al teatro, se pudiera llevar a un escenario, pero aún así lo han logrado. Me gusta sobre todo el trabajo con el personaje, la parte emocional, el manejo de esos personajes tan complejos. Yo creo que sí, que han logrado una gran adaptación.

omarteatro02

Jaume: Debe de ser curioso ver a personajes que han nacido en tu cabeza, que te los has ido imaginando a medida que ibas escribiendo, acaben tomando vida, tomando cuerpo, en un escenario.

J.A. Adell: En mi caso, en la novela histórica, vas mezclando realidad y ficción, vas creando unos personajes, creas también unos hechos, tú los imaginas… Pero claro, cuando luego los ves reflejados en otro formato y se llenan de vida… Ya me pasó con la adaptación al cómic que hizo Juanfer Briones de mi novela El último Templario de Aragón, ¡pero es que esta vez se lleva al teatro! Ya son personajes de carne y hueso, con un vestuario y unos escenarios que intentan imitar la época, y que eran los que daban vida a la propia novela, con lo cual es aún más complejo.

Jaume: ¿Con qué faceta te sientes más realizado, con la de historiador, investigador, recopilador de historias y de folklore o con la de novelista?

J.A. Adell: Yo creo que son complementarias. No hay que olvidar toda la parte de escribir un libro sobre Aragón, donde se mezclan etnología, tradición, folcklore, historia, y donde puedo tener al lado un compañero como es Celedonio García, porque hay que recordar que la mayoría de los libros los hemos hecho conjuntamente, casi treinta años de publicaciones conjuntas… es nuestra vida, vamos a cumplir treinta años de publicar conjuntamente, porque el primero es de 1985...

Jaume: Es como estar casado con dos personas a la vez…

J.A. Adell: (Ríe) Sí, sí. Es un tiempo importante. Por lo que respecta a la novela, hay que pensar que fue en 2008 cuando me lanzo por primera vez al mundo de la ficción. No sabía qué ocurriría, porque escribir una novela siempre es algo muy complejo, pero fue muy bien, llevo ya tres novelas, una de la edad media, otra de la edad moderna y otra de la edad contemporánea, son novelas basadas en la zona. Esto ha sido en los últimos seis años, de alguna manera han sido los años de las novelas y pienso seguir escribiendo ficción.

Jaume: ¿Cuándo escribes? Tienes un trabajo, haces decenas de presentaciones, charlas y otros actos, eres como el perejil, que está en todas las salsas, y además una familia y tienes que investigar, escribir... ¿Cuándo duermes?

J.A. Adell: El día se puede alargar mucho, todo depende de cómo te organizas. Lógicamente, mi trabajo, estoy en labores de formación del profesorado, se me lleva una parte importante del tiempo. Y el tiempo que tengo destinado al ocio lo distribuyo entre la familia, hacer un poquito de deporte, leer, y luego hay una parcela que para mí es muy importante que es leer y escribir. El secreto está en aprovechar muchos días que tienes una hora, hora y media, para compensar esos días que estás muy cansado y no tocas ni siquiera el ordenador, fines de semana, algunos te cunden más que otros, vacaciones de verano… No hay que olvidar que, al menos en mi caso, suele salir una novela cada dos años, cuando era con Celedonio salía un libro cada año, pero lo escribíamos entre dos. Se puede llegar a ello siempre que tengas una cierta constancia, siempre he pensado que, en la vida, si consigues algo es por la constancia. Si haces un poquito cada día, aunque no sea todos los días, pero haces un poquito y te marcas unos plazos… Eso va un poco en contra de la inspiración, pero es lo que se dice: “Ponte a escribir que la inspiración ya llegará”, que es lo que entiendo yo que hay que hacer.

Jaume: Esta frase era de Picasso, que pintaba dieciséis horas diarias y decía: “Si me vienen a visitar las Musas, me encontrarán pintando”.

J.A. Adell: Exactamente. Eso es lo que me ocurre a mí. Ya me gustaría a poder dedicarle más tiempo a investigar, a escribir… Si me puedo jubilar algún día, espero poder dedicar mucho más tiempo a todo esto que me gusta, pero ahora es solo una parcela de mi vida. Tengo 58 años, no falta tanto, pero tal y como están las cosas, ya veremos…

heridas-de-guerra-en-un-corazon-altoaragones

Jaume: Heridas de guerra en un corazón altoaragonés es una novela contemporánea enmarcada en una zona que todos conocemos mucho. ¿Cómo han reaccionado los lectores ante la novela? Lo pregunto porque, claro, todavía hay personas que han vivido esa época.

J.A. Adell: Bueno, cuando presenté la novela ya dije que era un homenaje a mi padre, porque él había vivido la guerra en el bando republicano, aunque en la novela también se explica cómo se vivía en el otro bando. También era un homenaje a Pepe Beltrán, un buen amigo mío que fue docente en el Instituto Sierra de San Quílez, él fue quien hizo la portada de Binéfar, tradición y modernidad, y también el autor de la portada de mi primera novela, así que también le incorporé en mi dedicatoria. Yo quería que no fuera una novela ideológica. A veces lo difícil es quitarle esa parte ideológica a los temas de la Guerra Civil Española. Por ejemplo, ahora que se cumplen los 75 años de la Batalla del Ebro, que en noviembre ya había acabado todo prácticamente, ya se veía que el lado rebelde iba a ganar la guerra, pero de lo que se trata es de buscar el lado humano. Lógicamente es una novela histórica, el primer capítulo arranca el 17 de julio de 1936 en Huesca, con lo que explica el inicio de la guerra, y acaba el 9 o 10 de abril de 1939 en Barbastro, con lo cual abarca justamente todo lo que es la Guerra Civil. En la novela vemos personas de un bando que ayudan a personas del otro en situaciones extremas. Estoy satisfecho porque personas o hijos de personas que sé que sus padres estuvieron en un bando o en otro, me han felicitado. Personas incluso que, con distintas ideologías, se podían sentir identificados más con un bando que con otro, me han felicitado sinceramente por la novela. Por eso estoy satisfecho, porque he conseguido que saliera ese lado humano, que a veces es complejo porque es un tema que todavía crea heridas y que todavía hay heridas que no están cerradas. Creo que han de pasar todavía un par de generaciones para que acaben de cerrarse.

Jaume: Es un tema muy delicado. Parece mentira que hayan pasado ya 75 años.

J.A. Adell: Es un tema delicado porque hay que pensar que hay una represión, porque además de las personas que murieron en el campo de combate o víctimas de los bombardeos de la aviación, hubo muchas personas que murieron fusiladas. No olvidemos que en el bando rebelde hay toda clase de fusilamientos que empiezan ya al inicio de la guerra y que luego, cuando acaba la guerra, se sigue fusilando hasta 1945. Y en el bando republicano también se producen fusilamientos, en poblaciones contra los sacerdotes, personas que eran propietarios, contra personas de derechas, sobre todo durante 1936 y hasta inicios de 1937. Entonces nos encontramos con que los hijos y nietos de esas personas sufran heridas que han perdurado. No olvidemos también a los descendientes de esas personas que quedaron fusiladas y los cuerpos sepultados en cunetas y que es lógico que reclamen que esas personas reciban una sepultura digna.

Jaume: Es difícil vivir de escribir…

J.A. Adell: Sí, yo no he vivido nunca de escribir. Yo edito casi siempre con Editorial Pirineo, que es una editorial de Huesca, y los autores se llevan normalmente entre un 5 y un 10% del precio del libro, así que se pueden echar cuentas. Nuestros libros suelen ser ediciones de 1000 o 2000 ejemplares. Algunos libros, por ejemplo el de Brujas, demonios, gigantes, ha tenido varias reediciones, El último templario se reeditó, Heridas de guerra… está prácticamente agotado… Pero bueno, uno hace cálculos y cuando piensas lo que has podido ganar, ochocientos o novecientos euros, y lo que te ha costado ir a los sitios y recopilar la información. Al final lo haces porque te gusta, grandes beneficios no puede haber. Ojo, otra cosa sería casos como el de Luz Gabás, una altoaragonesa que saca una novela, Palmeras en la nieve, que ha vendido más de 200.000 ejemplares y que ahora una productora ha adquirido los derechos para que se lleve a la televisión igual que El tiempo entre costuras, de María Dueñas. Eso ya es otro campo, cuando uno puede llegar a ese nivel, pero nuestros libros hasta ahora han sido muy regionales. Sí que en Aragón han tenido una muy buena salida, pero limitados a Aragón. Sí que han salido a Cataluña, Valencia, pero siempre a colectivos de aragoneses que viven allí.

José Antonio Adell es un hombre con una memoria envidiable. Ha visitado todos y cada uno de los 731 municipios aragoneses y se sabe historias de todos ellos. El primer día de clase, en la facultad, suele preguntar de dónde son sus alumnos y les cuenta alguna anécdota de su municipio. Otros emplean ese don para aprenderse de memoria las alineaciones de su equipo favorito, pero Adell es un apasionado del estudio del territorio y le gusta dar la calidez y la cercanía de dar un dato cercano a los asistentes a sus charlas o a sus clases. Habla inclinado sobre la mesa, acercándose al micrófono, como si fuera tan alto que la propia altura hiciera vencer su cuerpo hacia adelante. Creo que es más la preocupación para que se grabe bien lo que dice que por una costumbre postural. Es un hombre que impresiona por la cantidad de conocimientos que tiene. Estamos ya al final de la conversación y le preguntamos por sus planes de futuro.

TERUEL

J.A. Adell: Bueno, pues en la Feria del Libro de Monzón vamos a mostrar Historia de nuestro pueblos: Teruel, que es un libro que presentamos con Celedonio García en mayo y que acaba la trilogía, porque se hizo Huesca y Zaragoza y ahora acabamos con Teruel, lo que pasa es que en la provincia de Huesca no lo habíamos presentado todavía y lo haremos en la Feria del Libro. También hay una reedición de Leyendas misteriosas de Aragón, que se publicó en 2003 pero se agotó enseguida.

Hay otros dos libros que están a punto de salir. Uno de ellos está ya concluido, lo hemos hecho con Celedonio, y es un salto a un espacio español. Así como hicimos en 2000 el libro Historias de bandoleros aragoneses, este nuevo libro es de bandidos de España. Aparecen solo los del siglo XIX, no hablamos de los de ahora porque sería una enciclopedia (Risas). Hablamos del bandolerismo romántico, todo el mundo ha oído hablar del Pernal, los Siete Niños de Écija, que son bandidos andaluces y hay muchas historias sobre ellos, pero hay bandidos en todas partes: Murcia, Valencia, Aragón, Castilla, La Mancha, Canarias… Hasta de Cuba, que en aquella época era territorio español. Aparecen unas cincuenta y tantas historias de bandoleros. Esperemos que el libro salga editado la próxima primavera.

Luego, estoy a la mitad o un poquito más de escribir una novela, espero sacarla para el próximo año en la Feria del Libro, y está relacionada con el Santo Grial. Es un tema que me apasiona de alguna manera y hay muchas leyendas. No olvidemos que el Santo Cáliz que está en la catedral de Valencia, según los investigadores que se reunieron allí en un congreso más la datación del Carbono 14, concluyeron que es de la época de Jesucristo, con lo cual es posible que sea el cáliz de la última cena. Hay muchos otros que también dicen que lo son, pero si alguno lo es, tiene que ser el de Valencia. La novela narra la llegada de este cáliz a Huesca en el Siglo III y cómo de San Juan de la Peña va a ir a Zaragoza, Valencia, Barcelona… Mil años de estancia del Santo Grial en tierras aragonesas, eso es de lo que trata esta novela.


0
0
0
s2sdefault

Con voz propia

 ALDA I Jornadas de educación para la convivencia con perros