Desde el jueves pasado se están realizando en Binéfar unas jornadas educativas muy poco habituales, pero muy necesarias para comprender mejor a los perros y a los humanos

Organizadas por ALDA (Asociación Literana en Defensa de los Animales), estas jornadas han podido realizarse gracias a una subvención de la Diputación Provincial de Huesca con la colaboración del Ayuntamiento de Binéfar. Hemos entrevistado a David Ballabriga coordinador de las jornadas.

— ¿Porqué estás jornadas?

Surgen cuando ALDA, después de recibir la subvención destinada a la educación canina, me llaman para ver que se podría hacer. Comenzamos a trabajar sobre una serie de actividades, sobre todo charlas en los colegios para enfocar a los niños, las edades más tempranas de la vida, en la base de la educación, para hablarles de como relacionarse con los perros, la manera de entender a los perros en un entorno humano y como ofrecerles el máximo bienestar posible. Para hablarles también de la importancia de la adopción en lugar de la compra y la importancia de ayudar a asociaciones como ALDA o cualquier otra protectora. A parte de esto se realizarán una serie de charlas de ponencias, charlas y talleres prácticos basados en diferentes aspectos de la educación canina y de la veterinaria, concebido desde un paradigma de educación lo más natural y estable posible dentro de lo que entendemos como el desarrollo natural del perro hacia su madurez.

 —¿Crees que la "humanización" del perro en nuestra sociedad actual es beneficiosa o perjudicial para ellos?

Está claro que estamos haciendo vivir a los animales, a los perros en este caso, ya no solo en un entorno creado por nosotros, que ni nosotros mismos comprendemos y que para nosotros ya no es sano, sino que hemos generado un problema extensible a nivel de especie y les estamos pidiendo a los perros que sean ellos quienes aporten la solución a un problema que hemos creado nosotros. Es importante entender que los perros ahora mismo son dependientes del humano, que no podrían vivir sin nosotros y al revés sí. Es importante entender que es una especia diferente, con unas características comunes a nosotros y otras que son diferentes y es importante entender que por ejemplo: el mejor maestro que puede tener un perro es otro perro. Nunca será un humano por mucho que esté informado sobre el tema. Cuando hablamos de la importancia de no humanizar al perro, estoy cien por cien de acuerdo, pero muchas veces este término se ha utilizado por profesionales cuyos métodos desde mi punto de vista dejan mucho que desear para validar sus métodos. Muchas veces son métodos que se basan en el castigo aunque se vendan de otra manera. Sí es importante tratar de no humanizar al perro. Desde mi punto de vista esto quiere decir entender cuales son sus necesidades y no pretender que sean cuales sean estas carencias en un entorno humano, se comporten como nosotros creemos que se tienen que comportar. Para mi este es el punto más importante.

 — ¿Porqué crees que como sociedad hemos llegado al punto que nos relacionamos mejor con los animales que con las personas?

Esto me lleva al inicio de esta conversación. En lo fundamental que es trabajar en la base. En esta serie de charlas que estamos haciendo yo incido de manera muy directa en la importancia de ayudar a asociaciones como ALDA a la adopción, no fomentar la compra y de entender al perro como un ser vivo que tiene unas necesidades características. Esto es un trabajo a largo plazo que hay que hacer. Desde mi punto de vista la solución del problema de la adopción, los perros abandonados, no es que los perros que hoy puntualmente están sin hogar encuentren un hogar. La solución va mucho más allá y pasa por la educación, la concienciación. Desde mi experiencia es fundamental que antes de intentar encontrar el mejor  encaje del perro en esta sociedad, nos responsabilizamos de encontrar nuestro propio encaje en esta sociedad. De ahí se derivan todos los problemas, tanto con los perros como cualquier otro ámbito. Esto es un trabajo a largo plazo, un cambio en la sociedad que implica movimientos que llevan tiempo. Mientras tanto mi trabajo consiste en intentar que dentro de esta sociedad tal y como es, sin pretender cambiarla, tanto los perros como las personas que conviven con ellos obtengan el mayor grado de armonía y bienestar posible. Hay muchas veces un segundo trabajo, muchas veces subyacente que es el tema de la educación de los cambios de paradigma en la sociedad, pero esto no nos puede hacer olvidar que hoy por hoy, hay un problema grande, perros que no tiene hogar, que tienen un hogar y no se encuentran bien y es necesario hacer cambios, este trabajo del día a día es importantisimo abordarlo. 

— ¿Las protectoras están haciendo un buen servicio o solo cumplen una labor inmediata como el sacar los perros de la calle?.

Hay que diferenciar mucho lo que es una protectora, una asociación animalista, una perrera, o de la administración o que tiene un convenio o contrato de colaboración con la administración. El término de protectora como puede ser ALDA, de orientación altruista para mi es un trabajo que en el día a día es fundamental , pero si lo que pretendemos es que el trabajo de la protectora realice una labor que no les toca, una labor que tiene que empezar a responsabilizarse la administración, estamos errando el tiro. 
Las protectoras unicamente desde mi punto de vista tendrían que dedicarse a rescatar los perros que están en la calle  pretendiendo estar en un lugar mejor, la mayoría de las veces ya han vivido en casas o han sido abandonados y en la calle no se sienten a gusto, darles la máxima atención mientras estén a cargo de la protectora y paralelamente buscarles un hogar. Para mí, aquí acaba la función de la protectora, este es su papel, no tiene que ir más allá. Porque el papel de concienciación, de cambios notables en la sociedad, de manera de entender a los perros, tiene que venir de otro lado. Las protectoras bastante hacen. La mayoria de las veces no cuentan con medios, ni materiales ni recursos económicos suficientes como para hacer frente a esa labor diaria y atender a los peros que están a su cargo. Para mí las protectoras tendrían que disponer de más recursos, tanto económicos como de formación del personal. Son básicos. lo sé por mi experiencia del paso de varias asociaciones. No hay que olvidar que ahora mismo cuentan con los medios que cuentan, y con esto están haciendo muchas veces más de lo que pueden. El papel de impactar a la sociedad y de producir cambios sensibles, tiene que venir de otros sitios, y son estas mismas protectoras y todos los relacionados en el tema, los que tenemos que comenzar a hace presión para que la administración tome este papel, educando, concienciando, haciendo campañas y sobre todo poniéndose en manos de profesionales que realmente quieran un cambio de visión respecto al perro.

— ¿Las administraciones están realmente dispuestas a asumir su papel? ¿Has visto voluntad para hacerlo?

Hay de todo. En lo referente a Binéfar, aunque no resido aquí y desconozco el día a día, sé que ALDA no recibe ninguna subvención directa de dinero. El ayuntamiento les cedió en su día, unas instalaciones que no se utilizaban y las acondicionó y valló para que los perros estuvieran en buenas condiciones y los voluntarios pudieran trabajar a gusto. Esto es un paso importante, no suficiente. Para mi es compatible el trabajo, le pido a la administración que asuma su papel respecto a acomodar la sociedad a los nuevos tiempos, también es importante que asociaciones como ALDA se sientan respaldadas y sientan que hay alguien tomando la responsabilidad de que este problema deje de existir lo antes posible. Entonces podrían dedicarse a hacer su papel.

— ¿Cual sería el papel real de una asociación animalista?

El papel ideal de una asociación animalista, sería unicamente dedicarse a hacer acciones de divulgación y conciliación, porque en un escenario ideal las protectoras no existirían, igual que no hay protectoras de animales salvajes, hay refugios, pero estos no son causa de abandono, son debidos a la incoherencia de unas personas que han adquirido animales que no pueden tener legalmente, es otro problema muy diferente. Realmente si cada uno cumplimos nuestro papel, tiene que llegar un día en que el papel de la protectora deje de existir porque dejemos de tener perros en la calle. Cuando dejemos de creer que los perros son un recurso puesto ahí para nuestro disfrute, dejaremos de tenerlos y eso incluye dejar de tenerlos en la calle. Entiendo que es un proceso que ahora para muchas personas puede resultar bastante chocante, bastante incomprensible pero, realmente mi trabajo me lleva a darme cuenta que el máximo bienestar de un perro pasa por no tener ningún tipo de dependencia del humano y como digo esto es un ideal. Tenemos que basar todo lo que hacemos en un horizonte que vaya en este sentido.
La administración es fundamental en el sentido de empezar a hacer campañas de este tipo como son estas jornadas. En el momento en que ALDA recibió esta subvención de la DPH, lo que más me choco y más me hizo ver que era un proyecto en el que me apetecía mucho colaborar e involucrarme, es que esta subvención no podía ser destinada, ni a compra de material ni a mejora de instalaciones, ni a compra de alimentación, ni a gastos veterinarios de ALDA. Digo esto, no por que me parezca que no es importante destinar dinero a estos gastos, evidentemente son fundamentales y prioritarios en el día a día. Pero en el momento que hay una administración que dice: mira yo no te voy a ayudar con los problemas que te están ayudando, porque esta solución tiene que venir de otro sitio, desde tu ayuntamiento,  de tus socios... Yo te voy a ayudar en concienciación, programas de educación para que puedas tener la ocasión de invitar ponentes de dentro y fuera de tu territorio que igual de otra manera no tendrías forma de traer aquí para explicar su experiencia y sus conocimientos. Yo te los voy a poner aquí, voy a hacer que la gente de tu zona conozca otras maneras de relacionarse con los perros. Esto me hizo sentir que hay sensibilidades dentro de la administración que están comenzando a cambiar.

—¿ Qué opinas del ALDA y de como están trabajando?

ALDA está haciendo una buena labor de recogida y rescate de perros, incluso recogiéndolos de la calle a algunos sin acabar su proceso de lactancia. Tienen una red de casas de acogida colaboradoras hasta que se les encuentra una casa definitiva. Una iniciativa muy interesante que llevan a cabo hace un tiempo, porque en sus instalaciones tienen capacidad para acoger a muy pocos perritos. Solucionan un primer impacto, pero me gustaría que ALDA pudiese dedicarse mucho más a su papel de concienciación Ahora mismo es inviable, la red de voluntarios y personas que están en la dirección de ALDA tienen un trabajo tan intenso en el día a día que no pueden dedicarse a nada más. Si la sociedad poco a poco va concienciándose de esto y la gente deja de comprar perros y comienza a adoptar únicamente cuando esta decisión es consensuada entre todos los miembros de la familia y no nace de un impulso, ahí ALDA y todas las protectoras van a encontrar un espacio y un respiro en el que van a poder dedicarse a otras labores mucho más fructíferas a largo tiempo.

— ¿Quién es David Ballabriga y porque se dedica a esto?

Soy David Ballagriba Ezquerra, – me gusta decir el apellido de mi madre–. Siempre he estado relacionado con animales de una forma u otra, en mi casa desde niño siempre he convivido con ellos. He sido voluntario en diferentes asociaciones, protectoras, asociaciones y santuarios animalistas y esto me llevó poco a poco a interesarme por el tema de la educación. Fui leyendo, escuchando charlas, pero nunca encontraba algo que resonara con la manera con que yo tenía de relacionarme con los animales y con los perros en este caso. De repente descubrí una persona que me abrió los ojos, se llama Nicolás Panterose, es fundador del proyecto Tartaruga. Desde el primer momento que le escuché, entendí que tenía que formarme con esta persona, por su manera de entender la relación con los perros. Hice un curso de educación completo que él impartió. A partir de ahí me seguí formando pero siempre en esta línea más constructivista, eliminando por completo métodos conductistas que solo tienen en cuenta como los problemas del perro impactan a los humanos  y no van a la raíz de los problemas. Cuando empecé a entender que se podía llegar a la causa y tratarla y a partir de ahí, sin tener que trabajar absolutamente nada más, y los efectos iban desapareciendo, realmente encontré mi sitio en este mundillo y empecé a lanzar mi proyecto " Descubriendo a Tom", el primer perro con el que trabajé de manera profesional y del que aprendí muchísimo. A partir de ahí he ido creciendo en mi proyecto, haciendo diferentes cursos, e introduciendolos en mi proyecto, como por ejemplo: Terapia Craneo-sacral. Acompañamiento Emocional a las personas que están teniendo problemas con sus perros. Terapia Energética para perros, que muchas veces se comportan de una manera desproporcionada simplemente por unas mochilas emocionales que arrastran desde sus primeras etapas de vida.

 

 

 

 

 


0
0
0
s2sdefault

Con voz propia