La Asociación Aragonesa de Sociología asegura que “apenas un 8% de la población que reside en las zonas vitales de uso del aragonés saben escribir en esta lengua”

Integrantes del Seminario Aragonés de Sociolingüística, promovido por esta asociación, comparecieron el pasado martes en la Comisión de Peticiones, donde confirmaron que el uso del aragonés y del catalán en la Comunidad “está decreciendo“, sobre todo, por la involución en la trasmisión de la lengua entre familiares, una situación ante la que “solicitan políticas de consenso” para “proteger ambas lenguas”

Desde el Seminario Aragonés de Sociolingüística, desarrollado por la Asociación Aragonesa de Sociología, participaron en la Comisión de Peticiones Ciudadanas, donde el investigador de la Universidad de Zaragoza Chabier Gimeno trasladó que “en la zona de mayor vitalidad de la Comunidad apenas un 8% puede escribir en aragonés. Una realidad que refleja que “podríamos hablar de la última generación que habla aragonés”, según Gimeno, que informó estos datos que se recogen en el informe “L’aragonés y lo catalán en l´actualidat” y su implicación para las políticas públicas aragonesas.

Por su parte, Natxo Sorolla Vidal, profesor en la Universitat Rovira i Virgili, aseguró que “el aragonés tiene cierta presencia como competencia en la población” comentando que en el estudio de 2001 el 18,6% de la población indicaba que sabía hablar aragonés, mientras que el estudio de 2011 recogía un porcentaje del 5,3%. Sorolla también trasladó que casi el 90% de población decía hablar catalán de forma habitual en el ámbito familiar, pero este uso ha decrecido en nueve puntos en los últimos años, según este profesor. Además, Javier Giral, que es profesor titular de Filología Catalana en la Universidad de Zaragoza, ha manifestado que “desde el punto de vista lingüístico, tenemos dos lenguas con sus características propias” y, a su vez, ha criticado que “no ha habido dignificación de ninguna de estas dos lenguas, que han ido perdiendo hablantes generación tras generación”.

Por otro lado, los comparecientes dieron los datos de involución en la transmisión de estas lenguas. En este sentido, Sorolla manifestó que “el 40% de los progenitores que saben aragonés, su hijos no lo conocen, por lo que encontramos una ruptura en la transmisión. “Necesitamos hacer un giro en las políticas públicas desde el consenso, puesto que el sistema endógeno actual ha abocado al aragonés a una pérdida de la trasmisión interna, al igual que al catalán”, aseguró, por último, Gimeno.

El popular Fernando Galve agradeció “el trabajo realizado y el tono empleado”. “Son aspectos diferenciales de la sociedad aragonesa”, añadió en relación al contenido del informe. Sin embargo, matizó  “La imposición es algo diferente”. “La población al final habla lo que quiere y da la sensación de que se quiere imponer el aprendizaje de algo e implantar el aragonés en lugares donde la lengua materna es el español”, ha asegurado.

El socialista Enrique Pueyo consideró “esencial” tener un informe de este tipo. “Da datos desconocidos hasta ahora como la pérdida de transmisión de padres a hijos a gran velocidad. Hacen falta políticas persuasivas para impedir esto”, reclamó este portavoz. En su opinión, “es urgente que las administraciones tomen medidas ambiciosas para proteger estas lenguas y el PSOE es consciente”.

La postura de Podemos la expuso Amparo Bella. Para ella, “las lenguas son un patrimonio cultura vivo y así deben continuar”. “Tenemos que escuchar a los hablantes para llegar a un acuerdo alejando el uso de la lengua de los usos partidistas”, reivindicó, reclamando un acuerdo “labrado de manera respetuosa con la Carta Europea de Lenguas Minoritarias con unos estándares que no se están cumpliendo”.

La diputada del PAR Lucía Guillén agradeció el trabajo del colectivo en este estudio que “confirma la importante presencia en el territorio de las lenguas, en doce de las treinta y tres comarcas”. “No compartimos la denominación de catalán y así lo hemos dicho en varias ocasiones. Como sabrán, es la propia población de los territorios la que lo denomina de otra manera" posicionó  Guillén a su formación en este debate.

Por parte de Ciudadanos, Jesús Sansó aseguró que “a vista del informe estamos dejando morir al aragonés, la única lengua que nació aquí”. “Fui de los primeros que estudié en catalán en mi pueblo, en 1984. Puedo decir con mucho orgullo que mis hijos siguen en un colegio multilingüe estudiando las tres lenguas”, ha reivindicado también. Además, Sansó  pidió “pasos necesarios en esa pérdida de complejos y clichés”.

Desde el Grupo Mixto, Gregorio Briz (CHA) ha “celebrado enfáticamente este enfoque y su planteamiento académico”. “Es muy importante conocer el estado de la cuestión con datos fidedignos para tomar conciencia de la situación que desde las políticas públicas deberemos asumir, expuso este portavoz. Para él, “hay que plantear cuestiones vertebrales y centrales” para “consensos necesarios que CHA tiene muy claros”.


0
0
0
s2smodern
Venta de parcelas en el polígono

Con voz propia