En 1873, durante una ascensión al Posets, el fotógrafo Eugène Trutat realiza el primer autorretrato que tenemos registrado hasta el momento en la provincia de Huesca.

Esta exposición presenta cuarenta autorretratos pertenecientes a la colección de la Fototeca de la Diputación de Huesca, una lista incompleta que incluye a Fidel y José Oltra, Faustino Villa, Eugène Trutat, Ildefonso San Agustín, Ricardo Compairé, Vicente Plana Mur, Fidel Pérez (Pinta), Gómez Zamora, Julio Escartín, Feliciano Llanas, los hermanos Viñuales o el local Andrés Burrel (en la imagen).

Se trata de una selección que obedece a criterios subjetivos; en unos casos las imágenes tienen una clara importancia histórica para la fotografía oscense y en otros los autores abren con su trabajo nuevas líneas de exploración de su propia imagen. Es muy complicado para los fotógrafos olvidarse de sí mismos. La mayoría de ellos utilizan la cámara para recrear su vida, registrar sus aficiones, a su familia, los acontecimientos del día a día o el paso del tiempo. Esta visión permite recorrer con pocos ejemplos la evolución y algunas posibilidades de dos subgéneros —la autobiografía y el autorretrato— desde los inicios de la fotografía en Huesca hasta los años sesenta del siglo xx.

Y, en la sala 2 de Espacio Pirineos, la exposición antológica de escultura de Fermín de Bedoya entre el sábado 23 y el sábado 30 de julio, y la exposición de pintura del artista ruso Ilya Natarevich, entre el jueves 4 y el sábado 27 de agosto.


0
0
0
s2sdefault
Anna Pallarés- 1er anunci