Desde el pasado viernes es oficialmente el nuevo Secretario de Organización de Podemos Aragón, por decisión de la ejecutiva del partido del día 5 de mayo

Carlos Arroyos Bellmunt tiene 30 años y es ingeniero informático por la Universidad de Lleida. Después de diez años trabajando en Indra como desarrollador de programas de gestión, actividad que ha compaginado con su puesto de Concejal de Bienestar Social e Igualdad y Deportes del Ayuntamiento de Binéfar desde 2015, y consejero comarcal, está en excedencia para dedicarse de lleno a la política. Es militante en colectivos sociales feministas y colabora en asociaciones en el entorno de la discapacidad y la inmigración en La Litera. Es un apasionado del deporte.

"La responsabilidad te llama" es la primera de las respuestas de esta improvisada charla en un bar de culto de Binéfar, (La Arcada), y bien podría ser el titular de este relato. Responsabilidad es el motivo por el cual entró en política sin tener antecedentes ni necesidad de hacerlo, este joven tranquilo de mirada astuta. La voluntad por intentar "entender por que pasan las cosas y aportar mi granito de arena para mejorarlas" es lo que le ha llevado donde está.

No fue el 15M el detonante para entrar en política porque ya estaba politizado anteriormente, fue la ebullición de gente movilizándose que este produjo lo que le atrajo a formar parte de este movimiento y lo hizo en Podemos porque los partidos tradicionales nunca habían conseguido seducirle."El bipartidismo caduco incapaz de cambiar nada en la sociedad está en declive, los poderes económicos siguen mandando y aunque sentía simpatía por otros partidos como Izquierda Unida, Chunta o Equo, no me veía capaz de impregnar nada mío en ellos, en cambio Podemos era un movimiento, un estallido social y sentía curiosidad por verlo". "Actualmente Podemos no es un partido al uso pero cada vez se parece más a un partido político".

—¿Dónde queda pues, el no querer formar parte de un partido tradicional, cuatro años después?

Ha ido cambiando, evidentemente, pero seguimos teniendo cosas tan innovadoras y distintas a los demás como plantear a cualquier persona que esté inscrita consultas de una forma totalmente libre.

—¿Consideras que este tipo de consultas son realmente democráticas?

Es arriesgado, en el concepto de partido clásico es inviable y por eso es importante involucrar de ese modo a gente en la política que de otro modo no lo hubiera hecho.

—¿No piensas que este tipo asambleario es susceptible de ser manipulado?

Bueno, pero si queremos democratizar la sociedad hemos de asumir riesgos. A mí me gusta asumir riesgos. Por ejemplo, cuando en Cambiar Binéfar decidimos hacer unas primarias abiertas para formar las candidaturas sabíamos que no serían perfectas, pero es una fórmula muy potente para democratizar las instituciones.

— ¿Este tipo de consultas obedecen más a la razón y al conocimiento o al impulso?

En un país con una desafección hacia la política tan grande, provocada en parte por la corrupción y el alejamiento de las instituciones de la realidad de la gente, es importante abrirse, formar y ser transparente, tanto desde los partidos como desde las instituciones para que la ciudadanía conozca quién, cómo y porqué toma las decisiones políticas que luego afectan a su vida, solo así podemos combatir la barrera que separa a la gente de la política. Y las consultas ayudan a este cometido."

—¿Qué ha cambiado en Podemos estos cuatro años?

Han cambiado muchísimas cosas. Podemos ha pasado de ser algo etéreo sin ningún tipo de estructura donde la gente estaba auto-organizándose, válido para ese momento político, pero era casi incontrolable, y si aspiras a gobernar tienes que organizarte en una estructura política y hacer que funcione, te guste más o menos. Podemos está en un proceso organizativo que ha venido coincidiendo con varias citas electorales durante ese proceso de formación y no ha permitido parar el ritmo al partido para trabajar con mayor sosiego y más debate interno. Se han tenido debates muy acelerados, y tenemos que seguir construyendo, pero estoy convencido de que hay mucha gente que sigue creyendo en el proyecto más que nunca, aunque algunos se han quedado en el camino y hay que intentar recuperarlos.

—¿Cuáles van a ser los primeros cambios organizativos en Podemos Aragón?

Vamos a hacer un esfuerzo importante en extensión territorial, hemos de implantarnos en muchos más pueblos, sacar candidaturas en todas las comarcas si aspiramos a gobernar Aragón en 2019 . El centro de los esfuerzos va a ser este y también comunicar más y mejor internamente. Vamos a intentar abrir Podemos.

—¿Con qué equipo cuentas?

Tenemos un consejo ciudadano de 41 personas, mucha gente muy implicada de distintos territorios donde ya existen distintos círculos que están deseando comenzar a construir de cara a las próximas elecciones.

—Otro de los retos que vas a tener como secretario de organización van a ser las confluencias. ¿Va a ser fácil confluir?

Nunca es fácil, pero creo que nunca ha existido tanta voluntad como ahora, entre otras cosas porque vemos la necesidad de ir juntos para combatir a la derecha que viene y recuperar derechos, limpiar las instituciones y ponerlas al servicio de la gente frente al proyecto involucionista del Partido Popular con su socio Ciudadanos, que es una derecha mucho más agresiva de la que ya existe Hay mucha más voluntad que nunca en los diferentes partidos: Podemos, Izquierda Unida, Equo y el aragonesismo político, para confluir, en la mayoría de los casos, o al menos para realizar políticas transformadoras. Estoy convencido que va a funcionar mucho mejor que la confluencia que ya existe a nivel estatal entre Podemos e Izquierda Unida para las próximas elecciones. Se ha trabajado más, nos conocemos más, hay muchas causas comunes que se han trabajado juntas y eso ayuda, aun así está claro que vamos a tener que superar dificultades.

—¿Cuáles serán los criterios a la hora de elegir quienes ocupan los cargos en las instituciones?

Hay un acuerdo marco entre Podemos, Izquierda Unida y Equo, pero queda abierta la posibilidad de optar por una fórmula de primarias, conjuntas, separadas o bien listas de consenso, dependiendo del municipio. Aún hay que concretar la fórmula en cada caso, de lo que estoy convencido es que ahora habrá mucha más gente preparada para entrar en las instituciones.

—Pedro Sánchez acaba de ser elegido presidente en una moción de censura apoyada por Unidos Podemos y los partidos nacionalistas catalanes y vascos. Tú tienes experiencia de gobierno con el PSOE en el Ayuntamiento de Binéfar. ¿Cómo será la política de este gobierno?

En estos momentos no puedo opinar todavía. El PSOE tiene que decidir cuales van a ser sus políticas hasta las próximas elecciones y de ello depende su futuro como partido, siempre que ha gobernado para los ciudadanos aplicando medidas sociales progresistas, tanto en Aragón como en Binéfar, nos ha encontrado y creo que hemos sido capaces de tirar al PSOE hacia la izquierda. Ojalá se cumplan las palabras de Pedro Sánchez cuando dijo que Unidos Podemos somos sus socios prioritarios, pero no somos nosotros quien tenemos que decirles como tienen que gobernar.

—¿Qué presencia tendrá Unidos Podemos en el nuevo gobierno?

La moción de censura cambia todo el panorama político. Parece ser que lo que hace un año no era posible porque según el PSOE no daban las cifras ahora sí lo ha sido. La moción, por dignidad tenía que salir adelante, no se podía permitir que un partido condenado por corrupción siguiera gobernando nuestro país. Ahora hay que ver lo que decide el partido socialista.
Desde Unidos Podemos ya se ha dicho que lo ideal sería un gobierno de coalición buscando un gobierno más fuerte, con más apoyos, más plural.
El PSOE debe decidir cómo finalmente conforma este gobierno. Si es mono-color, sin duda tendrá menos fuerza para sacar adelante sus propuestas, pero esta es una decisión que debe tomar Pedro Sánchez. También es curioso ver la división dentro del partido socialista. Lo vemos con Lambán, que no muestra ninguna alegría al respecto de que Pedro sea presidente. Parece  que a parte del socialismo le ha pillado a contra-pie que haya salido adelante la propuesta de Sánchez.
Hace tiempo que desde Unidos Podemos dijimos que la prioridad era echar a Mariano Rajoy del gobierno y a la trama de corrupción que parasita todas las instituciones.
En esta nueva etapa será fundamental llegar a consensos para sacar algunas de las leyes más perjudiciales que ha instaurado el Partido Popular con el apoyo de su socio Ciudadanos como la Ley Mordaza. Y reformar el sistema de pensiones siempre con el mayor consenso posible. Habrá que ver si todas las fuerzas estamos por la labor.
Desde Unidos Podemos se piensa en unas políticas que favorecen a la mayoría, para ello vamos a buscar el máximo consenso posible. Veremos que estrategias usa el bloque de la derecha. El PP ya está amenazando con enmendar sus propios presupuestos, algo que parece totalmente ridículo.
Será una época de mucho cambio y mucho diálogo, situación que se da en muchos gobiernos europeos donde es normal el multipartidismo. Aquí en España no es la tónica general pero nos tendremos que acostumbrar porque en el futuro no habrá mayorías absolutas.
Es buen ejemplo a seguir sería el modelo portugués.

—Tú eres un chico muy joven dentro de un partido muy joven y con la única experiencia política como concejal de Binéfar. ¿Cuáles son tus virtudes para haber sido elegido Secretario de Organización de Podemos Aragón?

Queda raro que yo hable de mí mismo. Puedo entender que visto desde fuera haya dudas sobre mi capacidad, pero en general en Podemos el perfil es bastante joven en todos los ámbitos.
No me gusta nada hablar de mí. Tengo compromiso, siempre intento buscar consensos y a veces dentro de una organización en los debates internos son necesarias personas que tiendan puentes para llegar a acuerdos que beneficien y creo que esa es una de mis fortalezas.

—Tu misión es organizar el partido y vas a tener que enfrentarte con situaciones que no serán agradables ¿Cómo lo harás?

Yo no tengo problemas en decirles las cosas a la gente de una forma civilizada. Quién quiera estar estará y quién no quiera no. Hay mucha gente que quiere convertirse en una figura respetada y al final lo que te da respeto es tu manera de actuar y no los años que lleves en política.

-¿Sabes que no lo vas a tener fácil?

Sí; tengo muy claro que en política no se hacen amigos entre otras cosas porque te condicionan tu libertad y yo no tengo nada que la condicione.
Estoy aquí porque creo en este proyecto y tengo la libertad para defenderlo y si no me gusta irme.


0
0
0
s2smodern

Con voz propia