Polonia sigue el ejemplo del autoritarismo impune establecido en Hungría desde el 2010 por el primer ministro Viktor Orban del Partido Popular Europeo (PPE). Polonia lleva 20 meses desmantelando la democracia: control político del Tribunal Constitucional, supresión de la independencia de la fiscalía, recorte del derecho de manifestación, restricción de la libertad de prensa, ampliación de los poderes policiales, legislación antiterrorista abusiva y depuración de críticos en el sector público, el Ejército y los servicios de inteligencia . . .

Pese a sus polémicas reformas, el Gobierno sigue contando con un sólido respaldo popular gracias al apoyo de la Iglesia y a su política social, que supone "la mayor transferencia social de la historia contemporánea de Polonia" . . .

Eliseo Oliveras: «Polonia consolida su régimen autoritario», en elperiodico.com ; Barcelona : Grupo Zeta, 21 julio 2017 (extr. La Litera información)


0
0
0
s2sdefault