Cuatro meses después de su inauguración sigue sin señalizarse

El pasado 3 de noviembre se inauguraba la variante de Castillonroy, casi dos kilómetros que evitan cruzar el casco urbano a los vehículos que se dirigen a Baldellou, Camporrells o Saganta.

Una obra importante para vecinos y vecinas de la localidad y para quienes transitan por esta vía, que hasta la puesta en servicio de la variante era una estrecha travesía donde se ocasionaban numerosos problemas especialmente con la circulación de camiones y vehículos pesados, que en algunos casos era necesario que estos se detuvieran y maniobraran para evitar colisionar con balcones y aleros de viviendas.

Fernando Marqués, presidente de CHA-La Litera/La Llitera y portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Camporrells no entiende como “después de casi cuatro meses de su puesta en servicio es inexistente la señalización en el cruce con la A-2218 que indique la dirección hacia las localidades próximas, Baldellou, Camporrells y Saganta, por lo que esperamos que la Diputación Provincial de Huesca tome nota y la instale sin dilación”


0
0
0
s2sdefault
Ola de Calor 2020