Locura desatada en Lleida

exteriorbrico

exteriorbrico

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

exteriorbrico

Viernes por la mañana. A las 10:00 en punto abandonamos la autovía A-22 y nos adentramos en la carretera que nos lleva hasta Lleida. Hay más tráfico del habitual, cosa extraña porque no hay niebla. La primera sospecha es que es debido al fuerte vendaval, que debe ralentizar la marcha de los conductores por precaución. A medida que nos acercamos a la capital del Segrià vemos que la circulación se torna más y más espesa, hasta que a 500 metros del Hospital Arnau de Vilanova estamos en un auténtico atasco. La Guardia Urbana está intentando encauzar el enorme flujo de coches. Y es entonces cuando nos damos cuenta de qué está pasando: la inauguración de una nueva gran superficie dedicada al bricolaje. A las 8 de la mañana ha abierto sus puertas Brico-Depôt, una multinacional del sector del bricolaje que esta semana ha abierto dos nuevas tiendas en España (el miércoles El Ferrol, y ayer viernes, Lleida) con las que ya suma 23 en todo el territorio nacional.

Más de 100 personas, entre los trabajadores del almacén y refuerzos de seguridad y logística, y una gran dotación de agentes de la guardia urbana (contamos más de 10 en un momento determinado) consiguieron dominar la avalancha de clientes hacia las 11:15 de la mañana. A esa hora decidimos aparcar y visitar el interior de la tienda. Y si el circular por el exterior era complicado, el interior era un infierno. Pasillos llenos de materiales para vender y de clientes ansiosos por comprar artículos de calidad a precios mínimos.

interiorbrico

En las cajas de cobro las colas eran interminables, parecía que, de improviso, toda la ciudad de Lleida hubiera decidido dedicarse a los trabajos manuales. Miramos a nuestro alrededor y todos los pasillos estaban abarrotados de personas con carritos llenos de apliques, listones de madera y herramientas, aires acondicionados y todo tipo de materiales para la construcción. Vemos muchas caras conocidas. A juzgar por lo visto son varios los literanos que se han acercado a ver in situ las ofertas, porque nos encontramos a personas de Albelda, Tamarite, San Esteban y Binéfar con el carro lleno de artículos de diversa índole, desde césped artificial hasta una caja de herramientas, pasando por un aparato acondicionador del aire. La fiebre consumista en algunos casos y en otros el hecho de encontrar a mitad de precio algo que querías hace tiempo, produce la avalancha humana que ha llenado la enorme tienda.

Por ser el día de la inauguración, las puertas estarán abiertas hasta las 24:00h. A partir de hoy, el horario será el mismo todos los días, de lunes a sábado, de 9:00h. a 21:00h. Suponemos que el lunes la situación ya estará bastante más calmada.

 

Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias