Texto e Imagen: Txema IsábalJaume Garcia Castro

 

Binéfar, 28 de marzo de 2015.- Cada día son más las personas preocupadas por la calidad de lo que comemos. La sobreexplotación agrícola y ganadera obliga a muchos agricultores y ganaderos a utilizar métodos poco ortodoxos o cuestionables para poder sacar un rendimiento económico a su trabajo. Las tierras que antes eran productivas ahora ya no lo son tanto, el consumo de agua para los cultivos y el ganado se dispara, justo cuando ahora se ha convertido en un bien escaso y la creciente demanda provoca que muchos agricultores siembren semillas transgénicas. Fertilizantes, pesticidas, eliminación de purines, gasoil... la inversión aumenta año tras año, pero los precios se mantienen o bajan y los beneficios se desvanecen.

Ante esta situación, un grupo de personas, mayoritariamente agricultores y ganaderos, plantean una opción de gestión de esos bienes que parece revolucionaria, pero que en realidad es de puro sentido común: La agricultura regenerativa. Ésta consiste en volver a utilizar los medios naturales en beneficio de nuestros cultivos y de nuestros animales. Se basa en conservar y enriquecer la tierra de cultivo por métodos tradicionales, utilizando la ciencia y no los intereses de las multinacionales, garantizando además la riqueza del suelo cultivable y su futuro. Y además, es rentable, porque si no lo fuera no tendría mucho sentido plantearse el cambio de gestión.

El pasado sábado 28 de marzo se celebró en la Cooperativa Joaquín Costa de Binéfar un Encuentro de Agricultura Regenerativa Ibérica, donde más de 50 agricultores, ganaderos y permacultores procedentes de diferentes puntos de la geografía peninsular asistieron a un encuentro divulgativo sobre esta nueva filosofía de entender la explotación de la tierra, tanto para su cultivo como para el pasto, así como una nueva forma de entender la ganadería.

Inició el Encuentro una exposición de Ana Digón, coordinadora de Agricultura Regenerativa Ibérica, quien sentó las bases sobre la que se inspira este movimiento de gestión agrícola, en la que dejó claramente dibujado el panorama actual, el orígen del problema al que se enfrenta el sector agroalimentario con los actuales sistemas de explotación del suelo y cómo la agricultura regenerativa ofrece una solución un 80% más económica y un 25% más productiva que la explotación convencional. Tras ella, José Ramón Sainz de la Maza, de Suelo Vivo, explicó dos teorías sobre las que actua la agricultura regenerativa: la trofobiosis y la teoría de las cuatro M (materia orgànica, minerales, microbiología y manejo). La tercera intervención fue para Joseba Bustamante, quien habló de su experiencia personal en una explotación cerealista de secano en Navarra. Por su parte, José María Isábal describió la transición de una explotación de ovino de leche convencional a una regenerativa, y el punto final lo puso Mónica Fernández, quien explicó a los asistentes la creación de la Asociación de Carne y Leche en Pasto y las ventajas nutricionales de estos productos. Tras el acto, dieciocho de los asistentes se unieron para crear el nodo aragonés de Agricultura Regenerativa Ibérica.

No les va a ser fácil transformar sus explotaciones actuales en otras que utilicen la agricultura regenerativa para conseguir sus objetivos. El proceso de transformación es lento, pero las ventajas y los beneficios no tardan en aparecer. El tremendo ahorro que supone una explotación de estas características (cercano al 80% de ahorro respecto a la explotación convencional) y el aumento de productividad entorno a un 20 o 25% más, hacen de esta opción muy atractiva, sin contar con el aumento de calidad de los alimentos obtenidos y el obtener un producto final de calidad y completamente ecológico.

 

 


0
0
0
s2sdefault
Altorricon, fiesta mayor 2019

Con voz propia

Castillonroy fiesta mayor 2019