La localización del propietario de los animales ha sido compleja, dado que el mismo vivía en el propio vehículo, no teniendo fijado domicilio conocido

El pasado 17 de septiembre el SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza) de Fraga, procedió a la detención de un varón de 48 años, al que se le imputó un delito contra la flora, fauna y animales domésticos, por abandono de animales.

El Seprona de la Guardia Civil entre otros cometidos propios de su especialidad realiza controles sobre explotaciones ganaderas, encaminadas a corroborar que se cumple con la legislación vigente en cuanto a bienestar animal se refiere, en el mes de abril recibió un aviso, gracias a la colaboración ciudadana, indicando que en un paraje del término municipal de Ontiñena, se había ocupado una paridera con ganado ovino y caprino, comprobada la veracidad aviso y de la propiedad del ganado se localizaron unos 300 ejemplares de ovejas y cabras.

Desde el mes de abril se han llevado a cabo numerosas actuaciones, en la explotación ganadera, para constatar el estado de los animales, resultando que a comienzos del mes de septiembre los agentes observaron que los animales se encontraban desnutridos, conviviendo con algunos ejemplares fallecidos, no localizando al propietario y comunicando a la OCA de Fraga los hechos, desde este estamento se tomó la decisión de proporcionar pensó y agua a los animales para que no murieran de inanición, tomando la determinación de sacar el ganado de ese lugar cuanto antes.

El día 13 de septiembre personal del SEPRONA y de la OCA de Fraga, se procedió a trasladar al ganado, amparándolo con la documentación sanitaria, debiendo ser sacrificado porque según los veterinarios el ganado ya no era recuperable debido al estado, extremadamente delgados y débiles.

En el momento de la recuperación del ganado se localizan 162 animales vivos, aunque algunos de ellos en pésimas condiciones e incluso agonizantes y 5 muertos, no siendo posible la localización del propietario de los animales.

Tras las gestiones realizadas por el Seprona para determinar la localización de los otros 138 animales que había en el mes de abril, se descubrió que supuestamente el propietario los depositaba en un lugar ubicado a medio kilómetro de la paridera, en una zona alta de un campo, donde se localizaron también gran cantidad de buitres, no pudiendo localizar más que algunos restos de los animales.

Días más tarde se consiguió dar con el paradero del propietario, que previamente tenía localizado el Seprona, pero al no tener domicilio conocido resultó compleja su localización, por lo que se procedió a su detención como supuesto autor de un delito contra la protección de la flora, fauna y animales domésticos, por abandono de animales.
Las diligencias instruidas junto con el detenido, serán entregados en el Juzgado de Instrucción núm. 2 de Fraga.


0
0
0
s2smodern

Con voz propia