Malas pintas tiene esto…

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

El pasado 6 de agosto en mi artículo “Responsabilidad, mucha responsabilidad” entre otras cosas decía:

“¿Qué hemos hecho mal nosotros y no otros?. No aplicar la responsabilidad que todos tenemos, máxime cuando abogamos tanto en aquello de “que la salud es lo primero”, y en eso debemos incidir y actuar, dejando por un lado que si este o aquel hacen una cosa u otra.”

Da igual lo que nos digan, da igual que nos recomienden, solamente va como anillo al dedo… el palo “multas y fuertes”, ahora qué?.Ahora ya tenemos de nuevo la amenaza, ya tenemos de nuevo el estar confinados y nuevamente si no lo remedia …. sin poder salir de casa y tampoco de nuestro pueblo. Qué gracia! diría el responsable,  qué malos políticos! dirían una mayoría irresponsable.

Estaba claro que esto iba a llegar, nos habían avisado, nos habían amenazado que en el otoño, iba a ser peor, pero nos da igual, hacemos caso a los políticos que en aras de su beneficio desprestigian a los científicos, y ridiculizan al conocido Dr. Fernando Simón (médico-epidemiólogo español, nombrado por el entonces Presidente del Gobierno Mariano Rajoy en 2012, Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, conocido por su actuación como portavoz del comité especial sobre la enfermedad del virus del ébola en España en 2014 y como portavoz del Ministerio de Sanidad contra la pandemia de enfermedad por coronavirus en España en 2020. Domina 6 idiomas, y entre otros ha destacado en África, América Latina, Londres, Paris, etc.), está considerado una eminencia epidemiológica y es criticado por los mismos que lo nombraron y por otros que deben ser seguidores de los periodistas pagados para su desprestigio, y también de los gobernantes actuales. No soy familia, amigo o seguidor del Dr. Simón o de algún político, simplemente me guio de la valía de los profesionales, simplemente no soy capaz de discernir sobre lo bien o mal hecho en la pandemia actual, ya que ni siquiera soy médico como él, -aunque no tenga el MIR- (Médico Interno Residente). Este es un mal español, desprestigiar lo nuestro y vanagloriar a otros con menos capacidad, por el mero hecho de ser extranjeros.

Pero a lo que íbamos, ahora qué hacemos, no fue suficiente lo que sufrimos desde marzo hasta agosto, no fue suficiente la pena de no poder estar con los nuestros, no fue suficiente estar pendientes de todo lo mal que lo pasamos, lo decía en mi artículo del 29/mayo/2020 “La economía es importante…,” pero es igual.

No debe haber “botellones”, “chamizos”, “juergas”, “fiestas varias”, etc. quién les autoriza?, quién les facilita el dinero para ello?, quién les deja los almacenes o locales?;  pues bien, soy de los partidarios de sancionar fuertemente a los propietarios de los mismos, y por supuesto también a ésos jóvenes que inconscientemente o conscientes de ello, hacen caso omiso a los decretos o leyes dictadas en beneficio de todos, nos parecerán bien o nó.
Alguien pensará que esto no es lo correcto, alguien dirá que a los hijos hay que ofrecerles la suficiente libertad para que poco a poco vayan adquiriendo la madurez necesaria para la vida, es verdad, pero también se debe inculcarles la responsabilidad necesaria, para que nunca perjudiquen a los demás, para que por unos cuantos –como ahora-, debamos pagar las restricciones actuales todos. Una inmensa mayoría desconoce el valor emocional y material de las cosas, esto también es importante enseñárselo, o ¿no?.

Qué importa la sensibilidad de los mayores, que importan la falta de cariño a los mayores, que importan el sufrimiento y el dolor que padecen por no poder abrazar o besar a sus hijos y nietos, no quieren verlos por videoconferencia, quieren verlos al natural, quieren sentir y tocar su piel, quieren poder hablar con ellos, éste colectivo al final, no morirá del “covid 19” lo hará de sufrimiento y de tristeza.

La enseñanza pasada, el cariño mostrado hacia los sanitarios –con los famosos aplausos a las 20 horas-, no fui de ellos porque sabía que cuando pasase aquello, volverían a ser vilipendiados de nuevo, por los mismos que día tras día aplaudían. Muchos hoy, se ensañan con los Centro de Salud, muchos critican la falta de apertura de los mismos, criticando a los profesionales que en ellos ejercen su trabajo. Pocos se acuerdan de todos los Sanitarios contagiados (66.771) y (76 fallecidos), con trajes de bolsas de basura, con mascarillas caseras, sin guantes ni calzado, todo ello para intentar no ser contagiados, ah! eso ya paso, ahora toca todo lo contrario, ahora aunque aumenten los contagios entre y para todos, es igual.

Amigos con cariño os recomiendo tomaros esto en serio, hacer cumplir y cumplir todo lo que nos ordenen, vamos encaminados –quizás cuando este artículo vea la luz, ya estará establecido- al “toque de queda”, para muchos, será una novedad, para los mayores serán malos recuerdos.

No me tildéis de catastrofista, nada más lejos de la realidad, intento ser muy solidario con todos mis semejantes, intento ajustarme a la realidad actual, siempre he tenido un lema que he intentado inculcar a todos los míos, “hacer con libertad lo que deseéis, siempre sin perjudicar a los demás”.
La mascarilla, la higiene, la desinfección, la solidaridad y el amor hacia los demás, nos tienen que sacar de ésta “peste” que como otras anteriores, se cobrará muchos miles de muertos.

Un abrazo y un cariño para todos.

Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias

Hachazo a la UNED

Las cacicadas como antaño se siguen produciendo y esto es la muestra más evidente de que nada o muy poco ha cambiado. Ya lo denunciara