3exaltacionbomboytambortamarite

Texto e Imágenes: Jaume Garcia Castro

 

Tamarite de Litera, 26 de abril de 2014.- A pesar de que la temporada está a punto de acabarse, lo cierto es que la presencia de las bandas de tambores y bombos de La Litera empieza a notarse en Semana Santa. Es en esta época del año cuando las diferentes Bandas y Cofradías adquieren más visibilidad y donde se concentran la mayor parte de las Exaltaciones y Encuentros que se celebran en la comarca. Algunas de estas celebraciones varían de fecha porque van ligadas a las fechas de la Semana Santa, otras en cambio tienen una fecha concreta en el calendario. Este año la de Tamarite se ha adelantado casi un mes respecto a la del año anterior, que se celebró el pasado 25 de mayo de 2013.

Partiendo de cinco puntos diferentes de la localidad, una a una las cinco bandas fueron desfilando por las calles tamaritanas hasta llegar al punto de encuentro, el espacio habilitado como aparcamiento tras el edificio del Centro de Entidades. Nosotros nos encontramos al llegar a Tamarite con la Banda La Verónica de Reus que partía desde el monumento a Joaquín Costa, en el Paseo del Hortaz, y con ellos fuimos descendiendo hasta llegar al escenario, donde ya estaba esperando la banda de Azanuy.

Un total de cinco bandas se han reunido este año en Tamarite. Además de los anfitriones, que a pesar de tener poco más de tres años es una banda completamente consolidada y de una gran calidad, se pudo disfrutar de la actuación de otras cuatro bandas. La primera en actuar fue la Banda de Bombos y Tambores Villa de Azanuy, una de las de mayor prestigio y habilidad de la provincia. Los percusionistas azanuyenses trabaron una magnífica actuación en una temporada que está resultando bastante completa para esta banda. Recordemos que el próximo sábado 3 de mayo se celebrará en la pequeña población literana la XI Exaltación de Bombos y Tambores “Villa de Azanuy” que cada año es más espectacular que el anterior. Nos consta que están ensayando todos los viernes, sábados y domingos para llegar a esta Exaltación en perfecto estado de forma y sincronía. Lo visto en Tamarite gustó mucho y así lo reconoció el público reunido. Tras los de Azanuy llegaba el turno de la Asociación Municipal de Tambores y Cornetas de Sariñena. Los monegrinos realizaron una actuación correcta, aunque desigual. La corneta no es un instrumento fácil y se notó, pero la sección de percusión tiró hacia arriba del conjunto y el resultado final fue satisfactorio.

 

 

 

La Cofradía de La Verónica de Reus tiene su propia Banda de bombos y tambores. La Banda La Verónica realizó una muy buena actuación, con constantes cambios de ritmos y letanías, con muchos músicos muy jóvenes y una gran capacidad de trabajo en equipo. Verles actuar resultó una muy agradable sorpresa. Entre los percusionistas de La Verónica, la más joven de toda la Exaltación, una niña de cuatro años. La cuarta actuación fue la del grupo más joven de la jornada. Creado en 2012, el Grupo de Bombos y Tambores de Salas Altas tiene una plantilla muy joven y, precisamente por ello, tendrán una enorme proyección en el futuro. En esta actuación tuvieron momentos brillantes y otros un poco más modestos, pero en general era una actuación bastante notable. Tras los del Somontano, el turno fue para los organizadores. En enero de 2011 se fundó la Banda de Bombos y Tambores de Tamarite de Litera. Vestidos habitualmente de azul o verde, son un grupo tremendamente disciplinado y su evolución ha sido rápida y efectiva y hoy en día son una banda de enorme mérito. Los más jóvenes trenzaron una actuación muy técnica para su edad y los mayores demostraron el nivel al que han llegado los literanos.

Al acabar las actuaciones, como viene siendo tradición, las cinco bandas se juntaron para una actuación final conjunta. Es emocionante ver cómo músicos de grupos tan diferentes consiguen llegar a una comunión rítmica y alcancen ese nivel de compenetración. Sin duda, las horas de ensayo influyen, pero es indudable que el talento personal, el de cada individuo, influye en conseguir esa sensación final de formar parte todos del mismo equipo.

Tras el último golpe de baqueta, cada grupo se reunió para dejar sus instrumentos y se reunieron a partir de las 19:15h. en el Pabellón Municipal donde los anfitriones ofrecieron un refrigerio a los participantes para que recuperaran fuerzas antes de volver a sus poblaciones de origen.

 

 


0
0
0
s2sdefault