expovencillon01

Texto e Imágenes: Jaume Garcia Castro

 

Vencillón, 7 de diciembre de 2013.- El dibujo a tinta siempre ha sido una técnica compleja. La máxima dificultad radica en que es imposible disimular un mal trazo o una imperfección. Cuando la plumilla toca el papel, el trazo queda impreso para siempre. Esto exige al dibujante a preveer todas y cada una de las líneas, puntos y trazos que van a conformar esa imagen, anticiparse al gesto que trazará la mano. Es por eso que hay tan pocos dibujantes con plumilla.

Ayer pudimos asistir a una excelente exposición del dibujante, pintor, profesor, crítico de arte y escritor Fernando Alvira Banzo, personaje cuasi renacentista que mostraba algunos de sus “Cuadernos de viaje, La Litera. Dibujos y Acuarelas”. Las obras en cuestión son de una extrema delicadeza, a medio camino entre el retrato fiel y la impresión artística, obras donde el trazo adquiere una importancia vital, donde es imposible añadir materia para crear volúmenes, como es el caso del óleo. En este caso la corrección de un mal trazo o pincelada es imposible, así el pulso del artista lo es todo. Y Alvira Banzo tiene un pulso vital, rápido, firme, decidido. Es su obra un catálogo de impresiones, una interpretación emocional de la realidad que interpreta, no reproduce, y es en ese atisbo emocional en el que adquiere el dinamismo necesario para que nos creamos al artista.

expovencillon02

A estas alturas no vamos a descubrir a Fernando Alvira Banzo, sus más de 100 exposiciones avalan su prestigio como artista, pero nunca está de más recordar que tenemos a un gran artista tan cerca de casa, que conviene estar atentos a su obra, y que es una de esas personas que abre nuevos caminos expresivos en disciplinas tan transitadas como el dibujo y la pintura. A veces, la sutileza de esos pequeños cambios no se perciben con la mirada, sino con el alma. Esta es una de esas exposiciones a las que hay que acudir con los ojos abiertos, pero también con el alma dispuesta a sorprenderse. Si tienen la oportunidad, acudan a contemplar la obra de Alvira Banzo y háganlo con la actitud de un niño, puros y sin prejuicios. Y entonces verán con otros ojos esos cuadernos de viaje. 

 


0
0
0
s2sdefault

Últimas noticias