Los detenidos tenían numerosos antecedentes por delitos contra el patrimonio

Por parte del Equipo Roca de la Guardia Civil de Barbastro se ha llevado a cabo la detención de dos hombres de 33 y 50 años, vecinos de Lérida, como supuestos autores de 18 robos con fuerza en las cosas llevados a cabo en las inmediaciones del canal de Zaidín, Orriols y la zona del embalse de San Salvador (Huesca).

Tras detectarse una oleada de robos en casetas de campo propiedad de la C.H.E. en el mes de diciembre del pasado año 2017, agentes del Equipo Roca de Barbastro comenzaron una investigación, para la búsqueda y detención de los autores de los robos, que dio lugar a la Operación “RUCACHE”.

Los autores de los robos, además de sustraer del interior de las casetas baterías utilizadas para los sistemas automatizados de apertura de las compuertas que abastecen de agua a los terrenos agrícolas colindantes al canal, causaban numerosos daños en los accesos a las casetas, alcanzando los daños producidos los casi 11.000 euros.

De la investigación llevada a cabo, se ha podido determinar que tras el robo de las baterías, las mismas eran trasladadas a la localidad de Lérida, donde eran vendidas en un centro de gestión de residuos, consiguiendo localizar el lugar gracias a la colaboración de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Lérida y siendo recuperadas casi la totalidad de las baterías sustraídas y devueltas a sus legítimos propietarios.

Los hechos no solo afectaban a confederación, como propietaria de las baterías a la que además le causaban costosos daños en las casetas, los robos afectaban gravemente a los agricultores que se abastecen del agua del canal para el riego de sus explotaciones.

Dado lo complejo de la operación, se ha contado con el apoyo de las Unidades Orgánicas de Policía Judicial de Huesca y de Lérida en las labores de investigación y gestiones con diferentes organismos, habiendo de destacar igualmente la colaboración de los Guardas Rurales, dado que los hechos ocurrían en lugares muy alejados de núcleos de población y en un radio de acción de 1000 kilómetros cuadrados, tomando además los autores grandes medidas de seguridad para no ser localizados.

Se han recuperado casi la totalidad de las baterías sustraídas, siendo fundamental para la identificación de las mismas el troquelado que se había realizado por los propietarios, lo que les otorgaba un número de referencia y hacía más fácil su identificación y el lugar del que habían sido sustraídas.

En la operación RUCACHE, dirigida por el Equipo Roca de Barbastro, ha colaborado además personal de Policía Judicial de Huesca y Lérida, personal del Puesto de la Guardia Civil de Monzón y Guardas Rurales.

Por los hechos descritos se procedió a la detención de dos vecinos de Lérida de 33 y 50 años, como supuestos autores de 18 delitos de robo con fuerza en las cosas y 3 delitos de daños, constándole a ambos de manera reciente una requisitoria judicial en vigor y numerosos antecedentes policiales tanto en Guardia Civil como en Cuerpo Nacional de Policía y Mossos d’Esquadra, por delitos contra el patrimonio.

A uno de los detenidos le constaba una requisitoria en vigor de búsqueda, detención e ingreso en prisión por un delito de receptación y al otro una requisitoria en vigor por un delito contra la seguridad del tráfico, el primero de ellos tras la detención ingresó en prisión y el otro quedó en libertad bajo fianza.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción nº 2 de Monzón.


0
0
0
s2smodern
2º Día del Vehículo Eléctrico