Texto: Jaume Garcia Castro

Imagen: Rocío Durán

 

San Esteban de Litera, 19 de julio de 2015.- El sábado por la tarde todo eran nervios en San Esteban de Litera. Una tormenta de arena, barro, lluvia y aparato eléctrico, más espectacular que realmente dañina, dejó a su paso unos pocos destrozos, pero que resultaron ser estratégicos para la vida habitual de la población. Un rayo cayó en la red eléctrica de la población dejando a la mitad de San Esteban sin suministro eléctrico y afectados a muchos servicios, como el de telefonía móvil e internet.

El agua caída y la situación de emergencia creada por la falta de suministros hicieron necesario suspender la representación que los Titiriteros de Binéfar iban a realizar de su espectáculo Dragoncio en el Parque de El Prado. Finalmente se optó por trasladar al día siguiente la representación teatral. Como que el músico que interviene en Dragoncio ya tenía concertada otra actuación ese domingo, los Titiriteros de Binéfar tuvieron que cambiar la obra prevista, así que interpretaron la obra que estaba programada  como último espectáculo de Estío Vivo en San Esteban, el próximo día 8 de agosto: En la boca del lobo, también de los Titiriteros de Binéfar. En este intercambio, pues, el próximo 8 de agosto se representará en San Esteban Dragoncio.

Llegó el domingo, y con él el sol. Continuaron los problemas eléctricos en San Esteban y las reparaciones de urgencia, pero la consigna era clara: a las 22:00h. habría teatro. Y nadie falló a la consigna: Los Titiriteros estaban con su espectáculo, el suministro eléctrico funcionaba perfectamente y más de 300 espectadores de todas las edades hacían de entregado público para la función. Durante poco más de una hora, Paco Paricio fue desgranando historias, canciones, adivinanzas… Los personajes de ficción, como Caperucita y el Lobo, aparecían y daban paso a gigantes, caracoles, brujas o tontos de capirote, según iba avanzando la historia. Una obra con un desgaste considerable para Paricio, único actor del espectáculo. En la boca del lobo es una encomiable labor de búsqueda y recuperación de canciones, cuentos y personajes tradicionales, dichos, frases hechas, adivinanzas e historias reales, como la del Bandido Cucaracha, que apareció brevemente en el espectáculo, casi realizando un cameo.

Tras la función, la habitual sesión fotográfica de espectadores (niños y niñas, pero también algún adulto) con Paco Paricio y alguno de los personajes de la obra. En el Parque de El Prado se respiraba un aire fresquito, gracias a una leve brisa. Muchos aprovecharon para sentarse en una terraza y tomar algo con la familia o los amigos y disfrutar de la tranquila noche.

 

 


0
0
0
s2sdefault

Con voz propia

 ALDA I Jornadas de educación para la convivencia con perros