Raúl Embún, a la vanguardia de la cirugía

raulembun02

raulembun02

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

raulembun02

Texto: Jaume Garcia Castro

Imágenes cedidas por Raúl Embún

 

Binéfar, diciembre de 2013.- Debo confesar mi admiración por los cirujanos. Siempre he creído que hay que tener un valor muy especial para abrir a una persona viva y buscar en su interior el problema que hace que esa persona llegue a un quirófano. Te pueden recomponer un músculo, extirpar la vesícula o implantar un riñón, solo por poner tres ejemplos. Son personas a las que no les tiembla el pulso, ni físicamente ni psicológicamente. A veces leemos en los diarios alguna de sus proezas y nos preguntamos si están jugando a ser dioses o si, realmente, lo que hacen es investigar todas las posibilidades para devolver a una persona la salud perdida. Raúl Embún es uno de los cirujanos más destacados de España, es Cirujano Torácico del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, entre otros cargos y ocupaciones y viene a menudo por La Litera. Aprovechamos una de sus visitas a nuestra comarca para poder tener una conversación con él y para que nos explique el apasionante campo de la cirujía del que es experto.

Jaume Garcia: Dicen que la belleza está por dentro…

Raúl Embún: (Después de pensárselo un rato) Eeeeh… Sí, sí. Pensaba que ibas a preguntarme algo de mi especialidad (risas) pero sí. Por dentro somos todos un poco iguales. La fachada externa no deja de ser nada más que eso, una fachada y al final, con lo que te quedas es con la persona y los sentimientos que te transmite y eso, al fin y al cabo, viene de dentro.

Jaume: De niño supongo que querrías ser astronauta o bombero, como todos los niños. ¿Cuándo decidiste ser médico?

Raúl: Pues no creas, mi vocación fue muy temprana. Mis padres y mis abuelos me lo comentaban, que desde que tengo uso de razón siempre quise ser médico. No tanto cirujano, porque de pequeño no sabes muy bien lo que es, solo que es un señor con bata blanca que se dedica a cuidar a la gente. Lo de cirujano fue ya un poco más adelante, pero vamos, la medicina siempre la he llevado como vocación y para mí es un orgullo.

Jaume: ¿Cuándo surgió el interés por la cirugía?

Raúl: Durante la carrera, no te sé decir en qué año exactamente. Medicina son seis años de carrera, pues creo que debería ser en el segundo ciclo de carrera, en cuarto de Medicina. Es un año en que empiezas a hacer prácticas, te involucras con los pacientes y en esas prácticas empiezas a ver el papel que tiene un cirujano en comparación con otras especialidades. No quiero decir, ni mucho menos, que sea superior el papel del cirujano, pero sí que tienen un papel más directo sobre la curación del paciente. Es decir, que tiene su vertiente médica, pero tiene un papel más directo sobre el proceso de curación y eso es lo que me hizo decantar por hacerme cirujano.

Jaume: No me lo puedo imaginar, pero debe ser una sensación tremenda poder abrir el cuerpo de un ser humano, intervenir en él para que siga vivo y tenga una mejor calidad de vida.

Raúl: Sí, la verdad es que llega un momento en que, no te voy a decir que se convierte en un acto mecánico, ni mucho menos, porque siempre sabes lo que estás haciendo en cada momento, pero sí que pierdes la noción real de tus actos para pasar a ver el interior de una persona como algo que no funciona, que hay que arreglar y que hay que echar mano de los recursos técnicos que tienes en cada momento y al final, no te voy a decir que se deshumaniza tu profesión, pero no se percibe igual al principio que al cabo de los años. No quiero hacer el símil con lo que me ha traído a Binéfar, que es que me están arreglando el coche, pero sí que tiene algún punto en común.

Jaume: Antes los cirujanos utilizaban cualquier técnica para poder entrar e intervenir, pero tú eres un cirujano que utiliza una técnica revolucionaria, aquí en España.

raulembun01

Raúl: Cuando acabé la especialidad, en el año 2006, había una cosa que me interesaba y era la cirugía de mínima invasión, porque además es por donde va a ir el futuro de la cirugía. Además, la cirugía de mínima invasión es una de las técnicas que tiene más beneficios en mi especialidad, que es la cirugía torácica. Sobre todo porque abrir el tórax de una persona se considera que es la cirugía más invasiva y más traumática para una persona por las secuelas que conlleva en cuanto a dolor y empeoramiento de la calidad de vida. La cirugía de mínima invasión en mi campo, en mi especialidad, es donde más aporta al paciente. En el año 2008 decidí ir al Hospital Memorial Sloan -Kettering Cancer Center de Nueva York, donde estuve dos meses aprendiendo una técnica que es la que incorporé en el Miguel Servet de Zaragoza que es uno de los primeros hospitales en aplicarla a nivel nacional. Esta técnica consiste en extirpar parte de un pulmón o incluso un pulmón entero a través de cirugía mínimamente invasiva, que básicamente consiste en hacer la cirugía a través de pequeñas incisiones, sin separar las costillas y operar viendo todo el procedimiento a través de un monitor. Cuando incorporé esta técnica en el Miguel Servet lo hacíamos a través de tres incisiones pequeñas, al cabo de un año ya lo hacíamos a través de dos incisiones y ahora, recientemente, hemos empezado a hacer esta cirugía a través de una única incisión, lo cual tiene unas ventajas notables para el paciente.

Jaume: Claro, antes había que seccionar alguna costilla, incluso el esternón…

Raúl: Había que seccionar muchos músculos, había que separar las costillas con un separador que es una especie de polea, lo que conlleva en muchas ocasiones la fractura de costillas y el dolor en el postoperatorio de una intervención de cirugía torácica es sinónimo de complicaciones. Una persona que siente dolor no respira igual, no hace los ejercicios respiratorios igual, se sabe que el dolor está en relación con la liberación de sustancias que hacen más probable que ese paciente pueda padecer un infarto agudo de miocardio… Al final el dolor es la piedra angular sobre la que gira todo en un postoperatorio de cirugía pulmonar. La cirugía de mínima invasión es lo que actúa directamente sobre esa piedra angular y por lo tanto hace que todas las complicaciones derivadas del dolor, no desaparezcan, pero sí que se minimizan.

Jaume: He leído, no sé si estaré en lo cierto, que en esta cirugía de mínima invasión se está procurando usar también los orificios naturales del cuerpo humano, precisamente para ser lo menos invasiva posible. Me parece increíble todo este avance médico.

Raúl: Esta cirugía, que se llama Cirugía a través de Orificios Naturales, que tiene el acrónimo de NOTES, es un tipo de cirugía que no está aplicada todavía a la cirugía torácica, probablemente por la configuración anatómica que tenemos, pero sí que en muchas otras especialidades ya se ha hecho, como por ejemplo quitar la vesícula biliar a través de la vagina o a través del propio estómago hacer una cirugía abdominal. En cirugía torácica quizás se pueda aplicar en un futuro, más que la cirugía por orificios naturales, que entiendo que llame mucho la atención, supongo que el futuro de la cirugía va por utilizar la cirugía de mínima invasión combinada con la cirugía robótica. Ya hay robots que operan. Cuando estuve en Nueva York tuve la suerte de ver a un cirujano operar con un robot, el robot era el que operaba y el cirujano estaba a 20 metros del paciente, controlando una consola. Ese robot, que actualmente está en uso, es la tercera generación de robots que existe, se llama Da Vinci, y ahora va a haber un desarrollo exponencial de este tipo de cirugía, sobre todo porque Da Vinci pertenece a una empresa y su patente va a caducar en 2014 o 2015. En cuanto expire esa patente, los chinos se van a poner a desarrollar robots y cirugía robótica. Ese es el futuro cercano.

Jaume: Da Vinci fue de los primeros europeos en diseccionar un cadáver en unos mil años de historia, porque la Iglesia Católica lo prohibía completamente. El nombre está muy bien hallado.

Raúl: Sí. La generación anterior se llamó Zeus y ahora es Da Vinci. No sé qué nombre le pondrán a la siguiente generación, pero supongo que estará ligado con…

Jaume: Mientras no sea Jack… (por Jack el Destripador, se entiende)

Raúl: (Risas) Esperemos que no sea Jack. Hacia allí va el futuro, hacia la cirugía robótica y de mínima invasión. Luego va a tener mucho que decir en la cirugía oncológica, que es la que nosotros tratamos, la cirugía del cáncer de pulmón, los fármacos dirigidos, que van a substituir a la quimioterapia. Son terapias en las que cada paciente va a recibir un fármaco en dependencia del perfil genético que tenga, con lo que sabremos qué tipo de fármaco convendrá más a un paciente u otro. Es decir, no va a haber una solución universal para el cáncer, sino que habrá una solución particular para cada paciente, con un tipo específico de cáncer y un tipo específico de tumor. Ese es el futuro.

Jaume: Debe ser apasionante ser médico en estos momentos en los que el salto tecnológico es enorme, década a década.

Raúl: Creo que en estos momentos, gracias a Internet y la era de la información, tenemos toda esa información a nuestra disposición y estamos en una época de un salto cualitativo enorme: la era de la información, la era de las nuevas terapias biológicas, los avances en biología molecular y sobre genética y genómica… qué duda cabe que desarrollo tecnológico y biología molecular y celular van cogidos de la mano y va a ser el futuro.

raulembun03

Jaume: ¿Tienes miedo de que un robot te substituya algún día o el famoso pulso del cirujano es insustituible?

Raúl: No, es perfectamente substituible. De hecho, una de las ventajas de la cirugía robótica, actualmente, es que el robot no se cansa, el robot no tiembla. Un cirujano quizás no tiemble cuando lleva media hora operando, pero la fatiga muscular hace mella y aparece, y cuando llevas cuatro o cinco horas con una cirugía, qué duda cabe que no estás en las mismas condiciones que al principio de la cirugía. Entonces, miedo a que el robot me sustituya… no. Quizás es una cosa que yo no llegue a ver. Sí que llegaré a ver… bueno, de hecho ya hay, en España hay más de 23 Da Vincis… Sí que llegaré a convivir con los robots, pero espero que no llegue a la situación en que me substituya. Hombre, un robot sí que puede llegar a aprobar una oposición, si se pone y le dan un temario igual hasta aprueba la oposición.

Jaume: ¿Como escogiste la cirugía torácica? ¿O fue ella la que te escogió a ti?

Raúl: Fue mutuo. Cuando acabé la especialidad hice un MIR, obtienes un número y más o menos, con ese número tu te haces una idea de más o menos a que especialidad quirúrgica puedes acceder. Yo sabía que a mí me gustaba el tórax, me gustaba la cardio-torácica, en España están diferenciadas, la cirugía del corazón y la del pulmón, en otros puntos de Europa, como Gran Bretaña, van todas juntas y la especialidad es cardio-torácica. A mí me gustaba una de las dos. Después de ir a preguntar a los correspondientes servicios antes de elegir la especialidad, me decanté por la cirugía torácica. Es una especialidad que no me arrepiento de haber elegido.

Jaume: El hecho de ser uno de los cirujanos pioneros en España con las técnicas poco invasivas, ¿qué te ha supuesto?.

Raúl: Bueno, los pioneros son el Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, es justo reconocerles el mérito, sobre todo al catedrático de cirugía torácica, pionero de la cirugía de cáncer mínimamente invasiva en España. Luego con La Coruña y Zaragoza, en el Miguel Servet, somos los tres centros pioneros en España de este tipo de cirugía torácica. A mí me ha supuesto, interesarme, formarme, hacer cirugía experimental. En estos momentos estoy colaborando con el Centro de Energía Mínimamente Invasiva de Cáceres, que es probablemente el más prestigioso a nivel europeo, y estoy ayudando a formar a otros cirujanos torácicos a nivel nacional en estas técnicas de mínima invasión. Ahora vamos a poner en Zaragoza un programa experimental para formar a otros especialistas en estas técnicas. Esta especialización supone sacrificio e interés por esta técnica y apostar por ella.

Jaume: ¿Cómo está el nivel de formación de especialistas en España?

Raúl: En estos momentos estamos en un nivel puntero en toda Europa, aunque estamos pasando por una mala época en cuanto a salidas profesionales para especialistas. En cirugía torácica está habiendo un exilio, no voy a decir masivo, pero sí que no se ha visto nunca, de cirujanos torácicos que se han formado en nuestro país, lo cual supone una inversión, y al final ese cirujano acaba teniendo que emigrar a otro país, con un papel sobresaliente y una magnífica preparación, paralela a la de cualquier país puntero en medicina. Hay cirujanos españoles en Gran Bretaña, Italia, Francia, Alemania… Es una pena.

Jaume: ¿Qué quieres ser de mayor?

Raúl: Quiero seguir aprendiendo, seguir mejorando en lo que estoy haciendo. La cirugía es un mundo que no es nada estático. Cada año, casi cada mes te tienes que ir renovando, tienes que ir aprendiendo nuevas técnicas, porque es el único sitio donde si no te renuevas, mueres. Mi principal objetivo es ese, seguir en la línea, actualizándome, y seguir apostando por técnicas que lo que hacen es ayudar a las personas a que sufran menos y a que se recuperen cuanto antes.

Jaume: ¿Por qué fuman tanto los médicos?

Raúl: Si, es curioso la elevada tasa de tabaquismo entre mis compañeros de profesión. Creo que le vamos a ganar la batalla al tabaco. Hace unos años el porcentaje de población fumadora en España estaba entre un 30 y un 40%, ahora apenas llegamos al 23%. El tabaco es la gran lacra en cuanto a motivos de salud de nuestra sociedad. Está relacionado con múltiples cánceres: boca; faringe, laringe, pulmón, vejiga… Solo por nombrar los principales. El cáncer de pulmón es la mayor causa de mortandad en todo el mundo, en hombres en casi todos los países del mundo, y en EE.UU ya es el tipo de cáncer que mata a más mujeres, por encima del de mama. Parece que el gran público empieza a concienciarse con los diferentes tipos de programas que hay para la prevención. El programa de detección veloz nos mantendrá siempre alertados de la posible aparición de esta enfermedad entre los grupos de riesgo.

Jaume: ¿Y el futuro?

Raúl: El futuro es la radio-cirugía. Concentras grandes dosis de radioterapia solo en lo que es el tumor, no dañas el tejido sano que hay alrededor. Donde está más avanzada es a nivel cerebral, pero ya se están desarrollando técnicas de radio cirugía muy avanzadas y se está aplicando a pulmón y a hígado.

Jaume: ¿La nanotecnología también se está estudiando como aplicación en un futuro?

Raúl: Sí, pero está en una fase mucho más experimental. Se está estudiando la nanotecnología, más que en el campo de la cirugía, en el de la administración de fármacos, de nanopartículas que liberen fármacos de una determinada fórmula en un sitio muy localizado. La nanociencia seguro que tendrá un futuro muy interesante, pero todavía está en una fase muy experimental.

Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias