Esta situación de riesgo se prolongará al menos hasta el día 8 de agosto, debido a la entrada de una masa de aire cálido

Los combustibles muertos presentarán su máxima disponibilidad para arder por las condiciones extremas de temperatura (por encima de 35°C en amplias zonas de Aragón) y humedad relativ/a (por debajo del 20% en amplias zonas de Aragón) que además no recuperará valores normales durante la noche. Esto genera un gran peligro de ignición y de que el fuego consolide en un gran incendio forestal.

El combustible vivo compuesto por el matorral y la vegetación arbórea sufrirá en este episodio de ola de calor una fuerte desecación que propiciará su incorporación a la combustión aportando calor e intensidad al incendio. El riesgo se extiende a la práctica totalidad de Aragón.

En esta situación se insta a la población a extremar las medidas de precaución para evitar generar cualquier ignición. En esta época está, en general, prohibido el uso del fuego en el monte y su entorno (quemas, barbacoas). Además recuerda que el uso de maquinaria que pueda generar chispas como cosechadoras o radiales, requiere extremar las medidas de prevención.

Si tienes una vivienda en un entorno forestal elimina de vegetación seca y otros combustibles del entorno para evitar que un incendio pueda afectar a tu vivienda.

En la página web www.aragon.es/incendiosforestales se puede consultar el índice de prealerta diario, que incluye la previsión para los dos días siguientes, buenas prácticas y medidas preventivas para prevenir los incendios forestales, normativa, etc.

Recomendaciones básicas ante el riesgo de incendio:

Saber reaccionar ante un incendio: si se ve un incendio o una columna de humo, el tiempo para la llegada de los primeros medios es vital, por lo que hay que telefonear de inmediato al 112 de Emergencias y dar el mayor número de datos posibles.

En caso de incendio forestal siga las indicaciones de los Agentes para la Protección de la Naturaleza y otros agentes de la autoridad.

Está prohibido hacer fuego en el monte y sus inmediaciones en verano. La gran mayoría de los incendios forestales son provocados por el ser humano, en su mayoría por imprudencias y negligencias.

Especialmente peligroso es fumar en el monte o en sus alrededores: no se deben arrojar colillas o cerillas, ni siquiera a la carretera por la ventanilla del coche, porque el viento puede transportarla y activarla. Lo mejor es no fumar, pero en caso de hacerlo, usar un recipiente para las cenizas, apagar bien la colilla y recogerla.

No abandonar residuos que puedan provocar un incendio tales como botellas y/o objetos de cristal ya que pueden actúan como una lupa pudiendo provocar incendios.

Evitar el uso de vehículos en el monte, los mismos deberán aparcarse en aparcamientos habilitados para ello o, al menos, en zonas despejadas de pastos o matorral. El tubo de escape en contacto con vegetación seca podría generar un incendio.

En las labores de cosecha y empacado es necesario haber revisado la maquinaria y llevar herramientas de extinción: Extintor, mochila de agua, batefuegos,… Realizar primeramente una pasada perimetral y cosechar contra el viento. Estos días de riesgo extremo debe evitarse realizar estas prácticas en las horas de mayor riesgo (13:00 y las 20:00) y contar con medias especiales como un vigilante para detectar cualquier ignición y un tractor con grada para atajar cualquier conato. En terrenos pedregosos se debe reducir la velocidad, adecuar altura de trabajo a pedregosidad y microrelieve del terreno. En las zonas de alto riesgo realizar una labor perimetral de una anchura mínima de 3 m alrededor de toda la parcela y de 9 metros en los lados colindantes con la masa forestal. Si tu parcela está próxima a una masa forestal, comienza a cosechar por la zona más cercana al arbolado, y de ahí hacia el exterior.

En el caso de trabajos de mantenimiento de infraestructuras, tales como líneas eléctricas, vías férreas o carreteras, se deberá solicitar los permisos oportunos en caso necesario y adoptar las medidas preventivas conducentes a reducir el riesgo de incendio. En días de riesgo extremo así como en las horas de mayor riesgo se recomienda no utilizar maquinaria que pueda generar chispas o deflagraciones como radiales, soldadoras.

Igualmente en los trabajos forestales el uso de desbrozadoras, motosierras o cualquier otro aparato mecánico puede provocar chispas o calor intenso con el consiguiente riesgo de incendio, es necesario revisar dicha maquinaria para comprobar que su estado es óptimo. Precaución en la realización de esas actividades disponiendo siempre de medios de extinción cercanos al lugar del trabajo y evitar su uso en días y horas de riesgo extremo.

Actuar con especial precaución en zonas de alto riesgo. Se recomienda que en las viviendas que se encuentren en estos entornos no se planten setos de especies que ardan con facilidad, no se construyan barbacoas en sus límites, no utilizarlas en los días de viento y de mayor riesgo, y depositar los residuos en los contenedores o vertederos habilitados.


0
0
0
s2smodern

Con voz propia