El pasado viernes 16 de agosto por la noche el recinto de las piscinas de Alcampell quedó pequeño para acoger la presentación de la esperada charla sobre 'El consultorio de Elena Francis a la Litera', una interesante conferencia impartida en tándem por dos personas muy conocidas e implicadas en la esfera cultural de la comarca: Silvia Isábal, miembro de la junta directiva del Centro de Estudios Literanos, e Imma Gracia directora de la web de información comarcal La Litera Información.

Entre ambas ponentes analizaron a fondo el Consultorio de Elena Francis, famoso programa radiofónico que durante más de tres décadas dio consejos femeninos a diestro y siniestro, con un impacto social inimaginable a día de hoy. No sólo eso, sino que además nos ilustraron sobre cómo ciertas mujeres de nuestra comarca interaccionaron con Elena Francis.

El origen de la charla está en la lectura de un libro publicado el año pasado por los periodistas Armand Balsebre y Rosario Fontova, titulado 'Las cartas de Elena Francis' (Ediciones Cátedra, 2018), en el que explicaban como, de manera accidental, se habían encontrado varios miles de las cartas enviadas por las oyentes del programa solicitando consejos de todo tipo. Silvia Isábal, tras la lectura del libro, se preguntó si entre aquellas cartas podría haber alguna de los pueblos de la Litera. Una inquietud que, justo en aquellos momentos, también compartía Imma Gracia, por lo que se pusieron de acuerdo para ir a indagarlo al Archivo Comarcal del Baix Llobregat, lugar donde las cartas están ahora guardadas.
Dicho y hecho, con Mónica Hernández, otra amiga de Alcampell, Imma Gracia se desplazó a Sant Feliu de Llobregat para consultar dicho archivo. La búsqueda tuvo éxito, pues encontraron una docena de cartas de Binéfar, Algayón, Tamarite y Alcampell.

El recinto de la piscina de Alcampell se llenó hasta los topes para escuchar la charla, que constó dos partes.
En primer lugar, Silvia Isábal explicó cómo era el 'Consultorio de Elena Francis', un programa que comenzó a finales de los años 40 del siglo pasado y se mantuvo en antena hasta 1984. La ponente explicó que en sus orígenes pretendía básicamente vender productos de estética del Instituto de Belleza Francis de Barcelona. Pero, en poco tiempo, el programa adquiriría un gran protagonismo como prescriptor de comportamientos y actitudes femeninas, convirtiéndose en una poderosa herramienta para transmitir la ideología que el nacional-catolicismo franquista quería imponer sobre la familia en general y el papel de las mujeres en particular.
Desde esta perspectiva, el análisis del programa y de las cartas que la gente escribía da muchas pistas de cómo se legitimaban y reproducían las desigualdades entre hombres y mujeres durante aquellas décadas, así como sobre cuáles eran las preocupaciones de una buena parte de la población femenina de aquella época. Memoria histórica en estado puro. Unas desigualdades que en buena parte aún se mantienen, aunque hoy en día sus mecanismos de transmisión y legitimación sean otros.

Silvia Isábal explicó que el programa pasó por diferentes emisoras de radio hasta terminar en Radio Nacional de España, la emisora ​​oficial del régimen. El programa estaba elaborado por un equipo de personas a las órdenes del Instituto de Belleza Francis que fueron cambiando a lo largo del tiempo. Nos explicó también el shock colectivo que se produjo en España cuando, a mediados de los 80, con el programa ya desaparecido, se reveló que Elena Francis nunca existió, sino que era un personaje inventado por un equipo de guionistas al que daban voz diferentes locutoras a lo largo del tiempo.

La segunda parte de la sesión fue a cargo de Imma Gracia, quien fue leyendo e interpretando las diferentes cartas recuperadas de los pueblos de la Litera. Fueron un total de 12 cartas, mayoritariamente firmadas con seudónimos, a través de las que varias mujeres de Alcampell, Algayón, Binéfar o Tamarite solicitaban consejos a la Señora Elena Francis sobre aspectos de lo más variado, desde cómo recuperar un novio perdido hasta cómo combinar colores de prendas de vestir, pasando por remedios para mantener el cutis fino o consejos para cocinar, limpiar la casa o eliminar manchas de la ropa. En menor medida, pero con un gran impacto social y emocional, asesoraban también sobre cómo afrontar situaciones de malos tratos domésticos o situaciones familiares complejas, normalmente animando a la mujer a aguantar y salvar el matrimonio y la familia a cualquier precio.
Con su investigación, Silvia Isábal e Imma Gracia habían podido recuperar incluso algunas de las respuestas del Consultorio, donde quedaba clara la línea ideológica que las orientaba. Y también quedaba claro que el objetivo del programa era, sobre todo, vender productos de estética. Por lo que parece, hubo un par de generaciones adictas a un producto de limpieza facial llamado Granisán.
Al final de la conferencia, algunas personas del público compartieron sus experiencias con el programa, bien rememorando emisiones que habían escuchado durante su juventud, o bien porque escribieron al mismo para pedir consejos.
Quedó patente que el Consultorio de Elena Francis jugó un papel importante para muchos miles de mujeres que depositaron en ella su confianza, en una época en la que no era tan fácil acceder a determinados tipos de información (en parte, debido de la censura omnipresente que implantó el régimen, en parte también porque eran temas tabúes en los ámbitos familiares).

En definitiva, tuvimos ocasión de asistir a una excelente charla de verano, que nos sirvió tanto para recordar tiempos pretéritos (normalmente con una visión más positiva que lo realmente vivido), como para ser conscientes de los mecanismos de legitimación de las desigualdades de género que existían en una sociedad en transformación como fue la del tardofranquismo. Unos mecanismos que, por cierto, aunque hoy sean diferentes, continúan operando a toda máquina, y de los que no seremos conscientes hasta que alguien nos organice una charla sobre el tema dentro de unas cuantas décadas.

Por lo que parece, la conferencia se procurará repetir en otros municipios literanos. ¡Si tenéis ocasión de asistir, no lo dudéis!


0
0
0
s2sdefault

Con voz propia

 ALDA I Jornadas de educación para la convivencia con perros