Escalada, barranquismo y raquetas

ESCALADA EN ZURITA

El pasado sábado la sección de escalada del Club Litera de Binéfar, nos acercamos hasta la escuela de escalada de Zurita, un rincón de gran belleza y con una magnífica pared de roca caliza repleta de vías de todos los grados. Desde Baells, una pista se abre camino entre los sembrados que a duras penas reverdecen acusando la incipiente sequia y nos acerca hasta Zurita, que es uno más de tantos pueblos que se han quedado vacios en Aragón, olvidados por la falta de desarrollo e infraestructuras y al que quizás la escalada pudiera salvar algún día. Las paredes de Zurita están junto al aparcamiento, y ofrecen un pie de vía muy cómodo que unido a la calidad de la roca y la gran variedad de vías, convierten a esta escuela en un lugar ideal para que los escaladores de todas las edades del Club Litera, expriman sus habilidades hasta la extenuación. Un quebrantahuesos solitario, vigila a los escaladores que poco a poco van llenando el sector “Curios” de cuerdas y conquistando las difíciles rutas que se elevan por la pared. La proximidad, permite volver a casa a tiempo para comer en familia y una buena parte del grupo parte hacia Binéfar, mientras el resto disfrutando de la sombra de las frondosas carrascas repone fuerzas para volver al asalto de las paredes. Al final el cansancio obliga a ir retirando las coloridas cuerdas que adornan los riscos de Zurita, y abandonamos este encantador rincón que como tantos de la España rural, languidecen en el olvido.

BARRANCO DEL RIO GLORIETA

El pasado sábado, la sección de barranquismo del CLM nos dirigimos a la Sierra de Prades en la provincia de Tarragona para realizar el descenso del Río Glorieta. Este barranco, afluente del río Francolí, es de los pocos recorridos acuáticos de estas tierras, y sentíamos curiosidad por conocer éste territorio alejado de nuestros descensos habituales en Guara y Pirineos.
El Glorieta, excavado en roca caliza, se encuentra cerca de la población de Alcover, lugar en el que nos encontramos los barranquistas, un total de 10, provenientes de Huesca, Binéfar y Barcelona.
Después de desayunar en la ermita del Remeí, lugar donde se finaliza el recorrido, decidimos hacer una combinación de coches para ahorrarnos la hora y media de aproximación hasta la cabecera, así pues, iniciamos el descenso desde Mont- Ral, en unos 15 minutos llegamos al cauce, encontrándolo completamente seco.
Después de los dos primeros rapeles se llega a una gran badina, inicio del recorrido acuático, desde éste punto conocido como las Fuentes del Glorieta, brotan varias surgencias aportando aguas frías y cristalinas que proporcionan al barranco un caudal continuo durante todo el año.
A partir de aquí el recorrido es muy entretenido, bonitos destrepes, rapeles con estéticas formaciones, pequeños Caos de roca, saltos a profundas pozas, todo ello rodeados de un bosque mediterráneo que a pesar de la permanente sequía presentaba un semblante verde y acogedor.
Al cabo de unas 3 horas y media de descenso, llegamos al punto final del recorrido acuático, una enorme Gorga conocida como el Niu del Aliga, donde realizamos el último rapel y los últimos saltos a las frías y profundas aguas del Glorieta.
Desde aquí en unos 40 minutos llegamos a la ermita del Remei, lugar también muy acogedor, ideal para disfrutar de una buena comida- merienda, comentando la agradable sorpresa que nos había proporcionado este barranco, muy distinto de los cauces excavados de nuestras tierras oscenses, pero nada desdeñable y de gran belleza.

SALIDA DE RAQUETAS EN EL VALLE DE BENASQUE

Después de tantear distintas opciones en función del número de participantes nos decantamos por realizar la salida de raquetas en el Valle de Benasque, un lugar al que nunca nos cansaremos de ir. Además, esta fue la primera ocasión en que algunos de los participantes tomaron contacto con esta modalidad de senderismo invernal, y que no les defraudó.
Tras el madrugón obligado por el cambio de hora,los senderistas partieron del parking de Llanos del Hospital sobre las 10.30, pero muy pronto se calzaron las raquetas, la escasa nieve presente en la pradera les hizo quitarlas hasta llegar a las pistas de esquí de fondo.
Ahora sí, con la nieve suficiente, un día soleado y una temperatura agradable, los Literanos comenzaron a disfrutar de este precioso valle, siempre vigilados por la silueta del Salvaguardia. Después de recorrer los primeros kilómetros por una suave subida hasta el plan d’Están, los raquetistas decidieron ascender por el GR11, ahora una ladera cubierta de nieve, para alcanzar la Besurta. Desde allí otra suave pendiente hasta alcanzar el indicador que separa los senderos hacia el refugio de la Renclusa y el Foraud’Aigualluts, lugar al que les hubiese gustado llegar, pero después de las fotos de rigor el tiempo se les echó encima y decidieron volver a la Besurta para reponer fuerzas.
Ya en bajada y por las pistas de esquí de fondo solo les quedaba disfrutar del paisaje y ver como los atrevidos esquiadores de travesía se deslizaban por las laderas debajo del pico Paderna.
Quizás ya no quede tiempo este año debido a lo avanzado de la temporada y la escasa cantidad de nieve, pero seguro que muchos de ellos hayan tomado nota y vuelvan al año que viene a disfrutar de la nieve en buena compañía.


0
0
0
s2sdefault

Con voz propia