Los carquinyolis de Alcampell, producto gourmet.

julia

julia

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

julia

Julia Garanto es el 50% de uno de los dúos de más éxito en La Litera. Junto con su esposo Carlos Sesplugues dirige una de las empresas emergentes en la comarca, el grupo Seplugues, que tiene cinco puntos de venta de sus especialidades de panadería y pastelería: el Horno de Leña Sesplugues en Alcampell, que también es el obrador, tres establecimientos más del Horno de Leña Julia en Binéfar, y un quinto local en Barbastro. Mientras Julia es la cara visible de este grupo de hornos, el artesano en la sombra es Carlos, que es la quinta generación de una familia de panaderos. Hace unas semanas la empresa estuvo presente en Madrid, en una de las ferias de alimentación de alta calidad más importantes del país, el XXVIII Salón de Gourmets, codeándose con los alimentos más exclusivos de las mesas no sólo españolas sino europeas. Queríamos conocer un poco más de cerca el trabajo de esta empresa y cómo han llegado al nivel de la excelencia en su ámbito.

La Litera Información: El producto estrella de vuestro catálogo son los carquinyolis de Alcampell. ¿Cuándo empezasteis a elaborarlos?

Julia Garanto: La receta es del padre de Carlos, que elaboró carquinyolis toda la vida, pero Carlos fue quien la recuperó y la adaptó para poder comercializarlo. Vimos enseguida que se vendía muy bien y que gustaba mucho en toda la comarca y en Barbastro y entonces empezamos a buscar distribuidores fuera de nuestras tiendas. Tenemos un distribuidor en Barcelona, otro en Valencia y decidimos apostar a sacar el producto un poco más lejos, a ver qué pasaba. Eso es lo que nos ha llevado al Salón de Gourmets de Madrid, buscar un público más amplio para nuestros productos.

LLI: Pero hay más cosas además de los carquinyolis

JG: Sí, está el Alcabín, que es un bizcocho que ha creado Carlos. Se llama así porque él es de Alcampell y yo de Binéfar, y con el principio del nombre de cada población hemos bautizado el bizcocho. Es un bizcocho de almendra, huevos, azúcar y margarina, y es apto para las personas que tienen problemas con el gluten. La verdad es que es un producto que se vende muy bien, gusta mucho, también lo hacemos en el horno de leña, igual que los carquinyolis.

LLI: ¿Fuisteis a Madrid con stand propio?

JG: No, fuimos con la Cámara de Comercio e Industria de Huesca. Es imprescindible ir a ferias para que el público especializado conozca tu producto, para que puedan verlo, probarlo, saber de su existencia. En esta feria hay muchos clientes que son también distribuidores o tiendas gourmet, por lo que es muy interesante poder ir a que te conozcan de primera mano.

LLI: ¿Y cómo reaccionó ese público gourmet a vuestros productos?

JN: Pues la verdad es que a la gente que los probó, a la mayoría les encantó. En Madrid conocían un poquito los carquinyolis, pero a medida que lo probaban decían “¡Ah! Si, esto lo había probado yo hace…, pero es diferente, no es lo mismo…”, pero quedaron encantados, a algunos les impactó, les gustó mucho.

carquinyolis 

El Alcabín, como es diferente, es un bizcocho muy bueno, les ha gustado muchísimo. Ahora queda ver cómo sigue todo esto. El producto convenció y nosotros nos vinimos con mucha información, con mucha gente a la que les gustó los productos y nos dieron sus datos de contacto y ahora todo esto hay que trabajarlo. Hay que llamar, conversar, darles todos los datos, los precios que necesiten y a ver si fructifica en pedidos o contratos. 

LLI: ¿Si fructifican estos contactos ya tendréis infraestructura necesaria como para poder atender estos pedidos y las cinco tiendas?

JN: De momento sí, todavía tenemos un margen para aumentar la producción con las instalaciones que tenemos, aunque iremos acomodando nuestra infraestructura a medida que vayan creciendo los pedidos. En Alcampell tenemos el horno tradicional de leña que es donde hacemos el pan de leña, los carquinyolis y todo lo que elaboramos nosotros, con los cajones de madera donde reposa durante horas la masa con la que hacemos el pan, colocado con la tradicional pala de madera en el horno de leña. Hay que echarle muchas horas si quieres que salga bien, pero es un producto artesano que sabemos que a la gente le gusta. Al público le gusta comer cosas bien hechas, al fin y al cabo somos lo que comemos, ¿no?

LLI: Eso dicen. El producto gourmet está dejando de ser sólo un producto caro y exclusivo y está empezando a buscar esos productos artesanos de gran calidad.

JN: Exacto. El ejemplo lo tenemos en el Alcabín, es un bizcocho el precio del cual lo dicta el precio del ingrediente principal, que es la almendra, es 100% artesano, es 100% natural y es lo que los clientes buscan.

La feria ha dado sus frutos. La tienda Ágape de Ciudad Real ha realizado su primer pedido y les ha llegado un pedido de Cuenca que está en proceso de elaboración. A partir de ahora sólo queda seguir trabajando y mantener la calidad conseguida. Esta es una muestra de que, si el trabajo está bien hecho, la crisis no es obstáculo para conseguir el éxito.

 

www.carquinyolisdealcampell.es

 

 

Tu publicidad






Banner 3
Aquí tu publicidad
Sitio web

Otras noticias

Hachazo a la UNED

Las cacicadas como antaño se siguen produciendo y esto es la muestra más evidente de que nada o muy poco ha cambiado. Ya lo denunciara