Texto: Gabinete de Prensa Diputación Provincial de Huesca

Imagen: Gabi Orte

 

En la octava edición de trufa-te, se han elaborado 12.000 platos y en solo tres horas más de 3000 personas han participado del sabor y aroma de este producto que se recoge en tierras altoaragonesas.

Barbastro, 21 de febrero de 2015.- Trufa-te, la mayor degustación popular de trufa, ha llenado a los veinte minutos los más de 2.000 metros cuadrados del recinto ferial de Barbastro dispuestos para la celebración de su octava edición. Desde las 19 horas, más de 3.000 personas se han acercado a las múltiples posibilidades culinarias de la trufa que se recoge en tierras altoaragonesas, y que hoy ha tenido la forma y textura de 12.000 tapas. Entre los asistentes, estaba el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca y alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, y el presidente de los truficultores, José Vicente Girón, así como el vicepresidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, o el responsable de Innovación Local, Luis Gutiérrez, entre muchos otros.

La Diputación Provincial ha consolidado esta jornada como una de las citas más relevantes en torno a la trufa, pensada para los amantes de la gastronomía de calidad pero, sobre todo, abriendo las puertas al gran público porque, como ha manifestado el Presidente de la DPH, Antonio Cosculluela, “lo que hoy se ha conseguido es acercar y popularizar un poco más la trufa con la complicidad de nuestros restauradores”, de los que ha dicho “hay pocos en esta provincia que no lo trabajen en sus cocinas”. Cosculluela ha echado la vista atrás y ha hecho hincapié en la importancia que ha tenido “recuperar un producto propio e iniciar el proceso hacia lo que a todas luces es ya un valor añadido a la actividad económica del medio rural”.

Trufa-te se cierra por octavo año consecutivo con éxito de público y de crítica hacia los manjares preparados por diez restaurantes del Somontano. Antes de las 22 horas ya no quedaban tapas, y eso que en esta edición trufa-te ha batido su propio récord con más de 12.000 platos. La gastronomía en miniatura ha estado regada con unas 400 botellas de vino de la DO Somontano, además de agua Vilas del Turbón y Veri y cerveza Mahou-San Miguel que han cedido sus productos para esta cita.

En el caso de Barbastro, han sido una decena de establecimientos los encargados de transformar los 12 kilos de trufa en “deliciosas y sorprendentes tapas”, como han calificado muchos de los asistentes, que han podido ver presentado este hongo en tantas formas como uno se pueda imaginar: frescas, troceadas, en láminas, en jugo, como acompañamiento… La trufa también ha encontrado el mejor maridaje en los productos autóctonos de esta zona como puede ser las verduras y hortalizas de la huerta, el queso de Radiquero, la leche de oveja de Fonz o la sal de Naval, y también han estado presentes en algunas de las recetas las conocidas patatas de Chía, por poner algún otro ejemplo. En resumen, un sinfín de propuestas que se han podido degustar a un precio popular: dos euros y medio daban derecho a degustar dos platos, acompañados de una consumición.

También se ha podido adquirir trufa fresca en el espacio de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón, que este sábado se han trasladado de Graus a Barbastro, y desde donde han alcanzado los 8 kilos de trufa vendidos. Un hecho que el presidente de los truficultores, José Vicente Girón, ha destacado muy positivamente también en la línea del auge de la truficultura en la provincia “del que tenemos que ser consciente y que viene dado por la situación del territorio y una climatología muy especial que en otros sitios no se da”.

El menú de trufa-te8

El restaurante Pirineos ha dado comienzo al particular menú de trufa-te con el denominado puré ‘Robuchón’ con huevo, cebolla caramelizada y coronado con trufa negra, mientras Marina y Goyo de El Placer ofrecían a los miles de visitantes una fideuá de boletus y trompetilla de la muerte que tenía un sabor diferente con la muselina de trufa que la acompañaba. Con el arroz de trufa en directo, El Flor de Barbastro ha hecho que cada uno pudiera terminar de hacer su propio plato.

Desde Alquézar ha llegado La Marmita de Guara con una elaboración consistente en ravioli de cordero con parmentier de patata, crema de calabaza y trufa negra. El San Ramón de Barbastro se ha puesto creativo con un plato que se está poniendo de moda, el trampantojo, en este caso de trufa y en su hábitat donde, a ojos de quien lo comía, nada parece lo que es.

La brandada de bacalao con patata y trufa es otra de las deliciosas recetas que se han podido degustar, en este caso se encontraba al frente el establecimiento El Trasiego. Por su parte, el restaurante Bodega del Somontano, de El Grado, ha mostrado cómo sabe la carrillera trufada que se ha servido sobre una rebanada de pan de cristal mojado en aceite de trufa y salsa de boletus, y el restaurante del Gran Hotel de Barbastro es quien se ha encargado de elaborar la papada de cerdo con crujiente de pan de cristal sobre patata a la que, en el último momento, se añadía la ralladura de trufa para que conservara su aroma y sabor.

El toque dulce lo han puesto los restaurantes Tres Caminos y Sobrelías con dos un canelón de chocolate blanco y piña colada con trufa y una panacota de trufa con mermelada de boletus y crujiente de chocolate y que incorporaba sal de Naval.


0
0
0
s2sdefault

Con voz propia

 ALDA I Jornadas de educación para la convivencia con perros