opinión

La mayoría de los chicos me observan con la distancia y la estupefacción repetida de casi todos los días, pero Ayleanna no. Ella, como otras pocas muchachas, toma notas y se come esa distancia con su deseo de conocer. Su rostro no se inmuta cuando tacho inesperadamente el esquema recién dibujado y les digo que no vale en el caso de España. “¿Por qué?”, les pregunto. Entonces Ayleanna se cuelga de una sonrisa cargada de calle y me dice: “Porque es un bucle, vuelve para atrás una y otra vez”. “¿Cómo es eso?”, le inquiero. Ella lo explica: “Por lo que he entendido estas semanas, el hispanismo fue inventado como ideología que liga lo español con la Hispania de los romanos, borrando los siglos de cultura árabe e islámica y convirtiéndolos en algo ajeno. Tu país vuelve una y otra vez a los Reyes Católicos. Es una jodida condena”. Ayleanna tiene unos veinte años. Es una mujer pobre y negra del Bronx. Entiende mejor España que la mayoría de los españoles.

Ángel Luis Lara: «España como bucle», en eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 8 diciembre 2017 (extr. La Litera información)

0
0
0
s2smodern

 

La familia de mi nieto hemos recibido del Departamento de Educación, Cultura y Deportes una misiva cuya recomendación se adivina por la contestación que adjunto, con la mejor de las intenciones y dirigida a quien mejor corresponda.

“La educación es un derecho y un medio vital para promover la paz y el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales. El sistema de conciertos no solo debe garantizar la equidad y la igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo de la personalidad”.

En mi opinión sería más idóneo que el Estado cubriera totalmente la escolarización de todos los alumnos sin tener que recurrir a los conciertos, que aunque garanticen la gratuidad para todos los niños, no lo hacen con todos los matices de la enseñanza laica y aprovechan las actuaciones para incidir en la educación moral del alumnado a través de insistir en la religión, sino como, asignatura especial, si como, recomendación cotidiana y constante, con lo que se pretende la inclinación del alumnado a la religión católica en los centros concertados. Pongo como ejemplo la asistencia a sesiones y ritos religiosos y a la insistencia con todo tipo de intenciones. A mi nieto le aparecen estampitas religiosas por todos los rincones.

Educación gratuita, SI. Educación libre, TOTALMENTE.

0
0
0
s2smodern
0
0
0
s2smodern
0
0
0
s2smodern

. . . un ejército de bots al servicio del Kremlin rompe la unidad de España con la ayuda de los famosos hackers Edward Snowden y Julian Assange . . .

Lo que sí es verdad es que hay ejércitos de bots tuiteando sobre Catalunya, y sobre muchas otras noticias políticas en muchos países. No porque trabajen para Putin, sino porque el nuevo mercado del marketing digital ha contaminado el debate político, ha intoxicado a los medios y está a punto de romper Internet . . .

Los bots (robots) . . . son cuentas automatizadas que hacen tareas mecánicas, generalmente distribuir spam, retuitear mensajes con determinadas palabras o repetir el mismo mensaje con distintas cuentas cuando aparecen ciertos hashtag. Los perfiles falsos son cuentas de nombre inventado y foto robada, manejadas al peso por personas reales . . . La evolución natural de ambos es el cyborg, el perfil falso y semiautomatizado que está contaminando las redes y que se cría en las granjas de trolls.

Las granjas de trolls son una especie de call centers donde cientos de personas crean, manejan y monitorizan cientos de miles de cuentas cyborg. No son hackers, porque no hace falta. Son publicitarios, periodistas y vendedores en paro, pero también estudiantes y amas de casa en apuros. No necesitan ser programadores, solo manejarse en las redes y gestionar un enjambre de cyborgs en distintas misiones. Su salario depende de su eficiencia, pero no cobran mucho. Es un trabajo precario en una economía brutal.

Si el cliente quiere generar interés en torno a un nuevo producto, el enjambre busca espacios de interés y produce cientos de comentarios positivos y los disemina rápidamente por medios, foros y tiendas online. Si el cliente quiere deshacerse de la competencia, el enjambre hace lo mismo pero para difamar. El enjambre ataca en grupo: los perfiles falsos se enlazan y se dan la razón unos a otros, tanto para defender un producto como para destrozar a un rival con abusos verbales o acabar con un tema a base de provocación . . .

Marta Peirano: «No son bots rusos, es Capitalismo 3.0 reventando el debate político online», en eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 20 noviembre 2017 (extr. La Litera información)

0
0
0
s2smodern
Página 1 de 44
Campaña Navidad 17