Crónica sobre la visita al yacimiento

La semana pasada tuvimos el privilegio de asistir acompañados por Juan Rovira y varios miembros del CELLIT al yacimiento arqueológico de "Los Castellassos". Los arqueólogos Nuria Otero y Carles Padrós fueron nuestros guías.

Desde el yacimiento de "Los Castellassos"se divisa una magnífica vista del anticlinal y la plana de La Litera con la población de Tamarite de Litera al fondo. Allí nos reciben Nuria y Carles los encargados de la excavación junto a la directora Dra. Mª Pilar Camañes que ese día se hallaba ausente.

De los 1.500m2 en forma de corona que tienen marcados en esta zona en concreto,solo tienen abierto un 15% que según nos explica Carles, no quiere decir excavado. En dos campañas que llevan excavadas en este yacimiento, de trabajo efectivo solamente han sido cuatro semanas. En esta campaña han estado trabajando 15 personas entre estudiantes y voluntarios.
En el espacio donde nos encontramos observamos un desmonte de metro y medio donde ya se pueden ver las primeras estructuras del poblado. Los arqueólogos nos explican que no pueden bajar a los niveles indiscriminadamente, van muy poco a poco porque hay que documentar, fotografiar, dibujar, por tanto de una semana para otra y sobre todo en estas excavaciones programadas con estudiantes, después de dos semanas no pueden dar muchos resultados rápidos con tan pocas campañas.

Son excavaciones largas, ya se pueden explicar muchas cosas pero en realidad llevan una campaña y media, lo cual quiere decir tres semanas en total; o sea que en dos años habrán trabajado cuatro semanas en el campo, otra cosa es el trabajo en el laboratorio, ya que estas  piezas cerámicas que aparecen, hay que limpiarlas, inventariarlas, siglarlas (asignar clave de identificación individual) dibujar y digitalizar. Después este conjunto pasa al almacén y esta documentación ya trabajada pasa a la memoria. En la memoria está toda esta información: fichas de campo, planimetrías, también hay que digitalizar , ordenarlo y ponerlo coherente y con este material tanto escrito como gráfico se crea esta memoria y esto también hay que hacerlo año a año, es decir, el trabajo de campo es limitado y se invierte más tiempo en el trabajo de laboratorio. Dedican 4 semanas al trabajo de campo y 8 al de laboratorio. Sobre el terreno está la dirección, y doce personas pero después en el laboratorio trabajan tres o cuatro personas.

Es decir es un trabajo lento que evidentemente intenta dar unos resultados, unos resultados que ahora mismo son relativamente superficiales, están empezando a llegar a las estructuras, se empiezan a ver una serie de muros que seguramente son de la última fase y que cuando se  tenga una coherencia de muros y se pueda excavar una habitación entera se verán a que corresponden los niveles de circulación, si es un momento islámico, tardo antiguo, romano, ibérico o no.
Hasta el momento de material hay de muchas épocas, sobre todo ibero-romano pero los niveles que hay debajo que son los que están fosilizados, los que no se han tocado para actividad agrícola o otra, aún no se conoce exactamente que resultados darán, es donde están llegando. Existen un par de muros verticales y uno horizontal aun muy precario. Por tanto, hay que hacer alguna campaña más para que se den resultados de la fase de uso del espacio, porque a diferencia de yacimientos que están a cuatro dedos de la superficie agrícola, es este caso está a un metro y medio.

En una bolsa están depositados los restos de cerámica encontrados ese día y no explican que hay poco de mezcla hay material tanto del bronce final, que son cerámicas bruñidas, como cerámicas vidriadas y algunas del siglo XVIII y XIX que vienen de los niveles superficiales. Lo que más predomina es la cerámica ibero romana, cerámica común que puede ser diversa y la más vistosa es la cerámica ibérica tintada. En cuanto a romano tenemos barnices negros de diferentes formas y sobre todo, ánforas itálicas que provienen de la piedra volcánica del Vesubio. Hay cerámicas trabajas con la espátula sobre el barro fresco con decoraciones diversas, también vemos trozos de cerámica gris de la costa catalana que suelen ser jarras para beber, algunos boles y una jarra de engalba blanca (otro tipo de producción próxima de la zona de Lleida y de la zona del Ebro).  

Cuentan con un presupuesto de 3.000 € recibidos del Instituto de Estudios Altoaragoneses y que cuenta con el respaldo científico del Institut Català d’Arqueologia Clàssica (ICAC) de Tarragona y del CELLIT y la colaboración de una persona concreta de la DGA de Patrimonio, Luís Fatás, que es un representante de la DGA y forma parte del proyecto. La mitad lo han utilizado en la contratación de un georadar para poder caracterizar el yacimiento y el resto en manutención y desplazamientos.

El Ayuntamiento de Tamarite ha puesto a su disposición alojamiento en el albergue y les ha facilitado las herramientas necesarias para desplazar la tierra acumulada. Están muy satisfechos con la labor de esta administración a través de Andrés Aguilar". Nuria y Carles comentan "en Tamarite hay mucha conciencia desde el consistorio, sobre todo con la persona que nosotros tratamos más que es Andrés Aguilar es muy consciente que el patrimonio, aparte de ser un bien para el pueblo es un interés turístico y como tienen la marca de patrimonio y turismo, el hace pedagogía y cuando se hacen las visitas aquí, hemos tenido un par de visitas con mucha gente, aprovechamos para hacerla nosotros también""tenemos que decir que este año cuando nosotros llegamos no supimos detectar ninguna alteración en el terreno no se si porque hay un proyecto y esto hace que se considere que se está trabando en el sitio, no hemos encontrado nada removido.

La Litera y sobre todo la zona de Tamarite es un gran yacimiento arqueológico, por esto es necesario que desde las instituciones se dote de más presupuesto y se apoyen estas iniciativas. Se trata de conocer nuestro pasado y proyectarlo al futuro. Estos descubrimientos bien gestionados pueden ser una importante fuente de ingresos por turismo en la comarca. 

 


0
0
0
s2sdefault

Con voz propia