Albelda y Altorricó: la fibra óptica y los residuos

El que sufre tiene memoria
Marco Tulio Cicerón

En las últimas semanas se han producido dos hechos significativos en la comarca que nos dan pie a hacer unas pequeñas reflexiones sobre el papel que juega (y ha jugado desde su creación) la entidad local supramunicipal llamada Comarca de La Litera / La Llitera.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

El que sufre tiene memoria
Marco Tulio Cicerón

En las últimas semanas se han producido dos hechos significativos en la comarca que nos dan pie a hacer unas pequeñas reflexiones sobre el papel que juega (y ha jugado desde su creación) la entidad local supramunicipal llamada Comarca de La Litera / La Llitera.

Sin duda hay que felicitar, en primer lugar, a los vecinos de Albelda por el avance que supone el disponer de fibra óptica en su municipio. Una gestión acertada y la oportunidad aprovechada por parte de algunos dirigentes lo ha permitido. Pero el interrogante surge de inmediato: ¿y el resto de la Litera, sobre todo las poblaciones más pequeñas y rurales? Hemos conocido, por otra parte, que Binéfar también se ha buscado la vida y ha cerrado prácticamente un acuerdo con una empresa de esta Comunidad en el mismo sentido.

Por otro lado, y sin aparente conexión, desde el 1 de octubre el municipio de Altorricó se ha reincorporado al Servicio Comarcal de Recogida de Residuos que había abandonado hace prácticamente dos años. En palabras de su anterior Alcalde, por una diferencia de cuatrocientos (400) euros mensuales en el coste del servicio.

Estos dos hechos, aparentemente tan alejados en su naturaleza, tienen, obviamente, algo en común: se producen en dos poblaciones pertendientes al territorio de la Comarca de La Llitera, con un ente político que supuestamente lo administra y gobierna. En estos dos hechos citados (y aquí surgen los interrogantes) el Gobierno de la Comarca no ha jugado su papel. En el caso de Albelda, por inoperancia y falta de visión del desarrollo de la Comarca, sobre todo de los municipios rurales y con menos recursos; y en el caso de Altorricó, por su incapacidad, probablemente por visiones estrechas y partidistas, para coordinar adecuadamente un servicio, incluso en lo económico, y evitar así aventuras separatistas de municipios que dañan la imagen de unidad geográfica, de servicios y de desarrollo que la Comarca debería tener.

Y esta es la duda: ¿tiene (y ha tenido) la Comarca de La Litera / La Llitera gobernantes que tengan claro el papel de coordinación y planificación de los servicios y del DESARROLLO, tan importantes en los municipios rurales y menos poblados? En el artículo 2 de la ley fundacional de la Comarca (BOA de 15-2-2002) se habla de “representar los intereses de la población y del territorio” de esta Comarca. Y en el artículo 5 se permiten a la Comarca una serie de competencias que no son moco de pavo: aparte de las consabidas de acción social, protección civil o cultura, existen diecinueve apartados competenciales donde se habla de urbanismo y ordenación del territorio, turismo, industria… es decir, desarrollo.

En los tiempos que corren son escasos los recursos públicos, pero nos tememos que es más escasa la preparación y voluntad política de los dirigentes de nuestra Comarca. Y si les hiciéramos un examen por sorpresa sobre los Estatutos Comarcales…

el dron
Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias