El Círculo Republicano “Manolín Abad” de Huesca procedía el pasado sábado, a la exhumación, en este caso para dar con los restos de José Rives Galindo

Tras todo un día de trabajos se encontraron restos ‘no articulados’ que se trasladan al laboratorio de antropología para su estudio.

José Rives Galindo, labrador, vecino de Tamarite de Litera tenía 29 años, estaba casado con Teresa Viu Sánchez y tenía un hijo, era una persona con formación escolar, católico y no tenía antecedentes penales. Ingresó en la Prisión Provincial de Huesca el 13 de abril de 1940, procedente de la cárcel del Partido de Ronda (Málaga),  fue entregado por la Guardia Civil a disposición del Juez Militar de Sariñena-Fraga-Tamarite y del Jefe de los Servicios de Justicia de Huesca. El 15 de septiembre de 1940, fue trasladado a la Prisión Provisional de Capuchinas de Barbastro a disposición del Juez Militar de Sariñena-Fraga-Tamarite. El 27 de abril, 11 de noviembre, 27 de noviembre de 1940 y el 16 de noviembre de 1941, el Juez Militar de Sariñena-Fraga-Tamarite le ratifica procesamiento y prisión y reingresa en la Prisión Provincial de Huesca el 10 de marzo de 1942. El 14 de abril de 1942 el juez militar de Benabarre-Tamarite le ratifica de nuevo prisión. Asiste al consejo de guerra el 21 de junio de 1943. El 22 de junio de 1943, recibe comunicación de sentencia a la última pena. Por orden del Coronel Gobernador Militar es entregado a la fuerza pública a las 5,30 horas del 29 de julio de 1943 para ser fusilado en las tapias del cementerio de la carretera de Zaragoza . El 30 de julio de 1943, Antonio Viú recoge sus efectos personales: dos sábanas, una manta, un petate, una bolsa de costado y varias prendas interiores de vestir.

La Ley de la Memoria Histórica de 2007, recoge en los artículos 11,12,13 y 14 las Medidas para Identificar y Localizar a las Víctimas de la Guerra Civil o de la posterior represión política y cuyo paradero se ignore. A estos trabajos se suma el Círculo y por eso el sábado desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la tarde, tormenta de granizo incluida, más de veinte voluntarios entre los que se encontraban la hija y la nieta de José Rives, procedían a los trabajos de exhumación.

Bajo la dirección del arqueólogo Antonio Alagón se daban con lo que se denominan “restos no articulados” y que se han trasladado al Laboratorio de Antropología para su estudio.

 

 

 

 

 

 

 

La Ley de la Memoria Histórica de 2007, recoge en los artículos 11,12,13 y 14 las Medidas para Identificar y Localizar a las Víctimas de la Guerra Civil o de la posterior represión política y cuyo paradero se ignore. A estos trabajos se suma el Círculo y por eso el sábado desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la tarde, tormenta de granizo incluida, más de veinte voluntarios entre los que se encontraban la hija y la nieta de José Rives, procedían a los trabajos de exhumación.
Bajo la dirección del arqueólogo Antonio Alagón se daban con lo que se denominan “restos no articulados” y que se han trasladado al Laboratorio de Antropología para su estudio.

Se busca en este caso los restos de José Rives Galindo de Tamarite de Litera, asesinado en las tapias del cementerio de la carretera de Zaragoza el 29 de julio de 1943, en una ‘saca’ con 3 presos .Un labrador sin antecedentes que ingresaba en la Prisión Provincial de Huesca el 13 de abril de 1940, procedente de la cárcel de Ronda en Málaga, pasa luego por la Prisión Provincial de Capuchinas de Barbastro y vuelve a Huesca donde es asesinado un mes después.


0
0
0
s2sdefault
Ola de Calor 2020