expounayuna04

Texto e Imágenes: Jaume Garcia Castro

 

Binéfar, 24 de enero de 2014.- Hace pocas semanas, en un artículo sobre otra exposición pictórica, comentábamos que es necesario que éstas se vayan efectuando asiduamente, que el público se acostumbre a valorar la propuesta de los artistas y que éstos se atrevan a mostrar su obra ante un público abierto, más allá de amigos y familiares. En este contexto debemos aplaudir la iniciativa de dos mujeres que han visto cumplido un sueño, han dado un paso adelante y nos muestran el resultado de su afición por la pintura. Y aplaudimos no solo el valor reunido para exponer su obra, sobre todo teniendo en cuenta que su intención no es la de vivir del arte, sino que aplaudimos también la propuesta artística que nos proponen, ambas muy interesantes, que nos abren una pequeña ventana al alma de estas artistas.

Vayamos por partes. Para empezar, una apreciación personal. Agradece el espectador que la exposición sea de solo dos artistas. Así podemos apreciar un extenso número de obras de cada una de ellas y comprobar su estilo personal, su evolución y su aplicación de la paleta de colores, si se va manteniendo o se va alterando a lo largo del tiempo. Luego cada espectador tendrá una opinión sobre lo que se muestra, pero para empezar creemos que es la forma más honesta de mostrar la obra pictórica, especialmente cuando se trata de artistas que dan sus primeros pasos en el terreno de la exposición de su obra. El público reaccionó muy positivamente ante las obras mostradas, no solo el consabido “público amigo” sino aquellas personas que, de forma espontánea, iban entrando en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Binéfar. Si vemos la exposición en el sentido de las agujas del reloj, la primera mitad de las obras expuestas son creaciones de Ángeles Lacasa y la segunda parte de la exposición corresponde a obras de Nati Puyal. Ambas se han incorporado ya adultas a expresarse artísticamente y lo han hecho a través del Taller de Artes del Ayuntamiento de Binéfar. Ángeles Lacasa se apuntó hace cuatro años, mientras que Nati Puyal lleva ocho asistiendo al taller. Se nota que Nati tiene más práctica y que domina el dibujo y tiene tendencia a mostrar imágenes muy realistas, pero Ángeles deja rienda suelta a su mano, confiando en su pulso y el uso de la espátula y con una paleta cromática en la que azules y rojos tienen vida propia.

expounayuna02

Ángeles Lacasa es una mujer que siempre quiso pintar pero que no lo había hecho porque su trabajo le absorbía muchas horas, pero su marido y su familia la empujaron a que lo intentara. Decidió trabajar media jornada y poder dedicar horas de su tiempo libre a pintar. Según nos confiesa, ella dibuja todos sus cuadros y los estructura perfectamente, pero una vez hecho, coge la paleta y prescinde del detalle, se queda con las simetrías y el esquema general y deja volar la mano. Esa libertad se nota en su obra y es su rasgo más destacado junto con la utilización de los azules, presentes en toda su obra y los rojos, que últimamente están perdiendo presencia, “y el naranja, utilizo mucho el naranja para dar alguna pincelada” nos confiesa. “Somos alumnas, hacemos esto porque realmente nos gusta. En mi primera exposición me tuvieron que empujar. La hice en La Arcada y me costaba mucho desprenderme de mi obra”, decía sonriendo. Se la veía contenta, sobre todo porque había venido Mario, su profesor del Taller, y porque se acercó a la exposición el alcalde de Binéfar, Agustín Aquilué, quien recorrió la muestra acompañado de las dos artistas convertidas en comentaristas excepcionales de su propia obra.

expounayuna01

Nati tiene una forma muy especial de mezclar la pintura. Lo hace directamente en el lienzo, viendo cómo se juntan los colores sobre la superficie de trabajo dándole a alguna de sus piezas un aire de irrealidad que a mí particularmente me ha gustado, creando un distanciamiento que se ve reforzado por el sentido puramente fotográfico de sus motivos pictóricos. Es como si quisiera fotografiar la realidad y en algunos casos lo consigue. Especialmente en dos cuadros que pueden pasar desapercibidos, uno es una ventana con una persiana rota y el otro es un pequeño retrato de un gato, sabe retratar la imagen original y dar un paso más allá. “Yo disfruto pintando y mi técnica consiste en ir poniendo colores con la espátula e ir matizando posteriormente con el pincel, y vas alargando y queda repulido. No es tan agradable a la vista ni tan espontáneo, pero bueno…” nos confiesa Nati Puyal.

expounayuna03

Lo cierto es que tiene talento para crear esos colores de forma tan inusual. Desde pequeña se sintió atraída por el dibujo y la pintura y pedía material de pintura a los Reyes Magos “pero en aquella época, en un pueblo y en casa de campo no se podían conseguir ni se podía ir a estudiar ni te podían comprar según qué cosas, porque aunque no hemos pasado nunca calamidades, económicamente no nos lo podíamos permitir. Lo único que me pudieron comprar cuando iba al colegio fueron acuarelas. Afortunadamente tuve una profesora que dibujaba muy bien y me enseñó a pintar con acuarela. Luego, con el paso de los años me decía: “cuando me jubile me apuntaré a algún sitio que me enseñen”, pero me apunté antes. Ahora estoy enferma y gracias a la pintura estoy viva, si no yo ya me habría muerto, porque ¿tú sabes lo que te despeja la cabeza ponerte a pintar? Hay cuadros que se me cruzan porque no puedo sacar el color que yo quiero, pero ese rato que estoy pintando no pienso en otra cosa”, nos dice con la satisfacción de ver cumplido un sueño largamente perseguido.

La exposición se puede visitar hasta el próximo 2 de febrero en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Binéfar.

 


0
0
0
s2sdefault

Con voz propia

 ALDA I Jornadas de educación para la convivencia con perros