Escalada, técnicas de barrancos y media montaña, en el que el frio y la lluvia han sido protagonistas

La escalada:

Este fin de semana, fue especial para los escaladores más pequeños del Club Litera, que compartieron su habitual clase de los viernes con miembros de la Escuela de Escalada del Club Montisonense de Montaña. En un ambiente de gran cordialidad, las escuelas de escalada de ambas localidades realizaron una clase conjunta en las instalaciones del rocódromo de Binéfar, donde además de aprender las técnicas de escalada, se estrecharon lazos de amistad entre los dos clubes.
Para el domingo los escaladores del Club Litera, habían programado una salida a las paredes de Gabasa, pero la lluvia les obligo a cambiar planes, optando por acudir a la Escuela de Alquezar, donde pudieron escalar hasta agotar sus fuerzas.

Tecnicas de Barrancos:

Como cada año, el Club Litera organizó el pasado 15 de diciembre una jornada técnica de repaso de maniobras de barrancos.
Este año, con mucho éxito ya que acudieron 14 participantes, de los cuales cuatro se iniciaban en este mundo de los barrancos y el resto, ya eran veteranos de salidas o de cursos anteriores.
La jornada se realizó en el rocódromo municipal de Binéfar, dividiendo a los participantes en dos grupos según el nivel.
En el nivel de iniciación, se enseñó a los participantes la técnica de rapel, bloqueos y montaje de reuniones básicas. En el nivel avanzado, se repasaron pasamamos, fraccionamientos, rapeles guiados, pasos de nudo y remonte de cuerdas.
Para finalizar el día, se repasaron diversos nudos, ya más tranquilos en la zona de bulder.
Una jornada de convivencia bien aprovechada. Esperamos que las nuevas incorporaciones disfrutaran y se unan a las próximas salidas.

Media Montaña:

Hay que reconocer que las predicciones meteorológicas cada vez están más afinadas, si dicen que a las 8:00 h va a llover pues seguro que llueve, si dicen que a las 12:00 va a parar pues hazle caso que casi seguro que parará. Pero esta teoría al “Comando del Paraguas” se la refanfinfla…
Así que a las 8:00 en punto ya estábamos en Estada enfundándonos con chubasqueros, ponchos, paraguas y demás materiales plasticosos y coloridos.
La subida al Buñero se resume en lluvia, barro y niebla. Pasamos primero por la cueva Palacio, nos refugiamos en el porche alguna caseta, subimos por el barranco de las Carollas y llegamos al Buñero cuando dejaba de llover, lástima que la niebla nos impidiese las excelentes vistas. Tras la foto y picar un poco decidimos empezar a bajar que aún nos quedaba un buen tramo de pista embarrada, pasamos la mole rocosa de Palomeras y llegando a Estada incluso nos recibió un tímido rayo de sol.
Al final de la corrida, el “Comando del Paraguas” nos comimos 20 km con 1000 m de desnivel positivos y unos 10 l/m2 de agua de lluvia. Mojados pero contentos.


0
0
0
s2smodern
Venta de parcelas en el polígono

Con voz propia