opinión

0
0
0
s2smodern

La prisión de los dirigentes catalanes es para el gobierno un motivo de orgullo del que alardea sin reparo. Sin importarle nada que sus afirmaciones al respecto . . . indiquen sin muchos matices que la separación de poderes no existe.

. . . Siguen violando los derechos más elementales de esos ciudadanos españoles porque si los liberaran no tendrían más remedio que hacer lo mismo con Carles Puigdemont, si éste se presentara al día siguiente en un juzgado. Y una vez realizado ese trámite podría perfectamente aspirar a ser elegido president de la Generalitat. In person.

Rajoy no puede tolerar eso. Sería la confirmación más humillante del sinsentido de su estrategia frente al independentismo. Que el ex-president volviera a su despacho después de una elecciones que Rajoy convocó –con la intención, se supone, de doblar el espinazo a Puigdemont y a los suyos– sería una vergüenza. Ahí sí que Ciudadanos haría sangre.

Carlos Elordi: «¡Libertad para los presos políticos catalanes!», en eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 9 febrero 2018 (extr. La Litera información)

0
0
0
s2smodern
0
0
0
s2smodern
0
0
0
s2smodern

En estas últimas décadas nos hemos centrado en la agilidad y la iteración porque la tecnología ha sido bastante estable. Cada nueva generación de microprocesadores ha ofrecido más potencia y más capacidad, pero funciona exactamente igual que las generaciones anteriores. Los avances en las baterías de litio significaban que nuestros dispositivos podían reducir su tamaño, pero poco más había que cambiar. Hoy, sin embargo, esos viejos y cómodos paradigmas se están agotando. La ley de Moore está cerca de la saturación, y las baterías de litio llegarán a su límite teórico en 5 o 10 años. Estas tecnologías serán reemplazadas por otras todavía mal comprendidas . . .

Probablemente en el futuro inmediato veremos una nueva era de innovación que se parecerá más a las décadas de 1950 y 1960 (abordar nuevos campos como la astronáutica o los ordenadores) que a los años 1990 o 2000 (aplicar la tecnología anterior y mejorarla continuamente). En buena parte el valor de la innovación se alejará de las aplicaciones y volverá a los problemas fundamentales. Lo cual requerirá un esfuerzo sostenido para afrontar grandes desafíos.

. . . la tecnología actual permite a las pequeñas organizaciones embarcarse en proyectos ambiciosos: “En el entorno actual de proceso en la nube, software como servicio y datos abiertos, la oportunidad para organizaciones de cualquier tamaño de fijarse grandes retos con inversiones mínimas no tiene precedentes”.

Independientemente de la forma que adopte —sprints cortos y ágiles o inversiones a largo plazo y grandes desafíos— la innovación consiste básicamente en resolver problemas. Y cuanto mayor sea el problemas abordado, mayor es la rentabilidad potencial. Afrontar un objetivo difícil no mejorará sus resultados el próximo trimestre pero podría elevar su empresa a otro nivel.

Greg Satell: «Why the Rewards for Ambitious Problem Solving Are About to Get Bigger», en HBR.org ; Boston : Harvard Business School Publishing Corporation, 8 enero 2018 (extr. y trad. La Litera información)

0
0
0
s2smodern
Página 1 de 46
Cartel mesoterapia
Cartel mesoterapia