Texto e Imagen: A. de Almeida

 

El devenir 

 

Se caen los ladrillos de un balcón y de repente se convierten en arte.

Hoy, en la calle de la Iglesia, al lado de la casa de Pano (Siglo XVIII), cerca de la plaza de la Iglesia, podemos ver una gran intervención, casi monumental de la policía local, que precinta gran parte de la entrada de una estrecha calle.

Entre conos, cintas, vallas y pequeños escombros se hace presente una pequeña pintada en un portal, que insulta al recién graduado en Bellas Artes, Antonio de Almeida, más conocido entre los suyos como Junior.

Observando estas series de acontecimientos, fue casi imposible desde el punto de vista artístico, no reconsiderar este escenario y no transformarlo en obra de arte.

Al final, resultan ser un una serie de acontecimientos,  cosas, objetos y acciones del tiempo, naturales o no,  que me hacen reflexionar conceptualmente, de cómo entiendo, desde el arte, ciertos conceptos que son determinados por los propios hechos reales de la vida misma  y que, por medio de la experiencia estética, cambian los sentidos de nuestras relaciones con el lugar, con el territorio, con el paisaje urbano y con los seres que lo habitan, acentuando nuestra visión crítica.

Ayer:

Mientras me preparo para ir a la ducha, suena el timbre. Era la policía local que advierte del peligro de los balcones. No me imaginaba lo que iba a encontrar. Bajo por las escaleras, salgo a la calle y observo la monumental intervención de estos agentes que han cercado todo el perímetro que envuelve el bloque de pisos.

 

Miro los balcones del casco antiguo, desde abajo, veo imperfecciones y al lado del portal de entrada un pequeño escombro, restos de un ladrillo que se cayó, a causa de un posible mal estado de conservación o más bien por su mal hechura. Delante de esta ruina contemporánea, solo cabe llamar a los del seguro…

 

Hoy:

Me despierto, voy a la calle, paseo los perros, vuelvo, salgo otra vez, vuelvo, y como siempre, me entero de boca de otros sobre una pintada en el portal. Bajo y veo dicha pintada.

Mi reacción:

Foto (¡Clic!) y sube a las redes sociales (otro síntoma contemporáneo).

La frase en el portal:

“Junior no eres un artista

Eres malo y tozudo”

 

Lo de tozudo es bastante cierto, se ve que me conoce el admirador(a).

Junto a la ortografía básica de nuestro supuesto poeta, grafitero  y crítico del arte (perdonadme los grafiteros, poetas y críticos), el perímetro de seguridad, que a principio era a causa accidental, deja de serlo para convertirse en la escena de un crimen contra la integridad moral. Los pequeños escombros, son los testigos de este accidental vandalismo convertido en arte por el estimado artista.

Et voilà!

La visión de un artista es la diferencia, entre el que mira un conjunto y el que lo separa por partes para volver a montarlos, diferentemente de lo que era antes.

Todo se transforma.

Esta pequeña historia real, se convierte en la oportunidad de ofreceros este primer artículo que habéis leído y finalizarlo con una lista de futuros temas en blanco:

   ·  Lugar

   ·  Espacio

   ·  Experiencia

   ·  Estética

   ·  Crítica

   ·  Gusto

   ·  Arte

   ·  Acción

   ·  Reacción

   ·  Intervención

   ·  Paso

   ·  Ruinas

   ·  Ser

   ·  Devenir

   ·  TOZUDEZ


0
0
0
s2sdefault
Febivo 2019

Con voz propia

 ALDA I Jornadas de educación para la convivencia con perros